El poder del hemisferio derecho

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
7 diciembre, 2014
La educación tradicional ha potenciado desde siempre las capacidades que se atribuyen al hemisferio izquierdo (matemáticas, física, razón, orden...). Sin embargo, actualmente se necesitan cada vez más profesionales creativos, intuitivos, que rompan los moldes y el statu quo. Por tanto, se necesita potenciar al hemisferio derecho

Es el momento del hemisferio derecho. En nuestra sociedad actual en la cual intentamos hacernos un hueco mediante la competitividad, la fuerza y jerarquía, hasta no hace mucho se ensalzaba por encima de todo la racionalidad, el análisis lógico, la memoria y la resolución de problemas. Dimensiones todas ellas albergadas en nuestro hemisferio izquierdo. Pero ¿es esta tendencia la que más felicidad y éxito nos aporta?

Viendo los cambios económicos y sociales que estamos viviendo a día de hoy, tal vez valdría la pena enfocar nuestros valores e incluso la educación en unos principios donde se ensalce más la inteligencia emocional, la intuición y la capacidad de afrontar nuestra realidad mirando más allá de lo tangible y lo que tenemos delante. Es algo complicado, sin duda, pero vale la pena tenerlo en cuenta. Analicemos un poco más el tema a continuación.

Hemisferio derecho, hemisferio izquierdo

Mujer con el cerebro iluminado

Hagamos un repaso a las consideraciones históricas y actuales sobre los hemisferios cerebrales izquierdo y derecho.

1. La educación estandarizada y el hemisferio izquierdo

Seguro que esta historia no te es desconocida. Son muchos los estudiantes que eligen una formación académica basada sobre todo en profesiones que están de moda y que, aparentemente, más salidas les pueden aportar. Una ingeniería, por ejemplo.

Sin embargo, en su interior sienten más afinidad por otras disciplinas que son más acordes a sus emociones o valores. Por ejemplo, el arte, la educación, los servicios sociales, la literatura… Nos dejamos llevar por el plano material pensando que así tenemos nuestra vida asegurada. ¿Lograremos con esto ser verdaderamente felices? La respuesta siempre es difícil.

Desarrollar nuestro potencial

Pensemos también en los más pequeños, en esos niños que disfrutan de su imaginación. Se dejan llevar con su gran capacidad de asombro, que disfrutan de las cosas más insignificantes. ¿Perdemos quizá esta capacidad a medida que crecemos? ¿Es la educación actual un modo de ir cortándonos las alas y menospreciar las capacidades presentes en el hemisferio derecho?

Siguiendo a Donoso, A. (1990), cada uno de nosotros disponemos de un potencial determinado, somos buenos en un área. Tal vez de los mejores en ciertas actividades e intereses (aunque no lo sepamos). Sin embargo, a lo largo de todo nuestro periodo educativo se nos va normalizando y homogeneizando. Todos recibimos la misma información, los mismos principios, la misma educación, independientemente de nuestras habilidades.

Recibimos una educación estandarizada donde no se permite apenas evidenciar nuestras particularidades, nuestros dones. Se tiende más a priorizar la organización, el orden, la planificación y la obediencia más disciplinada. 

hemisferio derecho

2. La necesidad de valorar más las dimensiones del hemisferio derecho

Es el momento de hacer un cambio y de empezar por nosotros mismos, por lo que tenemos a nuestro alrededor, por nuestros hijos. Debemos permitir guiarnos más por la empatía y la intuición. Por la comprensión de todos esos símbolos no verbales que nos aportan más información que muchos datos objetivos.

La vida casi nunca es lógica ni podemos encontrar la definición a nuestros problemas en los diccionarios ni en las enciclopedias. Debemos ser creativos, emocionales y hábiles para afrontar cambios, entender metáforas y buscar diez respuestas a una pregunta y no solo una.

El mundo es complejo, y como tal nos obliga a ser capaces de adaptarnos a dicha confusión avanzando más allá de lo ordinario o establecido.

Simultaneidad es libertad: potenciemos al hemisferio derecho

La realidad no es un todo que podamos definir con una etiqueta o una explicación que nos han enseñado en el colegio. El mundo está formado por pequeñas y diversas partes que nos aportan retos diarios para superar. Ahora bien, hay un dato que debemos tener también en cuenta, los neurólogos nos dicen que las personas solemos utilizar mayoritariamente los dos hemisferios a la vez. Por lo tanto, ambos suelen tener casi la misma actividad neuronal, ya que son complementarios.

Cerebro iluminando la mente de una persona

Pero el «juego«, por así decirlo, está en el modo en que nos han educado. En esta sociedad que ha priorizado siempre lo racional por encima de lo emocional, la certeza objetiva a la intuición. La memoria y la resolución lógica frente a la imaginación. Así que, en ocasiones, es solo una cuestión de elegir. Así que… ¿y si nos reinventamos de nuevo y empezamos a valorar más el hemisferio derecho?

  • Barroso, J., & Nieto, A. (1996). Asimetría cerebral: hemisferio derecho y lenguaje. Psicología conductual4(3), 285-305.
  • Donoso, A. (1990). Comentario sobre el hemisferio derecho y una dicotomía cerebral. Revista de Psicología1(1), ág-43.
  • Portellano Pérez, J. A. (2009). Cerebro Derecho, Cerebro Izquierdo. Implicaciones Neuropsicológicas de las Asimetrías Hemisféricas en el Contexto Escolar. Psicología educativa15(1).