El lado oscuro de la fuerza (psicológica) - La Mente es Maravillosa

El lado oscuro de la fuerza (psicológica)

Roberto Muelas Lobato 1 abril, 2018 en Cine, series y psicología 377 compartidos
star-wars-orden-sith

La saga de Star Wars se ha convertido en historia viva. Con más o menos aceptación, el lanzamiento de cada película ha sido un gran acontecimiento. Y es que este pequeño gran universo cuenta con el apoyo de millones de fans a los que, seguramente, les gustaría encontrar la fuerza y convertirse, con el tiempo, en jedis. Pero, como en la vida misma, no todos aceptan la luz y algunos acaban por pasarse al lado oscuro.

En nuestra realidad, pasarse al lado oscuro puede entenderse como el equivalente a radicalizarse y, dado que la radicalización es un proceso grupal, la psicología social tiene mucho que decir sobre la aceptación del lado oscuro de la fuerza. Un caso particular que podemos encontrar en la saga es el de Anakin Skywalker. Muy en contra de la opinión popular, los que se pasan al lado oscuro, no cuentan con menos estudio, ni tienen menos recursos y mucho menos padecen problemas mentales, como en la realidad. Pasar al lado oscuro implica una conjunción de factores que se explican a continuación.

Siths

La necesidad de ser importante

Realizar una acción requiere que exista una motivación hacia un objetivo. Lo principal es que surja una necesidad y nos propongamos un objetivo que pueda satisfacer dicha necesidad. Entonces aparecerá la motivación que conducirá a la acción. En el caso de la fuerza oscura, el objetivo es la importancia. La motivación por ser alguien importante, por marcar la diferencia, por ser “alguien”.

Esta motivación de búsqueda de importancia se puede despertar de tres formas diferentes. Una de ellas es mediante la pérdida de importancia. La humillación, como la que sintió Anakin Skywalker siendo un esclavo, cuando los jedi le rechazaron o cuando se enteró del asesinato de su madre, es un importante factor a la hora de despertar la búsqueda de importancia ya que son momentos en los que se produce una conciencia de la pérdida de la misma.

Otra de las formas para despertar la búsqueda de importancia es la percepción de que existe una amenaza a la importancia. Kylo Ren, como muestra la última película de la saga, comprende que Luke Skywalker es una amenaza. Desde el punto de vista de Kylo Ren, Luke quería impedir que se convirtiera en un jedi y ganara importancia.

La última es ante la oportunidad de ganar importancia. Cuando la oportunidad de ganar importancia se presenta la motivación de búsqueda se despierta. Un caso lo encontramos en el senador Palpatin, también conocido como Darth Sidious, quien asesinó a su padre para llegar a convertirse en canciller supremo a la vez que se convertía en el señor oscuro de los sith.

star-wars-darth-vader

Lo que nos cuentan los sith

Sin embargo, la necesidad de ser importante no va a conducir al lado oscuro. Una vez se despierta la motivación, nuestra atención se va a dirigir hacia medio para conseguir la importancia. A la pregunta “¿cómo me hago importante/más importante?” va a responder la ideología, la narrativa. Mientras los jedis no fomentan la violencia como un medio de conseguir importancia, los siths sí que lo hacen.

Darth Sidious contaba que Darth Plagueis era tan poderoso que podía crear vida e incluso evitar que los seres que le importaban murieran. Pero, ¿cómo conseguirlo? Usando la violencia. Con su discurso, la orden sith promueve el uso de la violencia como único medio para llegar a ser importante. Como decía Darth Vader: “Subestimas el poder del lado oscuro, si no peleas… te encontraras con tu destino”.

Malas compañías en el lado oscuro

Por último, falta un factor que una la motivación con la ideología. Este reside en el grupo. Uno solo solo puede ser importante a ojos de los demás por lo que necesita un grupo que le acepte y le haga sentirse importante. Además, como comentábamos previamente, ese grupo debe tener una ideología que fomente la violencia. En el mundo de Star Wars es fácil identificar ese grupo como la orden de los sith.

Los siths ofrecen llegar a ser alguien muy importante. Ofrecen un poder inimaginable, el del lado oscuro de la fuerza. Una vez dentro de su grupo, la presión social va a llevar a que las personas acaben por fusionar su personalidad con la identidad sith. Como decía el moje ciego Chirrut Îmwe: “Soy uno con la fuerza y la fuerza está conmigo”. Pertenecer al grupo de los jedi o de los sith implica parte de algo más grande, la única diferencia va a ser la narrativa del grupo, que esta sea pacífica, como la de los jedi, o apoye la violencia, como la de los sith.

star-wars-kylo-ren

En el lado oscuro también hay emociones

Por último, las emociones también juegan su papel en el proceso que lleva a las personas al lado oscuro. El lado oscuro de la fuerza está muy relacionada con las emociones negativas. El maestro Yoda nos lo explica en esta frase: “El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento y el sufrimiento al lado oscuro”. A pesar de que la relación entre emociones no carece de coherencia, la hipótesis ANCODI nos indica que las emociones que Yoda menciona no son las correctas.

Para que una persona opte por el lado oscuro es más viable que se dé una combinación de tres emociones, más que una sucesión de ellas. De este modo, la primera emoción que aparecería sería la ira que surgiría de la injusticia y se dirigiría hacia quien fuera considerado el culpable. La ira llevaría al desprecio, a la negación y la humillación del otro. Finalmente aparecería el asco, el cual conduciría al lado oscuro, lo cual implica que la solución es eliminar al otro.

Como se ha visto, para llegar al lado oscuro no hay que seguir un camino que poco a poco nos convierte en radicales. Para aceptar el lado oscuro de la fuerza tiene que darse una combinación de factores. Como si de un puzzle se tratase, en el momento que se pone la última pieza ya hemos aceptado el lado oscuro de la fuerza. Como presuponemos que el maestro Yoda diría: la psicología poderosa fuerza es, cuidado con su lado oscuro has de tener. Y es que la mente, como la psicología, es maravillosa.

Roberto Muelas Lobato

Eterno estudiante de psicología social. Desde el laboratorio intento explicar esa realidad a veces tan confusa divagando entre la divulgación y la ciencia.

Ver perfil »
Te puede gustar