Filosofía ambiental: la reflexión del siglo XXI

¿Qué responsabilidad tenemos para con el medioambiente? ¿Cuáles son los límites frente a la explotación de los recursos naturales? Acompáñanos a descubrir cómo la filosofía ambiental aborda estos temas.
Filosofía ambiental: la reflexión del siglo XXI
Matias Rizzuto

Escrito y verificado por el filósofo Matias Rizzuto.

Última actualización: 03 julio, 2023

En un mundo cada vez más consciente de la enorme importancia del medioambiente, la filosofía ambiental emerge como una reflexión crucial del siglo XXI. Esta disciplina desempeña un papel fundamental en la comprensión de las complejidades y consecuencias éticas, políticas y sociales de nuestras interacciones con el entorno natural y los ecosistemas.

En este sentido, esta rama filosófica se consolida como un campo de estudio elemental, al proporcionar un marco conceptual para abordar y cuestionar las ideas tradicionales sobre la relación entre los seres humanos y la naturaleza.

Además, es una corriente que explora la interconexión entre la sostenibilidad, la justicia ambiental, la responsabilidad moral y las posibilidades de una coexistencia armoniosa entre la humanidad y el mundo natural. A continuación, indaguemos más en ella.

¿Qué es la filosofía ambiental?

La filosofía ambiental, una rama esencial de la filosofía contemporánea, se dedica al estudio y análisis de las cuestiones éticas y morales que surgen del vínculo entre el hombre y el medioambiente. Su enfoque radica en comprender cómo nuestras acciones, decisiones y valores impactan en los sistemas naturales y en la vida de las diferentes especies con las que compartimos el planeta.

Esta disciplina invita a reflexionar sobre las prácticas y políticas ecológicas, haciendo hincapié en la compleja interacción con lo natural. Las preguntas de la filosofía ambiental cuestionan el antropocentrismo, es decir, la idea de que el ser humano es la especie más importante.

¿Debemos priorizar el bienestar humano por sobre el de otras formas de vida? ¿Cómo establecer el grado de responsabilidad que tenemos por los entornos naturales y los animales no-humanos?

De acuerdo con la Enciclopedia Filosófica de Standford, no existe unanimidad en el modo de responder estas preguntas. La filosofía ambiental integra diversas teorías éticas que tienden a evaluar estas problemáticas desde distintas perspectivas.

Algunos pensadores tienden a asumir una postura deontológica, con base en los derechos inalienables de los entes naturales. Por otra parte, otros sostienen ideas utilitaristas, centrándose más en evitar el sufrimiento particular de los seres vivos.



El origen de la filosofía ambiental

A lo largo de la historia, muchos pensadores se preguntaron acerca del orden natural y exploraron preguntas fundamentales sobre el origen y el funcionamiento de las leyes que rigen el universo. La relación entre la naturaleza y el ser humano siempre ha sido un tema recurrente.

No obstante, fue a partir de la década de 1970 cuando la filosofía ambiental comenzó a consolidarse como un campo de estudio específico.

El evidente deterioro del medioambiente por parte de la actividad humana fue una causa suficiente para que la filosofía tome partido en la discusión. La creciente concienciación de una crisis ecológica y la posibilidad de que muchos de los cambios sean irreversibles, motivó a los pensadores contemporáneos a abordar de modo sistemático las cuestiones éticas y políticas relacionadas con el entorno.

De este modo, la filosofía ambiental se convirtió en un campo multidisciplinario que integra distintas perspectivas científicas y culturales.

¿Por qué la filosofía ambiental es importante en el siglo XXI?

Debido a lo mencionado, la filosofía ambiental cobra una importancia sin precedentes. Pero ¿en qué sentido ayuda? A través de esta disciplina elaboramos herramientas conceptuales para replantear la relación con el entorno.

Uno de los postulados más relevantes es el de nuestra responsabilidad con las generaciones futuras. Dejar un «mundo roto» para las personas del futuro contradice muchos de los principios éticos alcanzados por la humanidad.

La crisis climática y el impacto en los ecosistemas no solo nos afecta a nosotros, sino a una gran cantidad de seres vivos. Filósofos como Peter Singer resaltan la necesidad de tener en cuenta no solo el sufrimiento humano, sino también el de otras especies.

Como señala un artículo de la revista Diánoia, Singer denomina al trato injusto de los animales no-humanos como ‘especismo’, el cual coloca al mismo nivel del sexismo y el racismo. Esto cuestiona milenios de paradigmas morales que tienen al ser humano como centro del mundo.



Filosofía ambiental en el siglo XXI y la sinergia

Como vimos, no es fácil encerrar a la filosofía ambiental en una sola escuela, por lo tanto, sus postulados tienden a ser heterogéneos. Como sostiene un artículo de la revista Humanities, dado que el problema ambiental es global, las soluciones deben ser dinamizadas por organismos internacionales.

La reflexión filosófica debería permear la discusión científica y cuestionar los supuestos que nos llevan a actuar sin considerar al medioambiente. Y es que el problema medioambiental precisa de un trabajo sinérgico entre filósofos y científicos, donde deben primar la cooperación e interdisciplinariedad.

Ningún área científica puede pretender solucionar cuestiones como el cambio climático o la pérdida de la biodiversidad. Por eso, para que la reflexión de la filosofía ambiental sea fructífera en el siglo XXI necesita del constante diálogo con el resto de las disciplinas.

Te podría interesar...
Avatar 2: una bella epopeya sobre el ambientalismo
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Avatar 2: una bella epopeya sobre el ambientalismo

Avatar 2 es otra extraordinaria creación de James Cameron que nos deja una importante metáfora sobre la necesidad de proteger nuestro planeta


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza. Para mayor información consulta nuestra política editorial.