¿Está sobrevalorado tener pareja?

Este artículo fue redactado y avalado por Cristina Pérez
· 4 mayo, 2019
Muchas personas consideran que la felicidad va de la mano de tener una pareja. Aunque es un pensamiento muy extendido, no es del todo cierto. ¿Quieres saber cómo ser feliz sin pareja?

¿Se puede ser feliz sin tener pareja? En general, la sociedad tiene la creencia de que la felicidad está unida a la pareja. Lo que secundariamente, quiere decir que estando sin pareja nos faltaría una mitad. Amar y ser amado aumenta considerablemente la felicidad, pero también se puede ser feliz sin pareja e infeliz con pareja.

Todo es muy relativo, hay quienes están emparejados por soledad, interés, por falta de autoestima, etc. Por tanto, necesitan ese complemento que les llene. Habitualmente, causa infelicidad porque la base de la felicidad no es tener una relación de pareja, sino amarse a uno mismo primero, para luego poder sentirnos a gusto con otros.

Pensemos cuando éramos niños. Seguro que podemos recordar etapas felices en las que éramos libres, practicábamos las actividades que nos gustaban, etc… y éramos capaces de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, habitualmente mucho más que en la etapa adulta.

La felicidad se puede obtener de muchas otras maneras, independientemente de si tenemos pareja o no

La felicidad va encaminada hacia 3 cosas

Podemos ser felices sin tener pareja. Pero para ello, además de eliminar viejas creencias de nuestra mente, tenemos que tener 3 cosas muy presentes:

Mujer buscando pareja

  • Querernos a nosotros mismos y sentirnos a gusto en nuestra piel. Tener una sana autoestima es la base para poder disfrutar de la vida.
  • Sociabilidad. Tener buenas amistades, sentirse querido por familiares, pareja o amistades y conocidos. Somos seres sociales por naturaleza, unos necesitan más o menos contacto con gente, pero necesitamos nuestra dosis de amistad, amor y complicidad con personas, y no necesariamente tiene que ser de la pareja.
  • Tener tiempo para hacer las cosas que nos gustan, tareas que nos llenan, hobbies, etc… cualquier cosa que nos haga sentir plenos y nos haga disfrutar.

Un ser completo

El ser humano ya está completo si se quiere a sí mismo. Las parejas saludables son las que estaban bien estando solas, pero al unirse a alguien aumentan más su felicidad. Las parejas insanas son las que estaban mal estando solas, pero al unirse a alguien eliminan las carencias que tenían. A esto le podríamos llamar dependencia, ya que para obtener bienestar se ha necesitado tener pareja y estando solos todo se derrumba.

El error que ha traído el mito de la media naranja consiste en creer que vendrá alguien que nos ilumine la vida, cuando en realidad eso sería algo negativo. Una pareja no es un salvavidas que llenará todas nuestras carencias. Nosotros ya debemos sentirnos bien y podemos disfrutar de la vida sin pareja. Así, cuando ésta llegue, nos hará el doble de felices pero sin que sea una necesidad sino un disfrute.

Crecemos sobrevalorando el amor: tener pareja no lo es todo

Canciones con letras tristes, películas dramáticas en las que se hace cualquier locura… Se perdona todo con tal de conservar a la pareja, sin darnos cuenta crecemos idealizando al amor. Asimilándolo a algo que nos rescata de nuestros problemas y naufragios.

Lo que pueden provocar todas estas creencias, es que nos olvidemos de nosotros mismos, de nuestra individualidad y libertad y vayamos ciegos a encontrar pareja. El amor sano es genial, pero el insano va dañando poco a poco.

No siempre es fácil encontrar a esa persona con la que poder tener una relación sana, muchos optan por emparejarse aunque no encuentren a la persona adecuada, todo con tal de estar emparejado porque se supone que es lo normal

Problemas de pareja

La sociedad no suele ser consciente de las vertientes que tiene cada caso de pareja. Piensan que todo el que tiene pareja, es feliz y lo vive de una manera sana. Cuando en realidad hay infinidad de parejas infelices, insanas, tóxicas.

Pero no importa, la gente que conozca a personas sin pareja seguirán haciendo las típicas preguntas:

¿Todavía no tienes novio?, como te descuides te estropearás y nadie te querrá, ¿a qué esperas?, búscate un novio pronto que el tiempo pasa, etc…

Tener pareja sin precipitarse

Si personas solteras sin pareja leen este artículo, creo que se sentirán identificadas en algo, la sociedad tiene la creencia de que sin pareja la vida no es vida. Que es el gran fin de nuestra existencia porque sino la vida sería tristísima.

Ámate a ti mismo por encima de todas las cosas y después disfruta de todo lo bueno que llegue a tu vida, pero sin necesidades ni frustraciones. Disfruta de cada instante, sea con o sin pareja porque en la vida hay infinidad de cosas que hacer que proporcionan felicidad, y en ese camino de disfrute nunca sabemos lo que puede surgir.

A menudo sucede que cuando uno se siente bien consigo mismo encuentra pareja cuando menos se lo espera, sin buscarlo. Mucho más que personas que se sienten desdichadas por estar solteras y no son capaces de ver el mundo más allá de no tener un compañero amoroso.

Amigos merendando en el campo

El amor de pareja es muy bonito, pero no lo es todo. Hay amor en cada rincón de este mundo. Por ejemplo, en amistades, familia, conocidos, etc… Sobretodo, el más importante, es el amor hacia uno mismo.

  • Cid, F. M. (2011). Los cuatro componentes de la relación de pareja. Revista electrónica de psicología Iztacala14(1), 321-332.
  • Montoya, M. C. (2008). Pareja humana: Su psicología, sus conflictos, su tratamiento. Plaza y Valdes.
  • Olivar, R. R. (2006). Psicología de la pareja y de la familia: análisis y optimización (Vol. 171). Univ. Autònoma de Barcelona.