Estudios longitudinales: ¿en qué consisten?

Los estudios longitudinales son un tipo de diseño de investigación muy usado para estudiar la evolución de fenómenos o variables. En este artículo exploraremos qué son, cuáles son sus características y qué ventajas y desventajas presentan.
Estudios longitudinales: ¿en qué consisten?
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla el 05 noviembre, 2021.

Última actualización: 05 noviembre, 2021

Los estudios longitudinales permiten efectuar observaciones, de manera secuenciada, de la transformación o evolución del fenómeno que se está estudiando. Son muy usados en diversos campos del saber, como la medicina, la psicología o la sociología.

Este tipo de estudios requiere de un seguimiento de las variables que están siendo objeto de análisis. El tiempo de duración lo determina el investigador y pueden durar semanas, meses, años e incluso décadas.

¿Qué es un estudio longitudinal?

Los estudios longitudinales son un tipo de diseño observacional (no experimental) que analiza los cambios de determinadas categorías, conceptos, sucesos, variables, contextos o comunidades a lo largo del tiempo. Este diseño recolecta datos en diferentes momentos o intervalos de tiempo con la finalidad de hacer inferencias respecto a la evolución de lo estudiado, sus determinantes y consecuencias (Hernández-Sampieri, Fernández y Baptista, 2014).

Otros autores, como Visser (como se citó en Arnau y Bono, 2008), afirman que un estudio longitudinal consiste en examinar los cambios que se producen, a lo largo del tiempo, en la misma muestra de sujetos y constatar las diferencias interindividuales en los cambios intraindividuales. Es decir, estudian los procesos de cambio directamente asociados con el paso del tiempo (Arnau y Bono, 2008).

También es comprendido como un diseño de investigación que estudia y evalúa a las mismas personas por un periodo de tiempo (Myers, 2006). La idea central de todas estas definiciones no está en la cantidad de variables estudiadas, si es una o si son varias; si son personas, fenómenos o comunidades, la idea central está en el tiempo, en la evolución y en los respectivos cambios del objeto de investigación. Por ejemplo:

  • Analizar los cambios de actitud hacia la eutanasia durante un periodo de diez años en una comunidad urbana.
  • Estudiar la relación entre la actividad física y el envejecimiento en una muestra de personas de 40 años a lo largo de un periodo de cinco años.
  • Observar cómo se desarrolla una comunidad campesina con los años, con la llegada del internet a sus vidas.
Estudio longitudinal

Características del estudio longitudinal

La característica principal, como ya se ha expuesto previamente, es que la recolección de datos se realiza en varios momentos. A diferencia de los diseños transversales, donde los datos se recogen en un solo momento, en los longitudinales se hacen en varios. Esta forma de recolección distribuida en el tiempo nos permite identificar cambios.

Las observaciones siempre se realizan sobre el mismo objeto de estudio, ya sea un fenómeno, comunidad o persona. Es importante que la muestra sea la misma en cada momento. Evidentemente, puede que esta cambie a largo del tiempo, pues el cambio es una constante vital. Lo que se busca, exactamente, es que se mantenga la muestra cada vez que se realice una medición u observación.

Otra característica de los estudios longitudinales es que permiten que el investigador capte las diferencias intraindividuales o intragrupales. Como el objetivo principal de este tipo de diseños es observar la evolución y el cambio que han tenido las variables de estudio durante determinado lapso, se analizan las respectivas variaciones que se han producido en la muestra.

Por último, basados en los objetivos del análisis de datos longitudinales de Arnau y Bono (2008), se puede afirmar que otra característica de estos diseños es que proporcionan información sobre las diferencias interindividuales, sobre la relación entre los cambios intra e interindividuales y sobre las variables que influyen en sus variaciones.

Tipos de estudios longitudinales

Los diseños longitudinales se dividen en tres tipos: diseños de tendencia, diseños de análisis evolutivo de grupos (cohorte) y diseños panel.

