El significado de los sueños a lo largo de la historia

Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Francisco Roballo
· 21 abril, 2019
El significado de los sueños ha variado a lo largo de la historia. En este artículo os proponemos reflexionar y viajar por el universo de lo onírico.

El análisis de la función y el significado de los sueños ha variado a lo largo de la historia. Por tanto, las teorías han evolucionado, dándole al sueño funciones ligadas al aprendizaje, la supervivencia, el descanso y las creencias místicas.

En cada cultura, la interpretación de los sueños ha estado cargada de un contenido mágico, influyendo de forma directa en la vida cotidiana. Con la evolución del ser humano y la tecnología, también ha evolucionado la interpretación y el estudio de los sueños.

Pasamos entonces del análisis del contenido mágico e independiente al soñador, a formas de análisis basadas en teorías científicas enfocadas en el funcionamiento cerebral de cada individuo.

¿Qué son los sueños?

El sueño es un proceso biológico activo y con función universal del cerebro. Las producciones oníricas suelen aparecer durante el sueño REM (rapid eye movement). Este período de sueño se define por las siguientes características:

  • Comportamentales: desactivación motora parcial.
  • Fisiológicas: variación en la actividad eléctrica cerebral (similar a la vigilia).

Mujer con los ojos cerrados soñando

El sueño REM

Es una fase en la que el cerebro se encuentra muy activo y desde el tronco cerebral se bloquean las neuronas motrices, impidiendo los movimientos de la persona. En esta etapa aparecen los sueños más lúcidos y con un hilo conductor, aunque de apariencia incoherente. Los ojos presentan movimientos y la actividad cerebral se asimila a la de la vigilia. Además sube el ritmo cardíaco y la presión arterial.

Las primeras explicaciones

En civilizaciones mesopotámicas como la babilónica o sumeria, los sueños significaban expresiones del más allá. Veían los sueños como expresiones divinas y tenían dioses asignados. En Egipto los sueños funcionaban como presagios, mensajes del destino que había que descifrar.

El relato más famoso es el del texto bíblico del Génesis. Cuando el faraón soñó con 7 vacas flacas paseando por el Nilo, la interpretación daba como augurio años de inminente sequía. En base a ello se tomaron acciones políticas y administrativas.

Los sueños en la antigua Grecia

Los griegos consideraban los sueños como mensajes del alma, interpretados como revelaciones. Cuando una persona tenía recurrentes pesadillas, se encomendaba a Morfeo, dios del sueño.

¿Con qué fin dormimos y soñamos?

Los estudios polisomnográficos nos permiten establecer que los seres vivos tenemos un ritmo biológico de aproximadamente 24 horas. Este proceso es subyacente del reloj circadiano, un sistema con base en el hipotálamo. Este reloj regula el ritmo biológico influenciado por agentes externos, como la luz y la temperatura. Es el encargado de enviarnos a dormir y mantenernos despiertos.

¿Todo el tiempo que dormimos estamos soñando?

La respuesta es no. Todas las personas tiene períodos de sueño NREM (No Rapid Eye Movement) caracterizado por ondas lentas y por otro lado sueño REM. Estos períodos se intercalan a lo largo de la noche. Cada persona experimenta aproximadamente 5 intervalos de sueño REM, los cuales se dan en mayor medida durante la segunda parte de la noche.

Mecanismo de preservación

Diversos autores proponen los sueños como un mecanismo de preservación adquirido evolutivamente por los mamíferos. La gran actividad cerebral del sueño REM funcionaría como un sistema de alerta periódico para posibles ataques de depredadores. Así, en los sueños se ha detectado una gran actividad de la amigada y el sistema límbico.

Funciones del sueño

  • Descanso: permite que se recarguen los neurotransmisores mientras las neuronas sensorio-motoras se desinhiben.
  • Genética: los sueños tienen una característica adaptativa, ya que permiten implementar programas de ensayo de patrones de comportamiento.
  • Informativa: el sueño REM ha sido relacionado con la consolidación de la memoria. En esta fase se desechan las conexiones más débiles del día anterior, consolidándose las más fuertes.
  • Creatividad: puede ser visto como una representación del mundo interior. La imaginación y la capacidad del cerebro de recrear diversas situaciones es puesta a prueba.
  • Desarrollo cognitivo: el desarrollo de habilidades visuoespaciales en niños se ha relacionado con la calidad de las expresiones oníricas.

La interpretación emocional del sueño

Sigmund Freud fue uno de los primeros autores en interpretar de manera sistemática los sueños. Relaciona por primera el significado de los sueños con vivencias emocionales, donde el inconsciente se manifiesta por medio del lenguaje simbólico. Luego Carlg Gustav Jung, ya separado de las teorías de su maestro, propone bajo el paradigma energisista, una teoría donde los sueños revelan arquetipos compartidos.

Una puerta al mundo interior

No es difícil darnos cuenta que en nuestras pesadillas se expresan nuestros miedos y en nuestros sueños felices nuestros deseos. En momentos de confusión o estrés, nuestros verdaderos deseos pueden expresarse en los sueños sin los condicionantes de la vida cotidiana.

«Quien mira hacia afuera, sueña. Quien mira hacia adentro, despierta».

-Carl Gustav Jung-

¿Cómo interpretar los sueños?

Desde la rama psicoanalítica se ha intentado clasificar el significado de los sueños en diversos diccionarios. Esta tarea es muy difícil y poco precisa dadas las variaciones culturales del lenguaje. Igualmente, encontrar conexiones entre el material de los sueños y la vida diaria es una forma de otorgar significado.

Mujer soñando

Compartir los sueños

Hay personas a las que los sueños les resultan perturbadores y prefieren no contarlos. Pero hay otras personas que muestran curiosidad al respecto e intentan analizarlos, aquí os dejamos algunos consejos si sois del segundo grupo:

  • Anotaciones. Si un sueño nos llama la atención debemos anotarlo en los primeros minutos al despertar. Cuánto más tiempo pase, menos detalles se podrán recuperar.
  • Objetividad. Es necesario ver los sueños de manera objetiva y analizarlos como lo que son, diálogos internos de nuestra mente. Se ha demostrado que muchas veces son influenciados directamente por agentes externos. Un claro ejemplo, soñar con hielo puede tener una explicación tan simple como el dormir en una habitación muy fría.
  • Consultar. Siempre que un sueño nos llame la atención o se repita demasiado, podemos consultarlo con un especialista. Este nos brindará una visión global y crítica al respecto.

¿Qué hay de las pesadillas?

Por lo general, son sueños perturbadores que evidencian momentos de estrés y preocupación. Para evitar que el sentimiento de angustia nos persiga a lo largo del día, se pueden aplicar dos estrategias:

  • Tarea distractora. Se ha comprobado que cuanto más repitamos el sueño al despertar, más se impregnará en la memoria. Para evitarlo podemos hacer tareas tan sencillas como pequeñas operaciones matemáticas en los primeros minutos de vigilia.
  • Distanciamiento psicológico. Es importante entender que lo que sucedió en el sueño no tiene por qué repetirse durante el día y que solo son manifestaciones de nuestros miedos.

Para finalizar, es importante recalcar que el significado de los sueños siempre va a tener un gran componente subjetivo. Por ende, son susceptibles de interpretación tanto los aspectos fisiológicos como simbólicos del mismo.

En cualquier caso, somos nosotros los que en última instancia tenemos que decidir qué hacer con lo que recordamos de nuestros sueños.