Escribir para liberar emociones

La escritura es una verdadera herramienta terapéutica. Nos permite pautar decisiones y eliminar pensamientos nocivos.
Escribir para liberar emociones
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 08 noviembre, 2022

Nunca una terapia ha podido ser más económica que la escritura emocional. Piénsalo, no necesitas más que una hoja en blanco, un lápiz y tu mente. Es posible que no seas de esas personas habituadas a escribir textos, historias o novelas. Pero en este canal de expresión no necesitas recurrir a la inventiva, ni nadie te exige pulcritud estilística. Es más, todo lo que escribas ha de ser privado.

Tú vas a ser tu propio terapeuta, tú vas a ahondar en tus emociones para desenredar esa madeja interior que a veces nos paraliza y nos quita el aliento. El motor para funcionar cada día. Te aseguramos que esa hoja en blanco puede ser el mecanismo perfecto para encontrarte a ti mismo. Y cómo no, para liberarte.

“La escritura es la pintura de la voz”.

-Voltaire-

Los beneficios psicológicos de la escritura

El psicólogo estadounidense James Pennebaker, profesor de la Universidad de Texas, ha realizado un profundo y exhaustivo estudio acerca de la escritura terapéutica. Según él, escribir para liberar emociones es una clave perfecta para abrir ese complejo mundo interior del que todos disponemos.

chica cafe leyendo

Bien es cierto que es mucha la gente que se da a escribir para liberar emociones, que lleva su pequeña agenda en el bolso para, en un momento dado, escribir todo aquello que le preocupa, que le duele. Son capaces de establecer un sistema de prioridades y seguir lo escrito en esas hojas. Pero veamos qué beneficios nos aporta la escritura terapéutica.

Descubrir y comprender las emociones

Nos abre un mecanismo personal para ahondar en nuestros pensamientos y emociones. ¿Qué es lo que siento ahora? ¿Es rabia, es tristeza? ¿Por qué me siento así, qué lo ha provocado? ¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?

Evitar el estrés

Exponer estas ideas nos va a permitir ir reduciendo el estrés poco a poco, al abordar todos esos muros existentes en nuestra vida que día a día nos van quitando las energías. Escribir sobre ellas es un modo perfecto por reconocer esos obstáculos, poniéndoles nombre para ir afrontándolos mediante una serie de ideas que iremos plasmando.

Autocontrol

La escritura personal puede llegar a ser un proceso psicoterapéutico y de autoayuda perfecto, ahí donde no necesitamos la intervención psicológica de un profesional. Si lo hacemos bien, si somos competentes reconociendo problemas y pautando medidas de acción, seremos dueños de nuestra vida al ser capaces de tomar el control en beneficio propio.

Escribir ayuda al bienestar físico

Esta sensación de capacidad para gestionar los problemas a través de la escritura, nos aporta salud y bienestar. Refuerza no solo nuestra autoestima, sino también nuestro sistema inmunológico, al aportar felicidad y tranquilidad, dejando a un lado el estrés y la ansiedad.



chica escribiendo lapiz

Autoconocimiento y motivación

Cuando escribimos, buscamos siempre un instante para nosotros mismos. De este modo nos estamos regalando un espacio de tiempo precioso para pensar sobre nuestra vida, practicando la siempre necesaria introspección.

Aprendemos a establecer metas, planes, alternativas de acción, prioridades…. Escribir sobre estas realidades, incluyendo además nuestros deseos, nos motiva de un modo más intenso al personalizar ideas y nos da fuerzas para generar los cambios.

Escribir para liberar emociones

Redactar sobre nuestros pensamientos nos permite ventilar emociones, sentimientos y pensamientos. Esa intimidad personal es un modo idóneo para conseguirlo, ya que a veces para muchas personas no es fácil poner en voz alta su mundo interior e incluso sus necesidades.

Nos ayuda también a reconocer emociones que, de otro modo, es posible que no pudiéramos llegar a entender en su sentido íntegro. En ocasiones nos es difícil admitir que detrás de una sensación de rabia o ira, por ejemplo, se esconde la vulnerabilidad o la tristeza, que detrás del auto-perfeccionamiento se halla la inseguridad.

No lo dudes. Practica la escritura terapéutica. No te exige dinero, ni siquiera tener buena letra. Nadie va a leer tus palabras ni a juzgar tus pensamientos. Es un universo propio a desarrollar para encontrarnos a nosotros mismos.

4 ejercicios de escritura terapéutica

Si quieres aprovechar los beneficios terapéuticos de escribir para liberar emociones, puedes empezar buscando un cuaderno, libreta o agenda que te parezca cómoda, bonita y que te motive a escribir cada día. Además de esto, a continuación, te dejamos algunas ideas para adentrarte en la aventura de escribir tus emociones.

