El sueño polifásico: ¿el descanso de las grandes mentes?

27 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Leonardo Da Vinci era conocido por practicar un tipo de descanso muy particular. Consistía en hacer siestas de 20 minutos cada 4 horas, de ese modo, podía ser más productivo... A este tipo de sueño lo conocemos hoy como polifásico y tiene algunas consecuencias.

Para muchos el sueño polifásico es el sueño de las grandes mentes, de las figuras más creativas. Sabemos, por ejemplo, que Nikola Tesla dormía entre la media noche y las dos de la mañana. Por el día, se permitía alguna siesta. Albert Einstein, en cambio, tenía un descanso nocturno un poco más largo, que completaba con pequeños descansos diurnos.

La lista de quienes practicaban este tipo de sueño es más larga de lo que pensamos: Mozart, Voltaire, Balzac, Thomas Edison, Winston Churchill, Sigmund FreudEse descanso fragmentado y repartido a lo largo del día sigue viéndose a día de hoy como una estrategia para ser más productivo. Asumir que a las mentes más brillantes de nuestro pasado les resultó útil es para muchos motivo suficiente para incluirlo en sus rutinas.

Ahora bien ¿es saludable? ¿Puede pasarnos algo si nos vemos tentados a convertir el sueño monofásico en polifásico? Pasar de dormir 8 horas seguidas a descansar de manera repartida a lo largo del día puede no ser una buena idea. Veamos por qué.

Reloj representando el sueño polifásico

El sueño polifásico: qué es, tipos y posibles consecuencias

El objetivo del sueño polifásico no es otro que lograr una vigilia más larga y un sueño más breve y concentrado en pequeños periodos. Queda claro que no todos podríamos lograr este patrón de descanso por mucho que lo deseáramos. Al fin y al cabo, lo más común es acostarnos y quedar sumidos en un universo onírico profundo que se mantiene constante a lo largo de 6 o 7 horas seguidas.

Ahora bien, no faltan esas mentes inquietas y también hiperactivas que consideran el sueño como una pérdida de tiempo. ¿Por qué dedicarle al descanso nocturno tantas horas cuando podríamos hacer otras cosas? Esa es otra idea del sueño polifásico: lograr un mayor rendimiento al “arrancarle” y alterar las horas de los ciclos de sueño-vigilia.

Benjamin Franklin solía decir que “el que pronto se acuesta y más pronto se levanta, es alguien sabio y rico”. La frase tendría su originalidad si el célebre político, inventor y científico no hubiera pasado por alto un pequeño detalle: quien duerme poco se levanta cansado y tiene mayor probabilidad de enfermar.

Sueño monofásico, bifásico y polifásico

Algo que sin duda sabemos es que no todo el mundo tiene los mismos hábitos ni estilos de descanso. Hay quien duerme del tirón, los hay que sufren sueños muy fragmentados y están también los que experimentan una partición del descanso al despertarse, por ejemplo, en mitad de la noche y, a veces, a la misma hora.

Por su parte, los expertos en higiene del sueño diferencian diferentes estilos y tipologías:

  • Sueño monofásico. Es aquel descanso con un patrón normal y mantenido durante 6 o 9 horas seguidas.
  • Sueño bifásico. Este tipo de sueño nos será muy familiar, es aquel en el que dormimos entre 4 y 6 horas por la noche, para después completar las faltantes en una siesta diurna.
  • El sueño polifásico, por su parte, define una práctica en que la persona puede descansar entre 4 y 6 veces al día en periodos más cortos y nunca más allá de las 3 horas.

Tipos de sueño polifásico

Leonardo Da Vinci, Einstein, Sigmund Freud… Ninguno de ellos practicaba en realidad el mismo tipo de sueño polifásico. La razón está en que existen muchas formas y estrategias de llevarlo a cabo. Son las siguientes:

  • Everyman: define un tipo de sueño en el que dormir 3 horas seguidas por la noche, para después completarla con tres siestas de 20 minutos a lo largo del día.
  • Uberman: son solo 3 horas de sueño al día en forma de seis siestas de 30 minutos.
  • Dymaxion: es el más extremo. Consiste en dormir solo 2 horas al día, en forma de siestas de 30 minutos cada 6 horas.

¿Con qué finalidad se aplica este tipo de sueño?

Es posible que a muchos les llame la atención este tipo de descanso. Al fin y al cabo, supone no solo fragmentar el tiempo de sueño, sino también dormir menos horas. Así, los defensores del sueño polifásico afirman que esto mejora nuestro estilo de vida y que el objetivo es buscar la “calidad sobre la cantidad”. Es decir, no importa dormir menos mientras el descanso sea profundo y reparador.

  • Hay quien lo usa como filosofía de trabajo, con el fin de ser más productivos.
  • Asimismo, disponemos de estudios como los realizados en la Universidad de Otawa en los que se demuestra que el sueño polifásico puede ser beneficioso en el ámbito de la marina. Cuando se encuentran en alta mar puede ser útil establecer múltiples tiempos de descanso más cortos; de ese modo, se mejoran también las rotaciones en los turnos de navegación.
Hombre disfrutando del sueño polifásico

¿Es beneficioso el sueño polifásico?

Este es sin duda el punto más importante: ¿es beneficioso o peligroso iniciarnos en el famoso sueño polifásico? Hay una serie de puntos clave que nos demuestran que puede ser claramente perjudicial para la salud.

  • Estudios, como los realizados por el doctor Claudio Stampi, nos señalan que acostumbrarnos a dormir menos 6 o 7 horas se traduce en una falta de sueño acumulado que tiene consecuencias. El deterioro cognitivo es el más importante.
  • La privación del sueño puede hacer que los tiempos de reacción sean más lentos, lo cual puede traducirse en accidentes de tráfico.
  • Por otro lado, dormir menos genera cambios hormonales y metabólicos que aumentan el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes y la obesidad.

Tengámoslo claro, en ocasiones, ese intento por ser más productivos o usar las horas nocturnas como escenario para la creatividad puede pasarnos factura. Dormir menos de manera constante se traduce en peor calidad de vida y en una peor salud.

  • Stampi, Claudio (1998)The Effects of Polyphasic and Ultrashort Sleep Schedules, Acta Psychol 27: 436–442
  • Stampi, Claudio (1989) Polyphasic sleep strategies improve prolonged sustained performance: A field study on 99 sailors, Work & Stress, 3:1, 41-55, DOI: 10.1080/02678378908256879