Las 20 mejores frases de amor de Mario Benedetti

Las frases de amor de Mario Benedetti son un regalo para el corazón. Descubre una selección de sus letras más emotivas y cautivadoras en este artículo.
Las 20 mejores frases de amor de Mario Benedetti
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 02 junio, 2023

El amor es un tema ampliamente abordado en la poesía. Incluso, se podría decir que es un baluarte de la escritura literaria. Entre los tantos poetas de la historia que hablaron de este sentimiento encontramos al uruguayo Mario Benedetti.

Muchos de sus poemas nos han dejado frases inolvidables sobre el amor que aún resuenan en nuestros corazones cada vez que las leemos. Son como revelaciones que abren nuestra mirada a una nueva forma de contemplar y entender el este sentimiento.

Con el propósito de presentarte algunas pinceladas de la poesía romántica de Benedetti hemos diseñado este artículo, en el cual encontrarás 20 frases de amor destacadas de este increíble escritor. ¡Profundicemos!

El amor y Mario Benedetti

Las frases de amor de Mario Benedetti siguen siendo un regalo para el corazón, un tributo de esa lírica magnífica que este escritor y poeta nos dejó junto a su amplísima obra, siempre tan llena de valores y compromiso social. Asimismo, hay quienes afirman que nadie ha alentado tanto a los enamorados como él, y que sus versos son odas a ese universo tan complejo que es el amor.

Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que este es sin duda el tema más universal en el mundo de la literatura y sobre todo en la poesía. Decía Virgilio que el amor es la conquista de todas las cosas, así que lejos de resistirnos, en nuestra mano está la posibilidad de concederle el valor que merece, dándole paso, abriéndole caminos.

Ahora bien, si hubo algo que el propio Mario Benedetti logró con su obra, es recordarnos sus dificultades, los sin sabores de ese viaje tan lleno de obstáculos, de esos amores que duelen y hasta aniquilan.

No podemos olvidar que esa obra siempre audaz de Benedetti se nutría a partes iguales de la angustia y de la esperanza. Desde sus inicios, demostró sensibilidad hacia los problemas sociales de su país, sin embargo, nunca descuidó su innato romanticismo, esa vertiente satinada donde el amor daba la vida, pero también podía ser desolador y hasta nostálgico.

De ahí, que sumergirnos en las frases de amor de Mario Benedetti y en la música de sus versos libres es un modo de navegar en un amor realista, uno muy similar al que cualquiera de nosotros hayamos vivido o estemos viviendo actualmente.

Benedetti, como William Wordsworth en su momento, dieron un paso muy valioso en esta temática; ambos nos trajeron un tipo de romanticismo intenso, vívido y habitado a menudo por los más complejos sinsabores.

Frases de amor de Mario Benedetti

En los libros Biografía para encontrarme, Buzón de Tiempo o El amor, las mujeres y la vida podemos encontrar muchos poemas y frases de amor de Mario Benedetti con los que seguir emocionándonos, aprendiendo y deleitándonos de esos bocados agridulces que casi siempre vivimos en las relaciones afectivas.

Veamos, a continuación, algunos de los magníficos legados de este escritor uruguayo.

1. Más allá de la piel

«Que alguien te haga sentir cosas sin ponerte un dedo encima, eso es de admirar»

Las sensaciones más profundas, las que se quedan para siempre en los rincones privados de nuestro ser, no son esas que se desencadenan por el simple contacto de la piel. Quien nos haga sentir las más sublimes emociones con su mera presencia, hábiles palabras y miradas, es un mago. Alguien con relevancia suficiente como para merecer nuestro corazón.

2. El amor y su lugar privilegiado en nuestra memoria

«Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo»

Hay pedacitos de nuestra vida que quedan fundidos para siempre en la memoria. Están hechos de una aleación fantástica, de ese material donde quedan inscritos los recuerdos más significativos, como los erigidos desde el amor, los construidos a veces por un querer que pudo ser algo pero que, por las razones que sean, no llegó a prosperar.

Porque lo queramos o no, hay relaciones que nos regalaron instantes de breve pero intensa felicidad, momentos fugaces que se han quedado de por vida en lo más hondo de nuestro ser, como esencias de un perfume que destapar de vez en cuando.

3. Cada momento es valioso e irrepetible

«El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual»

Cada paso, cada día y cada acontecimiento que vivimos en nuestras relaciones afectivas es un regalo que saber apreciar por sí mismo. Algo así exige intencionalidad, cuidado y atención.

Toda cosa compartida forma parte de ese ritual donde hallar un sentido exclusivo a nuestro compromiso como pareja. Por eso, quien piense que toda relación es igual a la anterior o que basta un «te quiero» para darlo todo por sentado, se equivoca.

