Fatorexia y el yo rechazado, ¿por qué se produce?

¿Qué hace que algunas personas se vean más delgadas de lo que en realidad son? ¿Qué peligros conlleva esta distorsión? ¡Hoy queremos hablar de la fatorexia!
Fatorexia y el yo rechazado, ¿por qué se produce?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 22 junio, 2022

Sara Bird explicó ante los medios su singular experiencia con la fatorexia. En una de sus revisiones médicas, el doctor le pidió que se subiera a la báscula. Cuando lo hizo, se quedó sorprendida cuando vio que pasaba de las tres cifras. No podía creerlo. Su sobrepeso -esa evidencia que no podía ver- estaba afectando seriamente a su salud.

Sin embargo, ella seguía sin poder asumir lo que le estaban diciendo. Es más, por un momento pensó que una persona mucho más corpulenta había entrado a la habitación y, en un momento dado, se había subido a la báscula en su lugar. No podía haber otra explicación. Así que se fue a casa, turbada y hasta indignada. Se quitó la ropa y se observó ante un espejo de cuerpo entero.

Era incapaz de reconocerse, había algo en su mente que le impedía identificarse con esa mujer que se reflejaba ante ella. Era una extraña, una versión desconocida de sí misma que le devolvía una imagen física alterada. ¿Qué estaba pasando? ¿Por qué no podía percibir como propio el reflejo de su propio cuerpo?

Hay personas que se autoperciben con un peso saludable, a pesar de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares asociadas al sobrepeso.
hombre con fatorexia
La fatorexia afecta a un 2,7 % de la población y aparece en la mediana edad.

Fatorexia: definición, características y causa

La fatorexia es una manifestación más de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA). Así como hay personas que están extremadamente delgadas y ante el espejo perciben a alguien con sobrepeso, esta condición cursa con el fenómeno opuesto. Y evidentemente, los riesgos para la salud también son altos.

Por otro lado, cuesta creer que haya quien no sea consciente de sus kilos de más. En una sociedad que asocia la belleza a la delgadez, cuesta descubrir que haya hombres y mujeres que compran su ropa sin saber que su talla no encaja con el “supuesto” y siempre peligroso canon del “cuerpo normativo”. Sin embargo, sucede, y la incidencia es más común a partir de los 45 años.

La fatorexia es un tipo de dismorfofobia, y nada es tan complicado como la percepción distorsionada del propio cuerpo. Ser incapaz de ver la propia obesidad, mientras la persona se percibe como delgada, es un fenómeno psicológico muy delicado en el que vale la pena profundizar.

La fatorexia es más evidente a partir de los 45 años de edad. En ese momento, ya aparecen problemas serios de salud, como enfermedades cardiovasculares, hipertensión, etc.

¿Qué tipo de condición psicológica es?

La fatorexia no aparece, de momento, en el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5). A pesar de ello, podemos definirla como una percepción distorsionada del propio cuerpo, en la que las personas se ven delgadas y saludables. Cuando no es así.

Hay una alimentación poco saludable que cursa con enfermedades asociadas al sobrepeso. Esta condición entraría dentro de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) y, en muchos casos, puede ser tan grave como la propia anorexia. Los riesgos para la salud son los siguientes:

  • Aparición de diabetes.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Apnea del sueño.
  • Hipertensión.
  • Dislipidemia (aumento de los niveles de colesterol, triglicéridos, etc.).

Sara Bird, la mujer británica de la que hemos hablado al inicio, escribió un libro muy interesante titulado Fatorexia, ¿qué ves cuando te miras al espejo?. En él explica que durante 20 años fue incapaz de ver sus michelines y la grasa acumulada en su cuerpo.

¿Cómo se manifiesta?

La fatorexia es una condición reciente que aún no ha sido definida clínicamente con exactitud. Sin embargo, médicos y pacientes describen esta enfermedad del siguiente modo:

  • Las personas con fatorexia evitan mirar su cuerpo en el espejo. Solo atienden y observan su rostro en espejos pequeños.
  • Desconocen cuánto pesan.
  • Usan siempre ropa ancha. Según afirman ellos mismos, es para sentirse más cómodos.
  • Niegan que sufran sobrepeso. Si alguien hace un comentario sobre sus kilos, lo niegan por completo o no le dan ninguna importancia.
  • Suelen justificar que “están fuertes”, nunca que tienen unos kilos de más.
  • Lo más peligroso es que se alimentan de manera compulsiva. Comen de forma poco saludable, recurriendo a alimentos calóricos, ricos en grasas y azúcares. Es un modo de aliviar su ansiedad, su estrés, sus preocupaciones…

¿Cuál es la causa de la fatorexia?

El instituto auxológico italiano IRCCS realizó una investigación en el 2021 sobre la fatorexia. En este caso, hablaron de la teoría del bloqueo alocéntrico. Es decir, los pacientes aplican un férreo mecanismo de defensa porque no pueden tolerar esa imagen del yo físico. 

En buena parte de los casos, estamos ante personas que hace 5, 10 o 20 años tenían un peso correcto. Sin embargo, a menudo, debido al trabajo, el estrés o la ansiedad, variaron sus hábitos de alimentación. Esto se tradujo en un cambio drástico en su imagen corporal, una alteración que no quisieron aceptar y que procedieron a negar y subestimar.

mujer que sufre fatorexia
Las personas con fatorexia necesitan apoyo emocional.

¿Cuál es el tratamiento?

Detrás de la fatorexia, por término medio, hay alguien que empezó a sentirse mal hace mucho tiempo. El trabajo o la falta de él, la familia, una ruptura de pareja o incluso la insatisfacción vital, hizo que sus hábitos de alimentación empeoraran. Por ello, algo que recomiendan los expertos es no insistirle a esa amiga, a ese familiar con que ha subido de peso.

Lo mejor es preguntarles cómo se encuentran y si podemos ayudarles de algún modo. En trastornos como la fatorexia, el objetivo terapéutico no será lograr que la persona baje de peso. El propósito es abordar la razón por la que sus hábitos alimenticios cambiaron en un momento dado.

Por ello, es imprescindible que la persona con fatorexia acuda a terapia psicológica. Solo cuando se aborden los desencadenantes emocionales que derivaron en la alimentación inadecuada, se dará el siguiente paso: acudir a un nutricionista para iniciar una vida más sana.

Nunca dejemos de lado a ese amigo o familiar que, de pronto, empieza a relacionarse de manera inadecuada con la comida…

Te podría interesar...
Estilos parentales y trastornos de la alimentación: ¿cómo se relacionan?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Estilos parentales y trastornos de la alimentación: ¿cómo se relacionan?

Estilos parentales y trastornos de la alimentación están relacionados. El tipo de crianza puede proteger o predisponer a desarrollar un TCA.



  • Granese, Valentina & Pietrabissa, Giada & Manzoni, Gian Mauro. (2018). Do subjects with obesity understimate their body size? A Narrative review of estimation methods and explaining theories. Psychology, Society, & Education. 10. 265-273. 10.25115/psye.v10i1.2150.
  • Robinson, Eric & Hogenkamp, Pleunie. (2015). Visual perceptions of male obesity: A cross-cultural study examining male and female lay perceptions of obesity in Caucasian males. BMC public health. 15. 492. 10.1186/s12889-015-1821-3.