Gestión emocional en los deportistas: un factor de éxito

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Fátima Servián Franco
31 enero, 2019
El desarrollo de los factores emocionales en el contexto deportivo cobra una especial relevancia en la actualidad, equiparandolo al entrenamiento de factores físicos, técnicos y tácticos, debido a que los factores emocionales se encuentran íntimamente relacionados con el rendimiento deportivo.

Se acepta en la actualidad que las emociones influyen en diferentes ámbitos de la vida. Concretamente, las emociones juegan un papel importante en la vida de los deportistas y, directa o indirectamente, tienen influencia en aquello que quieren llevar a cabo (Hanin, 2000). Es decir, la gestión emocional en los deportistas es importante.

El desarrollo de los factores emocionales en el contexto deportivo cobra una especial relevancia en la actualidad, equiparándolo al entrenamiento de factores físicos, técnicos y tácticos, debido a que los factores emocionales se encuentran íntimamente relacionados con el rendimiento deportivo.

La inteligencia emocional se relaciona de forma directa y positiva con la edad, siendo los deportistas de modalidad colectiva con contacto los que mejor gestionan sus emociones (Sánchez, Ortega y Chacón, 2018). Por otro lado, destacar que la inteligencia emocional no es lo opuesto al concepto tradicional de inteligencia, representado en muchos casos con el cociente intelectual, sino su complemento.

La gestión emocional en los deportistas ha cobrado gran relevancia en la actualidad.

Aunque se ha confirmado que las emociones constituyen un factor determinante en el rendimiento deportivo, este no es uno de los pilares de muchas intervenciones psicológicas que se realizan con deportistas. Esta ausencia se pude producir por diferentes causas: desconocimiento de la aplicación de programas de intervención sobre la inteligencia emocional, concepciones erróneas sobre la consideración de este factor -como pensar que es una capacidad innata no entrenable- o la escasez de tiempo de entrenamiento, entre otros (Weinberg y Gould, 2010).

«La ira, el resentimiento y los celos no cambian el corazón de los otros, solo cambia el tuyo».

-Shannon L. Alder-

Manos de un deportista en la línea de salida

Neymar, el jugador que aún no ha aprendido de la frustración

Desde la federación brasileña se insinuó como un posible contratiempo la falta de un psicólogo en el pasado mundial. Brasil es una de las selecciones pioneras en llevar psicólogos a mundiales de fútbol; sorprendentemente, en el último fue de las pocas selecciones que no ha recurrió a la figura de un profesional de la salud mental. Por contrapartida, muchos han apuntado que su estrella, Neymar, se hubiera beneficiado mucho de la presencia de un profesional competente.

Él mismo ha reconocido, en un comunicado público, que aún no ha aprendido a decepcionarse y que, cuando se comporta como un deportista inmaduro, no es porque sea un chico mimado, sino porque todavía no ha aprendido a frustrarse.

Los puntos que el propio Neymar señala se pueden pulir con el trabajo de un profesional. Sin embargo, los responsables de configurar el equipo de trabajo de la selección no repararon en lo importante que podía ser esta figura que estableciera pautas y realizara intervenciones para canalizar las emociones, tanto en el plano grupal como en el plano individual.

Conocido el resultado, la exposición puede parecer oportunista; sin embargo, tanto desde fuera como desde dentro de la selección, se echó de menos que los futbolistas dispusieran de recursos para que la presión no se convirtiera en una losa.

«Es muy importante entender que la inteligencia emocional no es lo opuesto a la inteligencia, no es el triunfo del corazón sobre la cabeza, es la intersección de ambas».

-David Caruso-

Iniesta, cuando la ayuda psicológica llega a tiempo

El propio Andrés Iniesta reconoció que durante 2009- 2010 sufrió depresión, justo después de ganarlo todo como jugador. Se empezó a encontrar mal, a arrastrar una pesada sombra de la que no se conseguía librar. Y ahí empezó un proceso interior. Se encontraba mal y no sabía por qué. Le hicieron pruebas donde no encontraron alteraciones; sin embargo, la realidad era que él no se encontraba bien, y entró en un bucle. El mismo llegó a reconocer que necesitó ayuda profesional; si no, no hubiera salido de esa situación.

En sus palabras, respecto a la figura del psicólogo: «Para eso están, ¿no? Para ayudar cuando los necesitas. Supongo que es porque no lo quieres ver. Yo llegué a un momento que necesitaba ayuda y la tuve; hubo días en que veía que no salía, que me hundía en mi propia persona. Y tuve gente que me ayudó, gente muy valiosa».

La gestión emocional en los deportistas es un aspecto clave para alcanzar el éxito y sentirse bien consigo mismos.

Iniesta

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguraba en 2018 que más de 300 millones de personas en el mundo sufren depresión y más de 260 millones tienen trastornos de ansiedad. Según un estudio publicado por la Sociedad Internacional de trastornos afectivos, más del 10% de la población adulta en España los ha sufrido.

En la última década, la ciencia ha descubierto el rol que las emociones juegan en nuestras vidas. Los investigadores han encontrado que lo buenos o lo malos que seamos gestionando emociones va a influir de manera significativa en el futuro que construyamos, más incluso que el propio cociente intelectual.

Y esta regla también funciona en un deporte cada vez más profesionalizado y es que las pequeñas diferencias que encontramos, como la gestión emocional en los deportistas, las marcan los factores que incorporamos a la ecuación, más allá del entrenamiento físico.

«Estaba deseando que llegara la noche para poder tomarme una pastilla y descansar ¿A las personas qué nos mueve? La ilusión, los sentimientos, las ganas… Pero en una situación así no tienes nada».

-Andrés Iniesta-

  • Gould, D., & Weinberg, R. (2010). Fundamento de psicología del deporte y del ejercicio físico. España, Editorial Médica Panamericana,.
  • Hanin, YL (2000). Emociones en el deporte. Cinética humana.
  • Meyer, BB, y Fletcher, TB (2007). Inteligencia emocional: una descripción teórica e implicaciones para la investigación y la práctica profesional en psicología del deporte. Revista de psicología deportiva aplicada , 19 (1), 1-15.
  • Sánchez, M. C., Ortega, F. Z., & Cuberos, R. C. (2018). Inteligencia emocional en deportistas en función del sexo, la edad y la modalidad deportiva practicada. Sportis: Revista Técnico-Científica del Deporte Escolar, Educación Física y Psicomotricidad4(2), 288-305.