Eva no nació de ninguna costilla ni ofreció manzanas a nadie (Día de la Mujer)

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 8 marzo, 2016
Raquel Aldana · 8 marzo, 2016

Cada día 8 de marzo conmemoramos en el mundo el Día de la Mujer. Esto es importante, pues un día como hoy tal y como fue concebido no se celebra ni se felicita, se conmemora. ¿Por qué? Porque se estableció este punto en el calendario para recordar a más de 100 mujeres que perdieron la vida en un incendio de una fábrica de Nueva York en 1908.

Estas mujeres se encontraban en la fábrica Sirtwoot Cotton cuando se originó el incendio, el cual se atribuye al dueño de esta misma empresa. Provocar el incendio fue su respuesta a la huelga que se estaba llevando a cabo para reclamar la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas y tiempo para poder amamantar a sus hijos.

En 1910 se celebró en Dinamarca la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras, momento en el que se estableció el 8 de marzo con el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Es este hecho el que se toma de referencia para luchar por los derechos laborales de las mujeres en cada país.

En la actualidad se ha extendido la “celebración” de este día como el Día de la Mujer, momento que nos ayuda a recordar todas las bondades que encierra el género que trae la vida al mundo. Sin embargo, este día debe servir como punto de reivindicación, no de categorización de las mujeres como admiradoras del color rosa, del maquillaje o de otro tipo de estereotipos y micromachismos que el marketing empresarial aprovecha.

Día de la mujer en un cartel

¿Por qué es necesario empoderar a las mujeres?

El empoderamiento de la mujer es tan necesario como urgente en nuestra sociedad, pues ofrece al género femenino el ajuste de los poderes y las fortalezas que le corresponden sin sometimientos ni sumisiones.

Aún en este siglo se nos encoge el corazón cuando se maltrata a una mujer por el simple hecho de serlo, cuando se encierran sus deseos y sus anhelos porque no se concibe que una mujer no se sacrifique por los demás, cuando esperamos que sea la mujer la que se levante a recoger los platos, cuando nos impacta una mujer directiva, cuando las marcas de coches usan el cuerpo de la mujer para captar compradores, cuando la vente de un perfume depende del potencial de atracción de la mujer del anuncio, etc.

Nos guste o no vivimos en un mundo desigualdad. Nuestra mente y nuestras expectativas son desiguales para según qué género. Esto se refleja en nuestros comportamientos y pensamientos y, cuando nos hacemos conscientes, contra ellos luchamos día tras día.

Frida como un ciervo herido

¿Qué queremos para las mujeres este día y para el resto del año?

Queremos que una mujer tenga las mismas oportunidades que un hombre, ni más ni menos. Queremos que no haya necesidad de hacer homenajes internacionales cada 8 de marzo. También queremos que el equilibrio y la igualdad sean algo natural.

No queremos que nos paguen menos, ni trabajar gratis. No queremos que en las ofertas de empleo nos pregunten nuestra talla o requieran una buena presencia. Tampoco queremos tener que llevar uniforme con falda por decreto.

No deseamos que una mujer sea educada como mártir y que se vea socialmente obligada a sacrificar sus deseos “por el bien de los demás”.  No queremos que para homenajearnos se utilice el color rosa, porque ese color nos pertenece a todos.

No queremos que la publicidad nos cosifique. No queremos que amamantar esté mal visto o que por no hacerlo se nos mire raro. Queremos decidir, que se nos contemple como un ser más de este mundo sin temor a que nos rompamos.

mujer-cuervo2

Porque lo frágil no es sinónimo de femenino y las tareas del hogar o la crianza de los niños no son solo cosa de las mujeres. Porque, como de manera acertada destacó el fantástico Eduardo Galeano:

“Si Eva hubiera escrito el Génesis, ¿cómo sería la primera noche de amor del género humano? Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente, ni ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominará. Que todas esas historias son puras mentiras que Adán contó a la prensa”. 

nubes en forma de mujer
Feliz vida a todas las mujeres

Feliz vida, mujer. Decimos “feliz vida” porque hoy no te felicitaremos por ser amorosa, trabajadora, buena madre o mejor hija. Simplemente hacemos un llamamiento para que te sientas orgullosa de ser quien eres como persona, para que te sumes a las manifestaciones y cuestiones y visualices las desigualdades.

No obstante, recordad que aunque cada 8 de marzo es un día dedicado a todas las mujeres estupendas del mundo y de la historia, no debemos olvidar que debemos gritar con la misma intensidad durante el resto del año.

Dicho esto y una vez más: FELIZ VIDA, MUJERES. Porque aunque durante siglos la sociedad se ha empeñado en creer que la mujer no es nada, una mujer puede serlo TODO sin limitaciones ni distinciones y cada vez hay más conciencia de ello.