Emmeline Pankhurts: biografía de una líder sufragista

Sonia Budner · 11 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 11 mayo, 2019
Emmeline Pankhurst fue una carismática líder del sufragismo femenino y una de las figuras que lucharon incansablemente por el derecho al voto. Hoy, os traemos un breve repaso de su vida y de sus principales logros políticos y sociales.

Hoy, emprendemos un pequeño viaje a través de la vida y los logros de una líder del movimiento sufragista y activista política de la Inglaterra victoriana. Las campañas lideradas por Emmeline Pankhurst fueron uno de los caldos de cultivo del sufragio femenino que concluyeron en la conquista del derecho de las mujeres a votar.

Emmeline Pankhurst ha pasado a la historia como la personificación de la apasionada creencia en que las mujeres merecían los mismos derechos civiles que los hombres. Luchó incansablemente durante toda su vida por el sufragio femenino, la erradicación de la pobreza y de la ignorancia

La revista Time la consideró como una de las 100 personas más importantes del siglo XX. Su lucha fue siempre de carácter social y sus métodos resultaron más violentos de lo que la sociedad estaba acostumbrada a recibir por parte del género femenino.

Fue una mujer de gran carisma y con unas increíbles dotes para mover a las masas. ¿En qué consistió exactamente su lucha? ¿Cómo influyó su figura en generaciones posteriores? ¿Cómo contribuyó a cambiar su presente y, en consecuencia, nuestro futuro? En este artículo, te invitamos a descubrir, un poco más, a Emmeline Pankhurts.

Emmeline Pankhurst

Sus primeros años

Emmeline Pankhurts nació el 15 de Julio de 1858. Era hija de Robert Goulden, propietario del teatro de Salford, perteneciente a una familia de activistas políticos. La madre de Emmeline era Sophia Craine, otra activista política de la Isla de Man. Ambos apoyaron el movimiento de abolición de la esclavitud en Estados Unidos cuando Emmeline todavía era pequeña.

A los 20 años, conoce y se enamora del abogado y activista político a favor de la reforma educacional y del sufragio feminista, Richard Pankhurst, 24 años mayor que ella. Posteriormente, se casaron y tuvieron cinco hijos, aunque la vida familiar y matrimonial no impidieron que ambos continuasen de forma activa con sus reivindicaciones políticas y sociales.

El sufragismo

Las organizaciones sufragistas de entonces empezaban a ceder ante la idea de conseguir el voto solo para las mujeres solteras o viudas. Emmeline y su marido se desvincularon de esta idea y organizaron un nuevo grupo, la Women´s Franchise Leage.

Este nuevo movimiento abogaba por el derecho al voto de todas las mujeres sin excepción, igualdad de derechos en el divorcio y las herencias. El movimiento se radicalizó poco después hacia la extrema izquierda y muchos de sus miembros lo abandonaron.

Emmeline Pankhurts: carrera política

Después de un tiempo en Londres, regresa a Manchester, y es cuando Emmeline Pankhurst comienza la andadura en el activismo político por su cuenta. Tras varios intentos fallidos, en los que se la rechaza por ser mujer, Emmeline consigue unirse al partido Laborista Independiente. Desde allí, se ocupa de la distribución de comida a través del Committee for the Relief of the Unemployed.

El estado de pobreza y desamparo que encontró allí le afectó profundamente y comenzó a trabajar a favor de la reforma de la ley de protección de los trabajadores. Tras varios episodios acaecidos al matrimonio, que les dejan con una pérdida importante de ingresos, Richard cae enfermo y fallece, quedando Emmeline al cargo de su familia y con una serie de importantes deudas.

Consigue un trabajo en el registro civil y se involucra en la denuncia de las condiciones sociales de las mujeres de la región. Al mismo tiempo, sus hijas, ya mayores, se unen a la lucha por el sufragio femenino.

Hechos, no palabras

Decepcionada por los partidos políticos y los movimientos sufragistas por su escasa o nula consecución de objetivos, decide abandonar todos estos movimientos y fundar la Women Social and Political Union, WSPU, abierta únicamente a mujeres y con la que instauró su lema: “hechos, no palabras”.

En poco tiempo, el WSPU se radicaliza y comienza a usar tácticas violentas como llamada de atención hacia sus reivindicaciones. Hicieron populares las roturas de cristales, el ataque a la propiedad privada y las huelgas de hambre carcelarias.

Pankhurst, como muchas otras, fue atacada por los hombres del partido Liberal y por las fuerzas del orden; llegando a ser arrestada y encarcelada en numerosas ocasiones. En este periodo, había vendido ya su casa de Manchester y viajaba por Inglaterra y Estados Unidos, dando mítines y conferencias motivando a la lucha.

Emmeline Pankhurs

Emmeline Pankhurst y el derecho a votar de las mujeres

Al inicio de la Primera Guerra Mundial, Emmeline llega a un acuerdo con el Parlamento con el que se libera de la cárcel a las reclusas del WSPU a cambio de una tregua en las acciones violentas. El acuerdo incluye, además, el apoyo de las mujeres de la organización a la causa británica contra Alemania.

Este acuerdo crearía divisiones dentro del movimiento y marcaría una diferencia que terminó siendo insalvable con una de sus hijas. Tras la guerra, Emmeline empieza a sentir desagrado por las políticas izquierdistas y se une al partido conservador.

Los conservadores gozaban entonces de las simpatías del pueblo y Pankhurts ve en ellos la oportunidad de atraer el futuro derecho a voto para las mujeres. Derecho a voto que se conseguiría pocas semanas antes de morir Emmeline y que llegó a ver realizado a los 69 años de edad.

El lado más violento del sufragismo

Controvertida, enérgica, luchadora y radical. Atacó y acató diferentes ideas políticas, siempre para llegar a sus objetivos en el sufragio femenino. Amada y odiada a partes iguales, Emmeline no dejó a nadie indiferente y sirvió de inspiración a mujeres de todas las clases sociales.

Representó el lado más duro del sufragismo, pero sus métodos violentos no fueron compartidos por todas las sufragistas. Métodos y usos masculinos que fueron los únicos que llamaron la atención sobre las reivindicaciones de las mujeres. Ella se atrevió a hablar el único idioma que entendía el sistema patriarcal: el de la protesta violenta. Y no hay duda que fue escuchada.

  • June Purvis (2003) "Emmeline Pankhurst: a biographical interpretation" [1], Women's History Review, 12:1, 73-102, DOI: 10.1080/09612020300200348
  • Budner, Sonia (2018) History Knitters. Collection in miniature of Great Women. Chapter 12. Independently published.