Estafadores románticos: cuando el amor se paga

Damos con ellos a través de las redes sociales o aplicaciones de citas. Los estafadores románticos conocen las artes de la seducción y del engaño para ir sacando a sus víctimas todo el dinero, los objetos y las comodidades posibles. 
Estafadores románticos: cuando el amor se paga
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 11 enero, 2022

Los estafadores románticos son aquellos que adoptan una identidad en línea falsa para cautivar y ganarse el afecto y la confianza de una víctima. ¿El objetivo? El más clásico del mundo: engañar y obtener dinero. Estamos ante uno de los tipos de delincuencia que más ha aumentado en los últimos años, sobre todo, a partir del 2008 con el auge de las redes sociales.

Este tipo de estafadores habitan como silenciosas alimañas en toda app de citas y en cualquier red social. Eligen bien con quien contactar y saben qué dinámica desplegar para lograr la conexión emocional. Durante un tiempo se convierten en todo lo que una persona necesita. Son amables, solícitos, detallistas, comprensivos y los mejores confidentes.

Hasta que un buen día hacen la primera petición económica. Han tenido un problema y necesitan ayuda. Más tarde, inician una sofisticada y hábil ingeniería del chantaje y el ingenio con la que lograr regalos, viajes y todo el dinero que puedan sacar de la víctima. Los estafadores del amor son hombres y mujeres que no solo dejan sin recursos a quienes caen en sus redes.

Estas dinámicas delictivas suponen un gran impacto psicológico para quien lo sufre. El trauma emocional perdura durante años.

Un estafador romántico no pierde el tiempo, por ello nos hará creer rápidamente que se ha enamorado de nosotros.

Hombre cubriéndose la cara con una máscara

Características de los estafadores románticos

Los estudios sobre los estafadores románticos han aumentado de manera exponencial en los últimos años. La necesidad de hacerlos es doble. Por un lado, se intenta comprender el perfil delictivo del estafador. Sin embargo, también nos interesa conocer el coste psicológico que esto supone para las víctimas.

Trabajos de investigación como los realizados en la Universidad de Siena, destacan algo importante. Por un lado, aparece el trauma de perder dinero y por el otro, está la vergüenza al preguntarse cómo se ha podido ser tan ingenuo como para caer en semejantes farsas.

De este modo, y dada esa vergüenza, es muy probable que haya muchos más casos de estafas de los que se denuncian a diario. Es más, en este trabajo se reveló que el 63 % de los usuarios de redes sociales y el 3 % de la población declaran haber sido víctimas al menos una vez de los estafadores románticos. El dato asusta.

Por término medio, las mujeres de mediana edad y con idealizaciones románticas, suelen ser con más frecuencia víctimas de este tipo de delincuencia.

¿Qué dinámicas usan este tipo de delincuentes?

Hay dos tipos de estafadores románticos: los que nunca se ven en persona y los que llegan a tener una interacción real con la víctima. Los primeros hacen uso de fotos falsas para cautivar, los segundos se valen de su encanto para lograr el mismo fin.

Por término medio, estas son las dinámicas de las que hacen uso:

  • La relación con un estafador romántico puede durar de media unos ocho meses. La conexión se inicia al compartir intereses comunes. De pronto, conocemos a alguien que piensa, siente y ve las cosas como nosotros.
  • Se inician charlas diarias de muchas horas, bien mediante mensajería o hablando por teléfono. Ese contacto se vuelve diario, de manera en que los estafadores románticos se convierten en los principales confidentes de las víctimas.
  • No tardan demasiado en declararse. Expresan cosas como “esto nunca me había pasado, no sé cómo he llegado a sentir esto por ti, pero no puedo evitarlo…”.
  • Una vez tienen a la víctima “enganchada” empiezan las demandas económicas. Al principio, surgen como favores ante problemas personales.
  • Empiezan pidiendo cantidades pequeñas, hasta que poco a poco esa suma va en aumento. Para justificar esas demandas suelen expresar que lo necesitan para un problema médico, un familiar, realizar un viaje importante, atender la operación de una mascota, cubrir una deuda, etc.
  • Si la persona se niega o pone reticencias a la hora de dar esas sumas económicas, el estafador hará uso de la manipulación emocional, el victimismo o incluso la agresividad.

