¿Los errores del pasado determinan tu futuro?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 17 agosto, 2015
Okairy Zuñiga · 17 agosto, 2015

“Si estás dispuesto a arriesgarte a actuar de acuerdo con lo que crees que es verdad y a arriesgarte a cometer errores, aprenderás muy rápido al prestar atención a lo que funciona y a lo que no funciona.”

-Shakti Gawain-

Todos tenemos un pasado. Que nos guste o nos haga sufrir depende de las circunstancias particulares.

Puedes haber vivido más experiencias desagradables, más experiencias agradables o igual cantidad de ambas. Sin importar cuán agradable o dañino haya sido nuestro pasado, no puedes permitir que te defina.

Todas tus historias están llenas de errores y aciertos que dejarán una marca indeleble en ti. Todas tus opiniones, sueños y deseos pueden basarse en los errores del pasado… si lo permites

Tú eres el único que puede decir cómo ver al pasado:

como una carga o como un aprendizaje

aprender del pasado

El pasado no te define

Mira a tu alrededor y verás que mucha gente está atrapada en los errores de su pasado. Ellos viven a través de sus fracasos o éxitos. Quizás eres uno de ellos…

¿Sigues pensando en cómo sería tu vida si hubieses sido la bailarina que deseabas ser? Puede ser que aún te sientas víctima de aquel niño que te molestó por años en la infancia.

“Se alcanza el éxito convirtiendo cada paso

en una meta y cada meta en un paso”

Esto también pasa con quienes tuvieron algún gran éxito en el pasado. Tampoco debes quedarte estancado en él. Avanza y ve por más éxitos. Ya lo hiciste una vez y puedes volver a lograrlo.

La realidad es que ahora eres una persona completamente distinta. Eres un adulto con sueños, esperanzas y motivaciones.

No importa dónde quedaron los sueños frustrados o las personas con las que te equivocaste. Voltea a tu alrededor y aprecia a las personas que están en tu vida. Padres, hijos, pareja, amigos…

En ningún lado está escrito que el pasado deba definirte. Esa es tu decisión.

La mejor parte de la vida es que puedes evolucionar y aprovechar lo que aprendiste para convertirte en algo mucho mejor.

Las lecciones del fracaso

“Todo pensamiento-sentimiento, negativo o positivo es una semilla que infaliblemente germinará, dando su fruto de acuerdo a ese pensamiento-sentimiento…positivo o negativo. Pensamiento-sentimiento se genera dentro de nosotros, por lo tanto, está bajo nuestro control, es algo que podemos cambiar a nuestra entera voluntad”.

-Lupita Aguirre-

El fracaso es el que más nos enseña. El éxito se siente muy bien pero te da menos oportunidades de crecer.

Te dejamos las lecciones más importantes que podemos extraer de las experiencias de fracaso:

1. Fallas porque estás vivo. El día que mueras dejarás de equivocarte y de arrepentirte. Por el momento, disfruta de los errores.

Los errores te recuerdan que eres imperfecto y que en el camino hay muchas satisfacciones esperándote.

2. Los errores son una puerta para mejorar. No sé tú, pero a mi me encanta encontrar nuevos retos. Cuando me equivoco, aprovecho la oportunidad para encontrar nuevos conocimientos y crecer.

No importa cuánto duela equivocarse,

duele más la mediocridad de no querer avanzar

Los errores son puertas de opotunidades

3. Te equivocas porque eres humano. Si nos dieran a elegir, seguramente preferiríamos no reconocer nuestros errores. Pero estos son tan comunes como respirar.

La siguiente vez que quieras negar u ocultar un error, recuerda que son una buena forma de conectar con tu humanidad.

Darle un nuevo valor a los errores

Creo que generalmente malinterpretamos el fracaso o los errores. Podemos darles mucha importancia creyendo que definen lo que seremos. También podemos quitarles todo valor al creer que solo son cosa de un momento. Nada de esto es cierto.

La verdad es que de los errores podemos aprender. Te ayudan a crecer. Pueden convertirte en quien realmente eres en lugar de ser una sombra en tu felicidad.

Puedes sentirte mal por los errores que te llevaron a dañar a otros. En ese caso busca una solución al problema. No te tortures si esto no es posible. A veces solo hay que dejar ir la culpa o la vergüenza y no cometer los mismos errores nuevamente.

¿Quién sabe? Quizás al demostrar que avanzas abras la puerta a otra persona para hacer lo mismo.

“Soy el amo de mi destino, el capitán de mi alma

en todo momento y en cualquier situación”

-Nelson Mandela-