Lo que hagas que sea a lo grande

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 25 noviembre, 2015
Aileen Zaera · 5 octubre, 2014

Muchas veces en la vida llega un momento de cambio brusco, el cual puede ser tanto voluntario como simplemente inesperado, lo que sí es cierto es que de una forma u otra este cambio es más que necesario y no nos queda otra que enfrentarnos a él.

El ser humano –desde su nacimiento- se encuentra sometido a un proceso de revisión y evolución constante, desde cambiar el seno materno por un biberón, o desprenderse de los brazos de los adultos para comenzar a caminar por sí solo. Estos cambios, por aterradores que parezcan, son naturales, y posiblemente impactarán de forma positiva en el desarrollo de la persona y de los eventos futuros.

“El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro”

-John Fitzgerald Kennedy-

Niña con diente de león

Hazlo valer

Cuando intentas hacer algo nuevo en tu vida o a cambiar de rumbo da miedo, es normal, pero ¿puedes imaginar haber desistido de caminar después del primer tropezón? Estarías aun gateando en el suelo y sin poder ver el horizonte desde un nuevo ángulo.

Eso mismo pasa durante toda la vida, es muy probable que falles cada vez que intentes algo nuevo (incluso alguien una vez dijo que si no fallabas en algo era porque no lo estabas haciendo bien), pero debes aprender de esos errores, volver a levantarte y hacerlo de nuevo, cada vez mejor.

Lo más importante es que cada vez que intentes algo nuevo, cuando lo sientas en el estómago y tu instinto te diga que ese es el camino correcto, toma todos las oportunidades y riesgos posibles. Inténtalo, da lo mejor de ti y haz que cada segundo de ese nuevo camino valga la pena.

 

¿Fracasar o conseguirlo?

Hay una gran diferencia entre fracasar y conseguirlo. Quienes quedan en el fracaso fueron aquellos que no lo intentaron de nuevo y se dejaron aminorar por el fracaso de una pequeña batalla; en cambio, los que consiguieron triunfar es porque probaron todas las alternativas posibles hasta dar con la fórmula correcta.

Ten en cuenta que es complicado que todo te salga a la primera. Lo que sí es seguro es que cuanto más lo intentes con conciencia, más aprenderás de tus errores y podrás pulirlos para volver a intentarlo de una mejor manera. No lo olvides, fracasar y volver a intentarlo es el puente hacia el éxito.

Niña con objetos en el pelo

Sigue tus pasiones

En otras ocasiones la vida te pone trabas en el camino que parecen no tener solución, como perder el empleo y no conseguir uno nuevo, pero ¿has probado a cambiar de área y hacer aquello que simplemente te apasiona?

Normalmente las personas no ven como posible trabajo hacer aquello que les divierte o ven como hobby, simplemente porque lo hacen sin esforzarse, y ¿sabías que eso es, muy posiblemente, tu mejor oportunidad para hacer algo grande?

Es simple: no puedes llegar lejos con algo que no te apasiona y que ves como una carga, y esto aplica tanto a nivel laboral como personal, en cualquier aspecto de la vida. Por ello, cuando todo lo que te rodea te arranca más suspiros de cansancio que sonrisas de satisfacción, es hora de quemar los barcos y emprender una nueva lucha.

Al fin de cuentas la vida es una sola, y sólo necesitas escuchar lo que está dentro de ti para triunfar y conseguirlo, apaga las voces que te digan que es ridículo o que no tienes lo que se requiere, lo que sea que hagas ¡Hazlo en grande!

Imágenes cortesía de Roberto Weigand, Dilka Bear, Sasha Salmina