Escaneo corporal: ¿en qué consiste este técnica de relajación?

Miedo, frustración, tristeza, ansiedad... Las emociones se adhieren de manera dolorosa al cuerpo. Un modo de detectarlas y reducir su impacto es mediante la técnica del escaneo corporal. Analizamos en qué consiste.
Escaneo corporal: ¿en qué consiste este técnica de relajación?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 26 noviembre, 2020.

Última actualización: 26 noviembre, 2020

Dolor de estómago, cefaleas, dolor de espalda, tensión en el cuello, taquicardias, calambres… Quien más y quien menos conoce los síntomas del estrés y la ansiedad, esas improntas emocionales que a menudo se adhieren dolorosamente al organismo. Un modo de reducir el impacto del cortisol en nuestra vida es mediante el escaneo corporal o el MBSR body scan.

Esta técnica lleva varias décadas entre nosotros y es una buena herramienta complementaria en la práctica psicológica. No cura, no resuelve el origen de los trastornos del estado de ánimo, eso es cierto; pero permite reducir las molestas sensaciones físicas para permitirnos ganar en bienestar, claridad mental e incluso en un mejor descanso nocturno.

Dentro del enfoque de la medicina psicosomática este tipo de técnica es muy apreciada por varios factores. Uno de ellos es interesante y vale la pena tenerlo en cuenta: el escaneo corporal va más allá de favorecer la relajación. Una de sus finalidades es permitirnos ser más conscientes de esas emociones que se internalizan en el cuerpo.

Mujer con los ojos cerrados practicando el escaneo corporal

Escaneo corporal: ¿qué es y de dónde viene?

La técnica del escaneo corporal es una estrategia de relajación que busca reducir el impacto del estrés. Parte del mindfulness, una práctica de meditación orientada a favorecer la atención plena o un estado en el que aprender a focalizarnos en el momento presente y no tanto en las preocupaciones. Es interesante saber además que el body scan o barrido corporal se está convirtiendo en un recurso cada vez más habitual que incluir en terapia psicológica.

Si nos preguntamos por su origen, estudios como los realizados en el departamento de ciencias psicológicas y cerebrales de la Universidad de Louisville (Estados Unidos) nos hablan de que tendría su origen en la práctica de meditación vipassana. Sería una modalidad de la propia atención plena, una más basada en las sensaciones corporales.

Los beneficios clínicos son además muy interesantes. Los analizamos.

¿Cómo nos puede ayudar?

En ocasiones, pasamos por esas temporadas en que el cuerpo no responde. Son épocas marcadas por las preocupaciones, las demandas externas, las inquietudes internas y la sombra constante de la incertidumbre. El cansancio nos enlentece, nos cuesta dormir y hasta los hombros, el cuello y la espalda están tensos. El escaneo corporal es un buen aliado en esos momentos.

  • Nos permite liberar la tensión que generan determinadas emociones en el cuerpo.
  • Nos ayuda a identificar qué sensaciones estamos experimentando desde los pies hasta la cabeza.
  • Es un modo de entrenar a la mente para que tome conciencia de las emociones sentidas y de cómo estas se transforman en molestias físicas e incluso en dolor muscular.
  • El objetivo del escaneo corporal no es acabar con ese dolor de espalda o ese malestar en el estómago. Busca relajar, equilibrar y ayudarnos a tomar plena conciencia de las necesidades del cuerpo y la mente.

Asimismo, al sintonizar con el cuerpo, podemos darnos cuenta también de cómo nos afectan aspectos como la carga de trabajo o las presiones de nuestra cotidianidad. Esa toma de conciencia favorece a su vez que nos decidamos a tomar nuevas decisiones que mejoren nuestro bienestar.

“A través de la práctica repetida de la exploración del cuerpo logramos entender su realidad en el momento presente.Una parte de tu cuerpo, o muchas partes de tu cuerpo, pueden estar enfermas o con dolor o incluso faltantes, pero aún así puedes acunarlas en esta experiencia de totalidad”.