Estudios longitudinales de tendencia

Los diseños de tendencia analizan los cambios al paso del tiempo en categorías, conceptos, variables o sus relaciones de alguna población en general (Hernández-Sampieri, Fernández y Baptista, 2014).

La característica central de este diseño es que se centra exclusivamente en la población o universo y no en las muestras. Por ejemplo, realizar un estudio para analizar el cambio de percepción sobre el aborto en universitarios de una ciudad.

Estudios longitudinales de cohorte

A diferencia del diseño de tendencia, los diseños de cohorte examinan cambios de subpoblaciones o grupos específicos. Su atención se centra en grupos de individuos con una característica común.

Estos diseños hacen seguimiento de los grupos con paso del tiempo y, por lo general, se extrae una muestra cada vez que se recolectan datos sobre el grupo o la subpoblación -en lugar de incluir a toda la subpoblación- (Hernández-Sampieri, Fernández y Baptista, 2014). Es importante destacar que, aunque puede cambiarse de muestra, esta no se configura con elementos que no pertenecen al grupo o subpoblación estudiada.

Estudios longitudinales de panel

Los diseños panel son parecidos a los diseños de cohorte y de tendencia, solo que los mismos casos o participantes son medidos u observados en todos los tiempos o momentos.

Por ejemplo, observar mensualmente (durante un año) a un grupo de pacientes depresivos para analizar si se incrementan sus expectativas positivas del futuro y si disminuyen las negativas (en cada observación los pacientes serían las mismas personas).

Hombre haciendo estadística

Ventajas y desventajas de los estudios longitudinales

Existen varias razones por las que un investigador puede realizar un estudio longitudinal y otras por las que puede optar otra opción. A continuación, analizaremos las ventajas y desventajas de este tipo de diseño.

Ventajas

  • Debido a que el estudio se realiza a largo plazo, su autenticidad se verifica de antemano, esto hace que los resultados tengan mayor nivel de validez.
  • Las relaciones a largo plazo no se pueden descubrir en una investigación a corto plazo, pero las relaciones a corto plazo se pueden monitorear en una investigación a largo plazo. Esto permite tener un margen más amplio para examinar los cambios y así comprender mejor la evolución de las variables.
  • El diseño longitudinal permite encontrar tendencias y relaciones dentro de los datos recopilados en tiempo real.
  • Los investigadores tienen una flexibilidad que no es posible con otros formatos de investigación.

Desventajas

  • La principal desventaja de los diseños longitudinales es que es más probable que la investigación proporcione resultados impredecibles.
  • Puede pasar mucho tiempo antes de que los datos comiencen a producir patrones observables o relaciones que se puedan monitorear.
  • Es posible que la muestra inicial pueda perderse con el tiempo.
  • Para desarrollar relaciones o patrones se debe recopilar y extraer una gran cantidad de datos.
  • El diseño longitudinal tiende a ser más compleja y costoso. Al requerir más tiempo se requieren más recursos, por lo que es posible que incremente la inversión y los gastos.

En este artículo hemos hablado de un tipo de estudio que se emplea con frecuencia en investigación a la hora de describir cambios. Con investigaciones de este tipo hemos descubierto fenómenos tan curiosos como, por ejemplo, el efecto Flynn.

Te podría interesar...
Diseños de investigación: enfoque cualitativo y cuantitativo
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Diseños de investigación: enfoque cualitativo y cuantitativo

En este artículo vamos a hablar de dos diseños de investigación muy utilizados: el enfoque cualitativo y cuantitativo. ¡Descúbrelos!



  • Arnau, J., & Bono, R. (2008). Estudios longitudinales. Modelos de diseño y análisis. Escritos de Psicología2, 32-41. https://scielo.isciii.es/pdf/ep/v2n1/original3.pdf
  • Hernández-Sampieri, R., Fernández, C. y Baptista, M. (2014). Metodología de la investigación(6ª Ed.). McGraw-Hill Interamericana.
  • Myers, D. (2006), Psicología 7ma edición. Editorial Médica Panamericana:Madrid