Lo que hagas que sea a lo grande

06 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago Sobral
 

Los cambios en la vida aparecen continuamente. Estos pueden ser tanto voluntario como simplemente inesperado. Pero, de una forma u otra hay que enfrentarse a la nueva situación, intentando no perder el ánimo, teniendo una buena actitud y haciendo las cosas a lo grande. 

El ser humano, desde su nacimiento, se encuentra sometido a un proceso de revisión y evolución constante (cambiar el seno materno por un biberón, desprenderse de los brazos de los adultos para comenzar a caminar de manera independiente, empezar la escuela, etc.). Estos cambios, por aterradores que parezcan, son naturales, y posiblemente impactarán de forma positiva en el desarrollo de la persona y de los eventos futuros.

“El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro”

-John Fitzgerald Kennedy-

Hombre con una idea grande
 

Lo que hagas que sea a lo grande y sin miedo a los errores

El camino de la vida está lleno de obstáculos y de cambios. Es cierto que, intentar hacer algo nuevo o cambiar el rumbo vital, puede dar mucho respeto. Pues la incertidumbre y el miedo al fracaso en estas situaciones suelen rondar por la mente. Pero, no hay que alarmarse, esto es normal. 

Hay que tener en cuenta que los errores forman parte del proceso de aprendizaje. De hecho, cuando se empieza a realizar algo nuevo, es muy probable cometer fallos. En estos casos, la desmotivación no es una opción, hay que volver a levantarte y hacerlo de nuevo, cada vez mejor.

Lo más importante es asumir riesgos y no conformarse al realizar algo nuevo, siendo la mejor versión de uno mismo y haciendo que cada segundo de ese nuevo camino valga la pena.

“Nunca te rindas, solo tienes una vida. ¡Ve por ella!”

-Richard E. Grant- 

¿Fracasar o conseguirlo?

¿Sabes cuál es la diferencia entre fracasar y conseguirlo? Se habla de fracaso cuando la persona no intentar corregir sus errores y hacerles frente, cuando se da por vencida. Sin embargo, aquellos que consiguen triunfar, lo hacen porque prueban todas las alternativas posibles hasta dar con la fórmula correcta.

 

Normalmente, los objetivos no se logran a la primera, y no hay que desesperarse por ello. Pero esto puede ser positivo. Ya que cuanto más se intenta con conciencia, más se aprende de los errores, pudiendo pulirlos para volver a hacer las cosas de una mejor manera. En este sentido, no hay que olvidar que, fracasar y volver a intentarlo es el puente hacia el éxito.

Mujer exitosa mirando hacia arriba

Sigue tus pasiones vitales

Solo hay un vida, y hay que aprovecharla. A veces, las personas se conforman con aquello que tienen, pues es lo que conocen. Pero no hay que dejarse llevar por la comodidad. ¡Es el momento de asumir riesgos y seguir las pasiones vitales!

Por ejemplo, en el ámbito laboral, es muy frecuente que las personas no consideren como posible trabajo hacer aquello que les divierte o ven como un hobby, simplemente porque lo hacen sin esforzarse, y ¿sabías que eso es, muy probablemente, la mejor oportunidad para hacer algo grande?

 

No puedes llegar lejos con algo que no te apasiona y que ves como una carga, y esto aplica tanto a nivel laboral como personal, en cualquier aspecto de la vida. Por ello, cuando todo lo que te rodea te arranca más suspiros de cansancio que sonrisas de satisfacción, es hora de quemar los barcos y emprender una nueva lucha.

Sólo necesitas escuchar lo que está dentro de ti para triunfar y conseguirlo, apaga las voces que te digan que es ridículo o que no tienes lo que se requiere, lo que sea que hagas sea a lo grande. 

 

Imágenes cortesía de Roberto Weigand, Dilka Bear, Sasha Salmina