-Jon Kabat-Zinn-

Sensaciones que se experimentan con el barrido corporal

El escaneo corporal nos va a permitir dejar espacio y dar presencia a toda una serie de sensaciones y realidades psicológicas que, por lo general, interpretamos solo como “molestias o dolor”. Sin embargo, a veces, tras esos calambres en el cuello, puede estar, por ejemplo, una discusión con nuestra pareja o la ansiedad laboral.

Es importante destacar por tanto que en esta técnica de relajación saldrán a la luz diversos procesos internos:

  • Sensaciones físicas: como sensación de pesadez, tensión, cosquilleos, relajación…
  • Reacciones emocionales. En esa conexión de la mente con el cuerpo podemos tomar conciencia de todos esos estados emocionales presentes en nuestro organismo, tales como miedo, tristeza, frustración, enfado..
  • La presencia de ciertos pensamientos. El escaneo o barrido corporal puede evidenciar qué pensamientos están generando ese dolor muscular o ese malestar en el estómago. Las ideas negativas, obsesivas o irracionales son claros detonantes del sufrimiento físico y emocional.
Mujer con los ojos cerrados practicando el escaneo corporal

¿Cómo llevar a cabo el escaneo corporal?

Antes de realizar la sesión de escaneo corporal es importante buscar una postura cómoda, bien acostados o sentados. Asimismo, cuidaremos de no tener distracciones y también de tener cerca una manta porque es posible que en ese estado de equilibrio y relajación corporal nos baje la temperatura.

  • El primer paso consiste en poner la atención en el ritmo natural de la respiración. Debe ser lenta y profunda.
  • Ahora tomaremos conciencia del cuerpo, notando dónde estamos sentados, sintiendo el peso del cuerpo, el roce de la ropa…
  • Empezaremos el escaneo corporal en los dedos de los pies, para seguir por la planta, el talón, el empeine. Tomaremos conciencia de su estado, de las sensaciones que nos recorren por esas áreas del cuerpo. ¿Están tensados, duelen, hay hinchazón, escozor?
  • Seguidamente, ascenderemos por la pierna izquierda y después la derecha, continuando por la pelvis. Debemos notar cada sensación impresa en la piel, los músculos, los huesos y las articulaciones. Seguiremos respirando en profundidad.
  • Ahora tomaremos conciencia del abdomen para continuar por la espalda hasta el pecho y los hombros. No hay prisa, la mente debe percibir cada cambio, cada molestia, emoción o realidad que se halle en esas áreas. ¿Hay tensión? ¿Qué puede estar provocando esa realidad física?
  • Continuamos con las manos, los brazos y los hombros.
  • Por último, nos centraremos en el rostro y la cabeza: ojos, nariz, boca, dientes, oídos, las sienes… Cada zona del cuerpo puede contener una sensación, una emoción oculta. Hay que detectarla y darle presencia, aceptarla, relajarla…

La clave de este ejercicio de relajación está en que la mente observe, sienta y conecte con cada rincón de ese envoltorio físico que nos contiene y que a menudo queda cautivo del estrés y la ansiedad. Si practicamos este ejercicio a diario durante 20 minutos, experimentaremos cambios saludables. Pongámoslo en práctica.

Te podría interesar...
Técnicas efectivas de control emocional
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Técnicas efectivas de control emocional

Existente técnicas efectivas de control emocional que nos pueden permitir ser más competentes en esta área de la vida. Las analizamos,



  • Anālayo, B. (2020). Buddhist Antecedents to the Body Scan Meditation. Mindfulness11(1), 194–202. https://doi.org/10.1007/s12671-019-01259-8
  • Colgan, D. D., Christopher, M., Michael, P., & Wahbeh, H. (2016). The Body Scan and Mindful Breathing Among Veterans with PTSD: Type of Intervention Moderates the Relationship Between Changes in Mindfulness and Post-treatment Depression. Mindfulness7(2), 372–383. https://doi.org/10.1007/s12671-015-0453-0
  • Dreeben, Samuel & Mamberg, Michelle & Salmon, Paul. (2013). The MBSR body scan in clinical practice. Mindfulness. 4. 394-401. 10.1007/s12671-013-0212-z.