4. El amor es un proyecto, una ilusión que alimentar a diario

«Si el corazón se aburre de querer, ¿para qué sirve?»

Esta es otra de las frases de amor de Mario Benedetti más conocidas. El corazón que empieza a bombear al ritmo de la monotonía, que ya no halla incentivos y que se instala en esa rutina de sabores neutros, de compromisos forzados y besos sin pasiones, no sirve de nada, no es útil, no valida, no da felicidad.

5. El amor incondicional

«Sé que voy a quererte sin preguntas, sé que vas a quererme sin respuestas»

El amor es una entrega total hacia el otro, donde nos aceptamos mutuamente tal y como somos. En ese espacio, los recuerdos del pasado se desvanecen para crear un presente nuevo, sin preguntas ni respuestas. Solo una hoja en blanco donde crear una nueva historia, la nuestra.

6. El amor es de valientes

«Cada vez que te enamores no expliques a nadie nada, deja que el amor te invada sin entrar en pormenores»

El amor exige a menudo ese toque de arriesgada valentía donde dejarnos llevar, donde dejar a un lado las reticencias, los miedos, las dudas. Esta es otra de las frases de amor de Mario Benedetti que nos anima a ser dueños de nuestras decisiones: ¿por qué deberíamos explicarle a alguien lo que nos está pasando?, ¿a quién le importa quién sea el dueño de nuestro corazón?

7. La felicidad de ahora es el recuerdo de mañana

«Nadie nos advirtió, que extrañar es el costo que tienen los buenos momentos»

Extrañar no es malo, echar de menos no es una tontería. Añorar la felicidad pasada es parte de la vida, es más, significa que hemos aprovechado bien la vida, que fuimos capaces de amar y ser amados para construir esos momentos que ahora, son un legado que conforma también parte de lo que somos.

Renunciar a ello no tiene sentido, así que aunque duela, aunque echar en falta a quien ya no está nos siga enfermando de nostalgia, no tengamos miedo de aceptar el pasado y entender que todo ha valido la pena si nos hizo felices.

8. El apoyo como muestra de amor

«Más que besarla, más que acostarnos juntos; más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano, y eso era amor»

Amar va más allá del contacto físico y las muestras de cariño. Cuando amamos a alguien estamos allí para tenderle una mano cada vez que lo necesite. Esto significa apoyarla en el cumplimiento de sus metas personales, estar presente en las adversidades, ayudar a superarlas, escuchar sus problemas, etc.

Todo acto que implique un soporte y acompañamiento emocional, es una muestra genuina de amor. Dicho esto, cualquier persona que nos haga sentir solos, especialmente cuando más necesitamos de su compañía, difícilmente nos ama.



9. El amor propio

«Y para estar total, completa, absolutamente enamorado, hay que tener plena conciencia de que uno también es querido, que uno también inspira amor»

Sentirse digno de amor es una expresión de autovaloración. En otras palabras, estar con alguien que haga sentirnos queridos es un indicio de amor propio. Y, para poder amar a los demás, es preciso amarse a uno mismo primero.

Cuando nos enamoramos de alguien que no nos corresponde con el mismo sentimiento, no estamos amando plenamente. En este caso, el afecto experimentado se asemeja más a una necesidad, capricho u obsesión. Los cuales distan muchos del verdadero amor.

10. El amor y el dolor

«Tengo que amarte, amor, tengo que amarte aunque esta herida duela como dos aunque te busque y no te encuentre y aunque la noche pase y yo te tenga y no»

A veces el amor duele porque el ser querido se encuentra lejos de nosotros. Ante esta situación, Benedetti nos recuerda que a pesar de la herida y el dolor, el amor sobresale ante el sufrimiento. Claro, no hay que dejar de lado que hay límites también, no se trata de entregarse de manera masoquista a la aflicción y atrofiar de esa manera nuestro bienestar emocional.

11.  El amor y los pequeños momentos

«Te quiero como para escuchar tu risa toda la noche y dormir en tu pecho, sin sombras ni fantasmas. Te quiero como para no soltarte jamás»

El amor nos lleva a desear y apreciar esos momentos únicos y pequeños que tenemos con la otra persona: un simple abrazo, una caricia, una sonrisa, dormir juntos… Son acontecimientos minúsculos para cualquiera, pero que el amor amplifica, convirtiéndolos en experiencias inolvidables.

