¿En qué áreas se dan los principales problemas de pareja? - La Mente es Maravillosa

¿En qué áreas se dan los principales problemas de pareja?

Julia Marquez Arrico 14 abril, 2018 en Pareja 192 compartidos
Pareja con problemas

Muchas de las parejas que acuden a una primera visita de terapia de pareja lo hacen porque no se encuentran felices o satisfechas con su relación. Sin embargo, no todas tienen claro si realmente están teniendo un problema o si se trata de una mala época en la que solo queda esperar a que pase la tormenta.

La mayoría de las parejas que buscan ayuda profesional son casos en lo que sí hay problemas importante, pero a al mismo tiempo son personas que estando juntas también funcionan en diferentes aspectos. Es decir, son parejas que tienen problemas en algunas áreas de su vida, pero que mantienen intactas otras áreas, surge la confusión y la duda respecto a si tienen o no problemas de pareja.

Por todo ello, en este artículo te explicaré las 5 áreas de diagnóstico que se utilizan en la primera visita de terapia de pareja para identificar qué problemas de pareja existen y en qué área se encuentran los mismos. Así mismo, este esquema de análisis de la relación de pareja por áreas también te permitirá saber qué funciona bien en tu pareja.

Las 5 áreas de diagnóstico en donde pueden observarse problemas de pareja

1. Amistad: tener en tu pareja a uno de tus mejores amigos o amigas

Esta área se refiere a ver en tu pareja un amigo o amiga. Esto significa que tu pareja es una de las personas con la que compartes sentimientos, experiencias del día a día, preocupaciones y deseos. La amistad es necesaria para que una pareja funcione bien. De hecho, muchas parejas satisfechas señalan a la amistad como el pegamento de su unión.

Pareja agarrándose de las manos

Además, la amistad en la relación de pareja puede tenerse antes de constituirse la pareja como tal, o bien, puede desarrollarse junto con la relación afectiva. Además, dentro del área de amistad en la pareja tenemos el tiempo compartido, las actividades que se hacen juntos, gustos, aficiones y valores en sintonía. Siendo todos éstos ingredientes que no pueden faltar para que la relación funcione.

Una de las primeras valoraciones que se realiza en terapia de pareja es la base de amistad que existe, ya que, esta área está muy relacionada con la confianza. Recordemos que la confianza no es un sentimiento que se limite a las relaciones de pareja, sino más bien, que existe en la pareja porque en la pareja hay amistad.

Si la relación de amistad en la pareja no es buena, existirán problemas de pareja enraizados en la falta de confianza, reflejados, por ejemplo, en un sentimiento de distancia y desconocimiento (“mi pareja es un extraño para mí”).

De este modo, cuando en una pareja este pegamento está dañado, es muy probable que la relación falle. ¿Por qué? Porque cuanto más amigo se es del otro más fácil es el entendimiento, la asertividad y la complicidad.

2. Intimidad: el arte de compartir tiempo de calidad juntos y sin distracciones

En este caso, puede haber problemas de pareja por compartir amistad, tiempo en común, aficiones, pero no intimidad. La intimidad en la vida de pareja es entendida como el tiempo de calidad que la pareja pasa a solas, en el que se comparten expresiones verbales de afecto y cariño. La intimidad también engloba a los momentos en los que las personas se sinceran y le muestran al otro lo más profundo de sus ideas, emociones y deseos.

Que la pareja tenga sus momentos para estar a solas es muy importante, pero a la vez, es muy difícil si se trata de pareja con hijos o responsabilidades familiares. Por estos motivos, los hijos y las relaciones con otros miembros de la familia (padres de uno, hermanos de otro, hijos no comunes, etc.) pueden hacer que uno de los miembros de la pareja sienta que se le arrebata la intimidad, y así, surgen problemas.

Pareja teniendo una cena romántica

En este sentido, si uno de los miembros de la pareja no está satisfecho con el nivel de intimidad, surgirán problemas de pareja. Porque se sentirá desplazado y poco importante para su compañero; todo esto, generará una actitud negativa en el día a día (estar irritable, sentirse poco valorado) y favorecerá los sentimientos negativos.

3. Ser un equipo: tirar del carro en un mismo sentido

La sensación de que tu pareja funciona como un equipo es fundamental para que la relación sea positiva y tenga futuro. Cuando una de las dos partes siente que su pareja no dedica esfuerzos a la vida en común comienzan los problemas de pareja. En esta área se valora si la pareja comparte esfuerzos, reparte por igual las tareas diarias, comparte responsabilidades familiares y se apoyan mutuamente.

En las parejas que se observa una desigualdad en el sentido de que uno tira del otro, o uno arrastra al otro, la probabilidad de que aparezcan problemas de pareja aumenta. Porque sentir que uno moviliza al otro, o que uno tiene que empujar al otro, es vivido como un peso o una carga que provoca estrés e insatisfacción.

Por tanto, para diagnosticar si hay problemas en esta área es fundamental valorar (entre otros aspectos): el reparto de tareas en casa, los esfuerzos que hace la pareja el uno para con el otro, la iniciativa que tiene cada uno, las propuestas que se hacen para pasar el tiempo libre y el apoyo que se brinda cada uno (el objetivo y el percibido).

Pareja haciendo limpieza doméstica

4. Pasión y sexualidad: la diferencia entre ser una pareja o ser los mejores amigos

La pasión y la sexualidad no pueden faltar en la vida de la pareja, porque sin estas lo que se tiene es una muy buena relación de amistad y mucho cariño, pero difícilmente (o más difícilmente) una buena relación de pareja. No obstante, está claro que la importancia que se le da a la pasión y a la sexualidad no es siempre la misma, pero estos dos componentes tienen que estar presentes o sino, la probabilidad de que aparezcan problemas de pareja aumentará.

Dicho de otro modo, la pasión y la sexualidad suelen disminuir a medida que la pareja va “cumpliendo años”. Ello es parte natural de la evolución de la pareja y muchas veces es una adaptación a la aparición de las primeras limitaciones físicas. Sin embargo, mientras haya interés por mantener viva la llama, vivir la sexualidad de manera plena y satisfactoria es posible, incluso por encima de estas limitaciones.

Pareja besándose

5. Compromiso con un futuro en común: tener proyectos compartidos y cuidados por los dos

El compromiso en la pareja, psicológicamente hablando, va mucho más allá de un compromiso verbal o formal de fidelidad y respeto. En terapia de pareja, cuando hablamos de compromiso nos referimos a la implicación de cada una de las partes en el futuro de la relación y en los proyectos compartidos.

Así pues, cuando encontramos pareja que rompe cada vez que tiene un problema o discusión, o bien que se plantea la ruptura como estrategia de solución de problemas, estamos frente a una pareja con un nivel de compromiso nulo o bajo.

El escaso compromiso en la pareja representa que hay problemas en esa área y se trata de un problema delicado, ya que las relaciones a largo plazo suelen demandar un compromiso fuerte para evolucionar y superar las dificultades.

Pareja caminando agarrada de la mano

Finalmente, una de las ventajas de este sistema de diagnóstico es que ya nos señala dónde hay que intervenir. Es decir, a la misma vez que se realiza el diagnóstico de las áreas en las que existen problemas de pareja se van identificando puntos para trabajar. Así, si estás atravesando una mala época en tu relación, te animo a que explores estas 5 áreas.

Julia Marquez Arrico

Doctora en Psicología Clínica, formadora y redactora de contenidos online. Psicóloga en Barcelona, especialista en terapia de adultos, parejas y adicciones.

Ver perfil »
Te puede gustar