El sueño en los bebés

Edith Sánchez·
09 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
09 Octubre, 2020
Es importante comprender cómo funciona el sueño en los bebés, para no exigirles algo que ellos no puedan dar, pero también para ayudarles a adquirir patrones saludables de descanso.

El sueño en los bebés tiene patrones completamente diferentes a los de cualquier otra edad. Esto puede desconcertar un poco a los padres, en especial si son primerizos. Se preguntarán si el pequeño está durmiendo bien, si es normal que se despierte tantas veces en la noche, si esto o si lo otro.

Lo usual es que haya un ejército de tías y de amigos que estén dando toda suerte de consejos sobre lo que debes hacer o no hacer. Así que el panorama se puede volver muy confuso y por eso vale la pena aclarar algunos puntos básicos sobre el sueño en los bebés. Veamos.

Lo normal en la especie humana es hacer caso de nuestro bebé: cuando llora, cogerlo en brazos; si se despierta, consolarlo…”.

-Carlos González-

Bebé dormido

¿Cuánto debe dormir el bebé?

Esta es una de las primeras preguntas que asaltan a los padres. Los patrones de sueño en los bebés cambian rápidamente y por eso habrá varias novedades a lo largo del proceso. Aunque cada bebé es diferente, lo usual es que las horas de sueño se distribuyan de la siguiente manera:

  • Recién nacido: 16 a 20 horas diarias.
  • 3 semanas: 16 a 18 horas diarias.
  • 6 semanas: 15 a 16 horas diarias.
  • 4 meses: 9 a 12 horas más dos siestas, de 2 a 3 horas cada una.
  • 6 meses: 11 horas más dos siestas, de 2 a 3 horas cada una.
  • 9 meses: 11 a 12 horas más dos siestas, de 1 a 2 horas cada una.
  • 1 año: 10 a 11 horas más dos siestas, de 1 a 2 horas cada una.
  • 18 meses: 13 horas más una o dos siestas, de 1 a 2 horas cada una.
  • 2 años: 11 a 12 horas más una siesta, de 2 horas.
  • 3 años: 10 a 11 horas más una siesta, de 2 horas.

El sueño en los bebés por la noche

Esta es una de las grandes preocupaciones de los padres, quienes deben acostumbrarse a que ellos mismos no podrán dormir de largo por un buen tiempo. Lo primero que debes saber es que el ciclo de sueño normal en un adulto tiene cinco fases. En cambio, el sueño en los bebés tiene solo dos.

Esa es la razón por la que los bebés despiertan con frecuencia en la noche: completan muy rápidamente su ciclo de sueño profundo y por eso muy pronto están listos para comer. Por lo tanto, no debes preocuparte porque despierte muchas veces durante la noche; lo que sí debes hacer es prepararte mental y emocionalmente para esta etapa.

Por lo dicho, es claro que no tienes que “enseñarle a dormir” ni tratar de inculcarle patrones de sueño diferentes antes de los 8 meses. Él solito irá cambiando y aprenderá a dormir de una forma más continua.

¿Hay manera de reducir los despertares nocturnos?

Sí hay forma de reducir los despertares nocturnos, aunque no de evitarlos, como ya lo hemos dicho. Algunas madres piensan que, si no le permiten al bebé dormir durante el día o limitan su número de siestas, conseguirán que luego duerma de largo toda la noche. Esto no es cierto y, de hecho, actuar conforme a esta idea puede tener el efecto contrario.

Si el bebé no ha dormido lo suficiente durante el día, por la noche estará más nervioso e inquieto. Así que es posible que no tenga un sueño tranquilo y despierte más veces. Por lo tanto, intenta no limitar su descanso diurno: deja que todo fluya de forma natural.

Una de las cosas que ayuda a que el sueño del bebé sea un poco más regular es practicar el colecho, o sea, dormir con el pequeño. Él despierta durante la noche básicamente en busca de alimento. Así que, si estás cerca de él y lo amamantas, lo más probable es que siga muy tranquilo, en un duermevela, y también deje descansar a los demás.

Bebé dormido

Otras pautas para tener en cuenta

Para que el sueño del bebé vaya regularizándose poco a poco, es conveniente que lo expongas a la luz y al ruido durante el día. Por contrapartida, en la noche es conveniente bajar las luces y guardar silencio. Esto ayudará a que el reloj biológico del pequeño se vaya sincronizando poco a poco.

Los bebés concilian mejor el sueño si se les arropa bien y se les canta o se les pone una música relajante. Después de los 3 meses, es bueno ponerles en su cama antes de que estén completamente dormidos; así aprenden a dormir solitos. Por otro lado, cuando el bebé despierte en la noche a pedir alimentos, no enciendas las luces y trata de hacer un mínimo de ruido. No entretengas al bebé ni hables con él durante la noche. Es bueno instalar una rutina fija, relajante y agradable para antes de ir a la cama.

Zamora, T., Pin, G., & Dueñas, L. (2014). El Papel de la matrona en la higiene del sueño del futuro bebé. Introducción al sueño y claves principales en la prevención de riesgos durante el sueño del bebé. Matronas Profesion, 2014, vol. 15, num. 1, p. 28-31.