El sorprendente efecto de un espejo sobre el cerebro

Edith Sánchez·
02 Marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
26 Febrero, 2020
El neurólogo Vilayanur S. Ramachandran nos ha mostrado que el cerebro se engaña a sí mismo. Un engaño sobre el que podemos intervenir a través de una herramienta tan sencilla como un espejo.
 

A Vilyanur S Ramachandran todo el mundo lo conoce por su trabajo con los miembros fantasma, es decir, aquellos que siguen causando molestias aún después de haber sido amputados. Lo que no todos conocen es que uno de sus más célebres métodos se basa en la utilización del efecto de un espejo sobre el cerebro.

La solución de Ramachandran al problema del dolor en los miembros fantasmas es tan elegante como inteligente y eficaz. Aunque el efecto de un espejo sobre el cerebro inicialmente solo fue utilizado para aliviar las molestias que llegan después de una amputación, con el tiempo su uso se ha extendido al tratamiento de la hemiplejía, la artritis y el dolor en el túnel carpiano, entre otros.

A este efecto de un espejo sobre el cerebro se le ha llamado “terapia de retroalimentación frente al espejo” o “terapia espejo” simplemente. Se basa en la plasticidad neuronal y en las famosas “neuronas espejo”, de las que tanto se ha venido hablando en los últimos años. Más allá de su eficacia como terapia, también es un camino hacia una mayor comprensión del cerebro humano.

Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”.

-Jorge Luis Borges-

Neuronas espejo
 

El efecto de un espejo sobre el cerebro

Todo comenzó en 1992, cuando el neurólogo Vilayanur S. Ramachandran, miembro del Centro del cerebro y la cognición de la Universidad de California en San Diego, junto con su colega Rogers, trabajaban con el objetivo de obtener un tratamiento eficaz para el dolor y las molestias en los miembros fantasma.

Recordemos que el fenómeno de los miembros fantasma se refiere al hecho de seguir experimentando sensaciones en miembros u órganos que han sido amputados. Ramachandran estableció que hasta el 70% de quienes tenían amputaciones presentaban dolor, a veces insoportable para ellos.

Todo indica que esto se debe a un proceso llamado “aprendizaje Hebbiano”. De una manera muy simple, supone que el cerebro tiene un aprendizaje sobre el cuerpo y que sigue aplicando este conocimiento, incluso cuando alguna parte del cuerpo ya no está presente. Esto hace que las percepciones que se tenían del miembro o del órgano sigan manifestándose, aunque estos ya no estén ahí.

La terapia espejo

Cuando el científico italiano Giacomo Rizzolatti descubrió las neuronas espejo, el panorama para quienes habían perdido un miembro comenzó a cambiar. Las neuronas espejo son un tipo especial de células que se activan cuando una persona observa una acción en un semejante. Lo que sucede en el cerebro es que parece como si la persona hiciera lo que ve hacer a otro.

Con base en este hallazgo, Ramachandran hizo una serie de reflexiones y pensó que quizás podría ser útil en el trabajo con las personas que presentaban molestias en los “miembros fantasma”. Lo que hizo entonces fue utilizar un espejo, llegando a construir la llamada caja espejo.

 

Esta es una caja común y corriente, que en una de sus caras exteriores tiene un espejo. Con un paciente llamado Jimmy, Ramachandran ensayó por primera vez este invento. Esta persona había perdido una de sus manos; sin embargo, sentía que la mano fantasma tenía fuertemente asida su otra mano y que además le enterraba las uñas.

Ramachandran le pidió que pusiera la mano real delante de la cara de la caja que tenía el espejo. El muñón debía meterlo dentro de la caja, para que estuviera fuera de su vista. De este modo, el paciente veía su mano real, el reflejo de esta en el espejo y al mismo tiempo no podía ver el brazo que carecía de mano.

Espejo

Una terapia que funciona

Para el cerebro era como si estuvieran presentes las dos manos; es decir, percibía el reflejo de la mano en el espejo, como si este fuera la otra mano. El doctor Ramachandran le pidió que moviera la mano real y la mano fantasma al mismo tiempo y de inmediato hubo una sensación de relajación. La percepción molesta había desaparecido.

Con el tiempo, la caja espejo no solamente se aplicó en personas con miembros amputados, sino que también comenzó a utilizarse en diferentes casos como síndrome de dolor regional complejo, síndrome del túnel carpiano, accidentes cerebrovasculares (ACV), artritis y otros casos de dolor neuropático.

 

El efecto de un espejo sobre el cerebro ha generado varias controversias. Mientras que muchos fisioterapeutas lo aplican regularmente en su trabajo y lo consideran eficaz, otros expertos señalan que aún no hay suficiente respaldo científico como para establecer su grado de eficacia. El tema sigue abierto y representa un campo fascinante para la investigación.

Tosas Satre, Á. (2017). ¿Es la caja espejo un tratamiento efectivo respecto a la funcionalidad motora de las extremidades superiores en pacientes mayores de 45 años post ictus? Revisión bibliográfica (Bachelor's thesis, FUB-UAB).