12.  Las caricias se vuelven imprescindibles

«Sus labios eran una caricia necesaria, cómo podía haber vivido hasta ahora sin ellos»

Cuando caemos flechados por el amor romántico, hasta el gesto más pequeño de la otra persona nos parece imprescindible. A través de esta frase, Mario Benedetti nos muestra cómo la otra persona se convierte en una parte esencial de nuestra existencia.

13. Amores efímeros

«Lo nuestro fue tan fugaz, que una estrella nos vio y pidió un deseo»

Hay amores de corta duración que también tienen su impacto positivo en nuestras vidas. El tiempo no define necesariamente la calidad de un buen sentimiento. Hay relaciones que por razones de la vida terminaron pronto, pero que aún siguen siendo inolvidable, incluso, más que aquellas que duraron más.

14. Una mirada especial

«No sé tu nombre, solo sé la mirada con que me lo dices»

En ocasiones, una mirada tiene el poder de suscitar un sentimiento amoroso. Benedetti nos resalta, incluso, que pueden tener la magia que nombrarnos, de mostrar un poco lo que somos para quien nos mira. Es como si los ojos fueran un espejo sobre el que nos reflejamos.

15. El amor es atemporal

«Lo que más me gusta de vos es algo que no habrá tiempo capaz de quitártelo»

Parece que el amor está fuera del tiempo, es como si el paso de las horas no tuviera mayor efecto en su existencia. Por eso, cuando amamos la esencia indescriptible de la otra persona, no hay tiempo que pueda arrebatarnos la gracia de contemplar lo que el otro es.

16. El dulce de la vida

«Si usted me diera un poco de azúcar, endulzaría mi café. Si usted me diera un poco de usted, endulzaría mi vida»

Cuando amamos a otra persona, el amor se convierte en el condimento de nuestra existencia. Es esa sustancia que le da sabor a cada momento que vivimos junto al otro. No podemos estar sin esa dulzura que dicho sentimiento le brinda a nuestra vida.

17. El amor persiste a pesar de la distancia

«Te espero cuando miremos al cielo de noche: tú allá, yo aquí»

Aunque estemos lejos de la persona que amamos, el cielo siempre brilla para ambos, como un lugar común en el que podemos conectar de manera simbólica. Por eso, no hay distancia, ni cielo ni noche, que pueda separar el amor cuando este es sincero, respetuoso, comprometido y auténtico.

18. Amar un poquito más

«Que el mundo y yo te queremos de veras, pero yo siempre un poquito más que el mundo»

El amor nos lleva querer al otro siempre un poco más que el mundo, o por lo menos, eso creemos. Sin importar la realidad, la verdad es que, en sus primeras etapas, este sentimiento nos llena tanto que sentimos que se desborda por los poros de nuestra piel. Por eso, nos atrevemos a decir que amamos a la otra persona un poquito más que el mundo.

19.  El poder del contacto

«De todas aquellas manos, la suya era la única que me transmitía la vida»

En medio de la maravilla del amor, existe un vínculo tan poderoso y único que trasciende cualquier explicación verbal. Esta frase de Benedetti resalta el profundo impacto del contacto humano, revelando la existencia de una conexión especial entre dos personas. Nos recuerda que el afecto y la cercanía tienen el poder de enriquecer nuestras vidas, recordándonos cómo el simple roce de aquel ser amado puede convertirse en una fuente inagotable de alegría y vitalidad.

20. El amor es compartir

«Lamento contradecirte, pero no te busqué porque faltara algo en mis días, al contrario, tenía tanto que pensé compartirlo contigo»

Esta es una de las frases de amor de Mario Benedetti que no podemos olvidar. En ella se nos recuerda que el amor no surge de la falta, sino de la plenitud que busca irradiar la vida de otros. No es una necesidad que nace de la carencia, sino el gesto y la caricia que busca el corazón del otro porque sí, porque quiere compartir.



Para concluir, si bien hay numerosas frases de amor de Mario Benedetti, las aquí presentadas son solo una pequeña muestra de su extensa obra. Sin embargo, nos invitan a regresar una y otra vez a su legado, deleitándonos con sus letras y sumergiéndonos en las historias y poemas de este escritor inolvidable.

Te podría interesar...
Las 55 mejores frases de Louise Hay
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Las 55 mejores frases de Louise Hay

Las frases de Louise Hay son un valioso legado. Palabras a las que recurrir si necesitamos reflexionar y crecer personalmente.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Benedetti, M. (2012). Biografía para encontrarme. Penguin Random House.
  • Benedetti, M. (2010). Buzón de tiempo. Penguin Random House.
  • Benedetti, M. (2009). El amor, las mujeres y la vida. Alfaguarra.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza. Para mayor información consulta nuestra política editorial.