1. Escritura automática

Consiste en simplemente en escribir lo primero que se nos pase por la cabeza. Sin borrar, sin tachar, sin detenernos a pensar. El propósito no es crear una obra literaria elaborada, sino dejar fluir las ideas libremente, sin la interrupción de nuestros juicios, nuestra moral, la vergüenza o nuestra lógica.

Para utilizarla de forma terapéutica, trae a colación un problema o tema que desee resolver. Luego, tomas papel y bolígrafo, y durante al menos media hora escribe sin parar cualquier cosa que se te pase por la mente.

Si se te viene la lista de la compra, pues escribe la lista de la compra. No obstante, suavemente intenta retornar al tema que te preocupa, sin ejercer presión. Siempre deja libertad para la asociación de ideas, para que la lógica no interrumpa el camino a una posible solución.

2. Escribe una carta para superar los conflictos con alguien

Escribir una carta nos permite descubrir nuestras emociones y liberarlas, como un intento de solventar un conflicto. En este caso, la idea no es encontrar soluciones -como en la escritura automática- sino simplemente sacar a la luz lo que sentimos, vivirlo plenamente, descubrir qué puede haber debajo e incluso perdonar.

Ten en cuenta que este trabajo es para ti. No se pretende que esta carta la lea otra persona, sino simplemente que nos sirva de ejercicio. Después la puedes guardar, romper, quemar o lo que más gustes.

3. Reconstruye un recuerdo

Revive alguna anécdota de tu vida que quieras recordar de una forma más amable. Para tomar distancia, escríbela como un relato en tercera persona y haz que el protagonista sea diferente a ti.

Se trata de dar una nueva perspectiva (o incluso superar) a alguna anécdota de tu pasado. Asimismo, es probable que empieces a comprender mejor las reacciones de otras personas implicadas, o comprenderte más a ti.

Recuerda que tú mismo eliges los lugares y momentos en los que te viene mejor escribir, ya sea en un café durante el día, en un lugar silencioso y tranquilo o en la intimidad de tu hogar antes de irte a dormir. Lo importante es que pongas en práctica estos ejercicios y te permitas descubrir el poder sanador de la escritura.

4. Escribe una vida ideal

Se trata de un ejercicio de visualización. Para focalizarte en tus metas y en alcanzar tus ideales, puedes escribir sobre las imágenes de una vida ideal para ti. Puedes relatarla en tono especulativo o como si fuera el presente y ya lo estuvieras viviendo.

5. Lleva un diario

Puedes llevar un registro diario de los sucesos relevantes de tu día, describiendo situaciones, lugares, personas, así como los pensamientos que tuviste a lo largo de tu jornada. También puedes hacer anotaciones diarias sobre tu estado de ánimo y puedes ir notando progresivamente la forma en la que fluctúan tus emociones y cómo se relacionan con los acontecimientos cotidianos.

Incluso puedes llevar un diario de gratitud, en el que recojas todas las cosas por las que te sientes agradecido y que valoras como parte estructural de tu vida.

En definitiva, escribir es una terapia realmente enriquecedora y apta para cualquiera, ya que no se necesita crear un bestseller De hecho, el objetivo no es conectar con una audiencia, sino con tu propio interior. Así que no esperes más: coge papel y lápiz y plasma tu alma con ellos.

Te podría interesar...
Grafología, lo que la escritura dice de ti
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Grafología, lo que la escritura dice de ti

Cada uno de nosotros tenemos una letra que nos caracteriza. La grafología se encarga de analizarla y realizar un perfil de nuestra personalidad.



  • Corzo, J. A. Q., Cuevas, S. M. A., & Talavera, D. A. A. (2020). Leer y Escribir en Terapia Narrativa, Construyendo una Nueva Historia: Leer y Escribir en Terapia Narrativa. Revista de Psicoterapia31(116), 227-245.
  • Rodríguez, M. C., & Veracruz, X. (2011). Aprendiendo terapia narrativa a través de escribir poemas terapéuticos. Revista de la universidad veracruzana7(1), 1-21.
  • Pennebaker, J. W., & Chung, C. K. (2007). Expressive writing, emotional upheavals, and health.
  • Pennebaker, J. W., & Chung, C. K. (2011). Expressive writing: Connections to physical and mental health.
  • Williamson, C., & Wright, J. K. (2018). How creative does writing have to be in order to be therapeutic? A dialogue on the practice and research of writing to recover and survive. Journal of Poetry Therapy31(2), 113-123.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.