Cómo protegernos de estas figuras peligrosas

Son muchas las personas que han llegado a enamorarse de sus estafadores románticos. No solo han perdido dinero, sino que su dignidad y su autoestima suelen quedar fragmentadas. En vista de que este tipo de delincuencia es algo muy frecuente en el universo en línea, es importante saber poner límites y protegernos.

Estas son algunas estrategias.

1. Mantén un perfil anónimo y cuida qué publicas en redes sociales

En las aplicaciones de citas es mejor partir de un perfil anónimo. Evita dar excesiva información personal nada más contactar con alguien y practica la prudencia. Asimismo, es recomendable no dar excesivos datos en nuestras redes sociales sobre lo que nos gusta, lo que pensamos o lo que nos ocurre. Todo lo publicado puede ser objeto de análisis para un estafador.

2. Investiga la foto de perfil

No cuesta nada hacer una captura de la foto de perfil y hacer una búsqueda en Google. De ese modo sabrás si la imagen de esa persona aparece en más sitios con otros nombres.

3. Haz muchas preguntas

Es relevante no quedarse solo con lo que nos dice esta persona que conocemos online. Hagamos preguntas, encontremos contradicciones, analicemos la información que nos ofrece y su consistencia. Decir mentiras requiere tener memoria y ser coherente y, esto, no es fácil de lograr.

4. Busca tener un contacto real con esa persona

Buena parte de los estafadores románticos no suelen dar la cara. No siempre los conocemos en persona o logramos tener videollamadas con ellos. Empieza solicitando una charla por Zoom, Skype, etc.

5. No dejes de lado a tus amigos y familia

Una de las estrategias de los estafadores del amor es hacernos creer que ellos son lo más importante para nosotros. No necesitamos a nadie más, solo ellos nos comprenden como merecemos. Para hacernos creer esto último, pondrán en duda nuestros vínculos familiares y de amistad.

chica sufriendo el efecto de los estafadores románticos

6. Desconfía de quien te pida dinero

Las principales señales de alarma será las demandas de dinero. Llegarán en forma de excusas, a menudo rocambolescas y siempre urgentes. Apelan a nuestras emociones para que sintamos compasión por ellos, para que tengamos la percepción de que es necesario hacerles cuanto antes ese ingreso…

Pensémoslo dos veces antes de hacerlo. Y más importante aún: jamás les facilitemos el número de nuestra cuenta bancaria o documento nacional de identidad. La prudencia, la cautela e incluso la desconfianza son siempre buenas consejeras.

Pongamos vetos a los estafadores y tengamos presente que si hacemos uso de las redes sociales o aplicaciones de citas, es muy probable que nos encontremos con más de un estafador que vende falsas ilusiones y amores por dinero.

Te podría interesar...
La psicología aplicada a la investigación criminal
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La psicología aplicada a la investigación criminal

La psicología aplicada a la investigación criminal desarrolla procedimientos como la autopsia psicológica o el trazado de perfiles



  • Coluccia, A., Pozza, A., Ferretti, F., Carabellese, F., Masti, A., & Gualtieri, G. (2020). Online Romance Scams: Relational Dynamics and Psychological Characteristics of the Victims and Scammers. A Scoping Review. Clinical practice and epidemiology in mental health : CP & EMH16, 24–35. https://doi.org/10.2174/1745017902016010024
  • Whitty MT. Do You Love Me? Psychological Characteristics of Romance Scam Victims. Cyberpsychol Behav Soc Netw. 2018 Feb;21(2):105-109. doi: 10.1089/cyber.2016.0729. Epub 2017 Jun 28. PMID: 28657792; PMCID: PMC5806049.
  • Whitty MT, Buchanan T. The online romance scam: a serious cybercrime. Cyberpsychol Behav Soc Netw. 2012 Mar;15(3):181-3. doi: 10.1089/cyber.2011.0352. Epub 2012 Feb 3. PMID: 22304401.