Encefalinas, neurotransmisores que combaten el dolor

9 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Paula Villasante
Los péptidos opioides reciben ese nombre porque se unen a los mismos receptores a los que se ligan los opiáceos. También porque comparten algunas propiedades farmacológicas de la morfina, que también es un opiáceo.

Durante más de tres décadas se ha estudiado el rol de las encefalinas en la transmisión de dolor. Se trata de hormonas que actúan como neurotransmisores, haciendo que las neuronas se comuniquen entre ellas.

La encefalina es una hormona producida en determinadas zonas del encéfalo y en la glándula pituitaria o hipófisis. Así se libera para distribuirse por otras zonas del cuerpo, como el tracto gastrointestinal o la médula suprarenal.

El descubrimiento de los opiáceos endógenos y el reconocimiento de su importancia en la función cerebral, en la homeostasis y en la regulación neuroendocrina ha sido uno de los grandes acontecimientos de la biología moderna. Con ello, el descubrimiento de este tipo de hormonas, como las encefalinas en la sustancia gris periacueductal y la médula espinal, respalda la idea de que estos sistemas podrían participar en la transmisión de información sensorial relacionada con el dolor.

Cerebro iluminado con encefalinas

¿Cómo se desarrollan las encefalinas?

A los péptidos opioides se les conoce así porque se unen a los mismos receptores a los que se ligan los opiáceos. También porque comparten algunas propiedades farmacológicas de la morfina, que también es un opiáceo.

Las encefalinas se distribuyen por todo el encéfalo, pero la mayor capacidad de fijación está en los terminales nerviosos del cerebro medio y del tálamo, donde se reúnen los haces conductores de la sensación dolorosa.

Las encefalinas también se encuentran en la amígdala, que tiene que ver con la sensación de bienestar del metabolismo, el mecanismo de acción y los principales efectos sobre el organismo de las encefalinas y las endorfinas.

La secuencia aminoacífica de las encefalinas se encuentran presentes en péptidos más largos, extraídos de la hipófisis. Posteriormente los péptidos mayores, las endorfinas, también se detectaron en células nerviosas. Así, las endorfinas son de 12 a 100 veces más activas que las encefalinas.

Mecanismo de acción de las encefalinas

Según la investigación, las encefalinas inhiben presináptica y postsinápticamente las dos fibras aferentes del dolor, las de tipo C y las de tipo A. Al igual que los opiáceos, las encefalinas inhiben la actividad neuronal porque disminuyen la permeabilidad de sodio.

Además, las encefalinas provocan cambios prolongados en el metabolismo de las células. Lo hacen provocando:

  • Cambios en la desactivación o activación de ciertos genes en el núcleo celular
  • Alteraciones en el número de inhibidores o excitadores.

Efectos de las encefalinas sobre el SNC

Las encefalinas funcionan de varias formas en el sistema nervioso central. Estas son las siguientes:

  • Analgesia.
  • Euforia.
  • Miosis.
  • Deprime el reflejo de la tos.
  • Náusea y vómitos.
  • Temblores (altas dosis).
Mujer con temblor en la mano

Efectos sobre el sistema cardiovascular

Las encefalinas no sólo tienen un papel en el cerebro. También lo tienen en el sistema cardiovascular, provocando en este bradicardia:

  • Liberación de histamina (morfina).
  • Dilatación arteriolar y venosa (hipotensión ortostática).

La frecuencia e intensidad con la que se estimulan los puntos acupunturales tiene que ver con estos efectos sobre el sistema nervioso central y el sistema cardiovascular. Por ejemplo (3):

  • Estímulos de baja frecuencia y alta intensidad (entre 2 y 8 Hz) provocan liberación de b endorfinas a nivel del eje hipotálamo-hipófisis y de encefalinas en el encéfalo y la médula espinal. Estos estímulos tienen una acción sistémica y se utilizan para tratar enfermedades crónicas. Además, presentan efecto local dado por la apertura de los esfínteres precapilares mejorando la microcirculación local, disminución de las sustancias halógenas locales (bradiquinina y serotonina) con aumento del metabolismo tisular.
  • Estímulos de alta frecuencia y baja intensidad entre 100 y 200 Hz provocan la liberación de encefalinas en el mesencéfalo y en la médula espinal. En presencia de estímulos por encima de 500 Hz se libera dinorfina. Estos estímulos tienen acción segmentaria y se utilizan en enfermedades agudas.

Así pues, parece que las encefalinas tienen mucho que ver con el dolor: provocan analgesia, es decir, lo alivian. Se trata de sedantes similares a la morfina. Un gran descubrimiento para las enfermedades relacionadas con el dolor.

  1. Miller, R. J., & Pickel, V. M. (1980). The distribution and functions of the enkephalins. Journal of Histochemistry & Cytochemistry, 28(8), 903-917.
  2. Reichlin, S. (1989). Neuroendocrinología. Wilson, J. y Williams, D. Endocrinología (7ma. ed),(pp: 770-74). Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana.
  3. MULTIMED. Revista Médica. Retrieved from http://www.multimedgrm.sld.cu/articulos/2003/v7-2/12.html
  4. Matamoros-Trejo, G., & Asai Camacho, M. (2013). Variación estacional de péptidos opioides en el cerebro de la rata albina.