“El futuro queda hacia atrás”, la visión de los indígenas Nasa

Edith Sánchez·
16 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
16 Abril, 2020
Cuando los Nasa dicen que “El futuro queda hacia atrás”, lo que quieren dar a entender es que la vida, individual y colectiva, transcurre de manera cíclica. También que todos los días se cosecha lo que se ha sembrado en el pasado y que el futuro es solo un resultado de ese ayer.

En Occidente se ha impuesto un patrón mental en el que el tiempo se asume de forma lineal. De este modo, nos hemos hecho a la idea de que el pasado queda atrás, el presente en el punto sobre el que pisamos y el futuro en las líneas que parten hacia el horizonte. Sin embargo, otras culturas lo ven diferente. Los indígenas Nasa, por ejemplo, tienen una frase que puede sorprendernos: “El futuro queda hacia atrás”.

Para un occidental es completamente enigmática esa aseveración de que “el futuro queda hacia atrás”, ya que va en sentido contrario a la concepción popular.

Hay que decir que los Nasa no ven el tiempo como una línea continua, sino como un proceso cíclico, en el que el pasado, el presente y el futuro son realidades que vuelven a encontrarse, una y otra vez.

De hecho, los Nasa no solo dicen que “el futuro queda hacia atrás”, sino que complementan esta afirmación con otra que puede resultar igual de enigmática: el pasado está hacia delante”. ¿Qué quieren decir con esto? ¿Qué podemos aprender de esa concepción del tiempo? Veamos.

La palabra sin acción es vacía. La acción sin palabra es ciega. La palabra y la acción fuera del espíritu de la comunidad es la muerte”.

-Nasa Pal Álvaro Ulcue Chocue-

Mujer pensando en que el futuro queda hacia atrás

“El futuro queda hacia atrás”

Las mujeres de la comunidad Nasa, que habita en algunas zonas de Colombia, Ecuador y Perú, acostumbran a ponerse una especie de mantilla y utilizan la misma para cargar sus niños a la espalda. Este gesto no es solo una forma práctica de ir a todas partes con sus hijos, al tiempo que tienen manos y brazos libres, sino que también tiene un sentido simbólico.

Cuando a estas mujeres se les pregunta por qué llevan los niños a la espalda, ellas contestan que “El futuro queda hacia atrás”. Es decir que ellas llevan su propio futuro a la espalda; en cambio, sus hijos, miran hacia atrás: donde, según su cultura, está el futuro; ellas, por su parte, miran hacia adelante para recoger las enseñanzas del pasado.

¿Por qué los Nasa dicen que “El futuro queda hacia atrás”? Esta comunidad piensa que el futuro es el resultado directo del pasado: su consecuencia. Así que no es tan azaroso como lo vemos en Occidente, ya que simplemente contemplando lo que sucedió y lo que se hizo, se puede anticipar buena parte de lo que sucederá y se hará.

“El pasado queda adelante”

La afirmación de que “El futuro queda hacia atrás” se complementa con la idea de que “El pasado queda adelante”. Esto significa que, como lo han dicho algunos poetas, el pasado es algo que siempre está sucediendo. En realidad, somos básicamente nuestro pasado, ya que eso que traemos del ayer es lo que se hace visible hoy y seguirá manifestándose mañana.

Para los Nasa, el destino individual tiene poco sentido. En su concepción del mundo, lo colectivo ocupa un lugar central. Por lo tanto, cuando ellos hablan de pasado y de futuro, ya que el presente les parece casi inexistente, lo hacen desde una perspectiva comunitaria.

De este modo, ven el ayer como una historia personal, pero también y principalmente como una historia común, de familia y de comunidad.

No toman en cuenta solo el pasado inmediato, sino que abordan las generaciones precedentes. Es decir, que a diferencia de lo que ocurre en nuestras sociedades, los Nasa tienen una visión marcadamente histórica de su existencia.

Mariposa en una mano

¿Qué podemos aprender de esa perspectiva?

Si nos atenemos a los hechos, la visión del tiempo de los Nasa coincide mucho más con la realidad, que la concepción lineal del tiempo. En Occidente prima la idea de que el pasado está desconectado del presente y del porvenir, en alguna medida. Por eso muchas veces se nos llama a “olvidar el pasado” o a “no pensar en el futuro”, sino quedarnos instalados en el presente.

Es muy difícil precisar dónde está el presente, porque el tiempo no se detiene en ningún momento. Este segundo que vivimos, en apenas otro segundo será pasado; y está a tan solo un segundo del porvenir.

Así que “el ahora” es muy deleznable. Así mismo, es verdad que el pasado siempre está sucediendo. Infinidad de las acciones de hoy dependen incluso de experiencias de la infancia.

“El futuro queda hacia atrás” porque en el ayer están las claves para entender quiénes somos y hacia dónde vamos. Una y otra vez nos vamos a encontrar en el futuro, con las huellas y las consecuencias del pasado. Así que entender la historia personal y la de los nuestros es una clave fundamental para hacer hoy lo que será realidad mañana.

Gandler, S. (2006). ¿Por qué el ángel de la historia mira hacia atrás? Sobre el concepto de historia en Walter Benjamin. Revista Fênix, 3.