El éxodo rural en el siglo XXI

Patricia Grande Yeves · 5 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 5 noviembre, 2019
En España, más del 85% de la población vive en menos del 20% del territorio. Esto ha hecho que se hable de la “España vacía” o la “España vaciada”.

El concepto de éxodo rural está unido al de despoblación. Hace referencia a la pérdida masiva de población provocada por el envejecimiento de la población, bajas tasas de natalidad o el desplazamiento a otros lugares. Este proceso está teniendo un impacto demográfico enorme en España, Europa y otras zonas del mundo.

Así, es común ver noticias que anuncian iniciativas lanzadas por parte de algunos gobiernos para atraer a gente joven a estas zonas rurales que se están quedando sin habitantes. Por ejemplo, el gobierno italiano anunció hace unos meses “casas a 1 euro” para aquellas familias que se comprometiesen a mudarse y desempeñar sus actividades profesionales en zonas “despobladas”.

El objetivo de este artículo es realizar un análisis de la despoblación y de sus efectos a nivel internacional, poniendo como ejemplo la situación que se vive en España.

Del éxodo rural a la despoblación

Pueden existir fenómenos de despoblación en grandes ciudades y zonas altamente pobladas. Sin embargo, cuando esto se da en áreas de baja densidad, que carecen de un sistema urbano que dé forma a su territorio, la perspectiva es muy negativa.

En este sentido, es posible observar una desertización demográfica a lo largo de todo el mapa europeo. Síntoma de problemas estructurales que pueden conducir a la desaparición de comunidades con una larga historia a sus espaldas.

La España vaciada

En España, más del 85 % de la población vive en menos del 20 % del territorio. Esto ha hecho que se hable acerca de la “España vacía” o la “España vaciada”. De hecho, según el INE, el éxodo rural es tan grande que las zonas rurales pierden unos cinco habitantes cada hora.

Así, provincias como Soria han visto que su población se reducía un 23%, mientras que otras como Madrid han crecido un 73%. Este movimiento de población ha provocado que amplias regiones tengan densidades de población que compiten en los ranking europeos con Laponia, Noruega.

Más de 4.000 municipios españoles sufren una grave despoblación y 1.840 localidades están consideradas en riesgo de extinción. Estamos hablando de dos Españas: una pujante, que ve crecer su población, y otra en decadencia, vacía y vaciada.

Una situación que, además, está ahora llegando a las capitales de comarca. Primero se detectó la despoblación rural; ahora, según los expertos, llega el turno de las ciudades medianas, los antiguos centros comarcales. De este modo, las cabeceras de comarca y capitales de provincia, que antes retenían la población, están empezando a disminuir también su número de habitantes.

Consecuencias del éxodo rural

Entre las principales consecuencias de la despoblación destaca el envejecimiento de la población como consecuencia del abandono del medio rural de personas situadas en las edades reproductivas, especialmente mujeres.

Esto inicia una peligrosa dinámica demográfica, que lleva a un crecimiento vegetativo de la población (la diferencia entre las tasas de natalidad y mortalidad es negativa).

Del mismo modo, es notable el descenso de la propensión migratoria como consecuencia del envejecimiento de la población. Es decir, disminuyen las migraciones del campo a la ciudad porque ya han emigrado todos los que podían o querían hacerlo. Esto, a su vez, implica un desuso y olvido de conocimientos y labores escasamente documentadas, pero de gran valor.

La accesibilidad a las zonas despobladas y las comunicaciones tienden a ser deficientes; por lo tanto, se dificulta el desarrollo territorial. Esto, a su vez, implica un paisaje regresivo, provocado por la atonía social y de la dinámica urbana.

La desigual distribución de la población crea un territorio poco jerarquizado, que necesita la existencia de ciudades intermedias que estructuren el territorio.

En este sentido, finalmente, se produce un crecimiento desmedido en las grandes ciudades, que en muchos casos se ven incapaces de acoger y emplear a todos sus habitantes.

Ciudad

Posibles medidas contra la despoblación: el neorruralismo

Para luchar contra este fenómeno, existe un concepto paralelo que está comenzando a cobrar fuerza: el neorruralismo. Esto se refiere a la búsqueda de una vida apegada a la naturaleza, el mundo rural como forma de vida. Así, se resalta que la tecnología facilita las labores del campo o la posibilidad de teletrabajar.

Además, se están potenciando iniciativas que buscan incentivar el turismo rural, como el empleo verde y la mejora de las telecomunicaciones y los transportes de las zonas rurales. Estos programas nacen en el seno de algunos gobiernos como políticas públicas, pero también surgen desde la población civil como forma de emprendimiento y de revolución social y demográfica.

  • Revista circle, https://www.revistacircle.com/2019/02/22/la-despoblacion-de-las-zonas-rurales/
  • Ceddar, http://www.ceddar.org/content/files/noticiaf_362_01_Informe-CEDDAR-def-logo.pdf
  • Epdata, https://www.epdata.es/datos/despoblacion-espana-datos-estadisticas/282
  • El País, https://elpais.com/sociedad/2019/02/05/actualidad/1549334836_477902.html