¿Cómo darle la vuelta a tus errores?

Marina Fernández · 12 mayo, 2015

 

Como aprendí en mi formación de liderazgo, una líder es alguien que crea, a partir de cualquier situación, sea la que sea, algo mejor para las personas a las que guía.

También aprendí que, para poder ayudar a las personas y guiarlas hacia una vida extraordinaria, tengo que ser en primer lugar líder de mí misma.

Eso incluye ser capaz de extraer un aprendizaje valioso y de crear algo mejor a partir de cualquier situación o experiencia.

Mi coach me habla a menudo de que tenemos dos posibilidades de aprendizaje.

Aprender

Una es agradable, la otra no, porque es por contraste: aprendo, a veces dolorosamente, lo que no es bueno para mí, lo que no me sirve. Y así aprendo qué es lo bueno para mí, qué es lo que a mí me funciona.

Después de cualquier experiencia negativa que hayas vivido, puedes dar los pasos necesarios para en lo posible evitar repetirla.

Pero, además, ya que de todas maneras ha sucedido ya, puedes decidir que ahora vas a crear algo bueno para ti a partir de esa experiencia.

¿CÓMO PUEDES HACER QUE ALGUNA EXPERIENCIA “DESTRUCTIVA” QUE HAYAS VIVIDO O ESTÉS VIVIENDO AHORA MISMO SE  CONVIERTA EN ALGO CONSTRUCTIVO PARA TI?

¿DESDE QUÉ PRISMA TIENES QUE MIRAR ESA CIRCUNSTANCIA PARA PODER CREAR ALGO BUENO PARA TI Y PARA TU VIDA?

¿QUÉ PODRÍAS HACER CON ELLA? ¿CÓMO  PUEDES USAR ESOS LADRILLOS PARA CONSTRUIR ALGO BUENO PARA TI EN TU VIDA?

Cuando nos hemos metido nosotras mismas en una situación negativa nos pueden asaltar dos emociones que son las más dañinas para nuestra autoestima que podemos sentir. La culpa y la vergüenza.

Y te ofrezco el antídoto más eficaz contra ambas: LA ACCIÓN.

Quizá no le has puesto límites a alguien y ha sido irrespetuoso o cruel contigo, y ahora te sientes fatal por no haber sido capaz de pararle los  pies.

Quizá has gastado mucho dinero en un curso o en una formación y luego no has hecho nada provechoso con ello, o ni siquiera lo has acabado, o era malísimo, y ahora te sientes absurda y un desastre por haber tirado tu dinero de esa manera.

En lugar de erosionar tu autoestima machacándote haz algo bueno por ti: pasa a la acción.

¿QUÉ ACCIÓN TE HARÍA SENTIR FIRMEMENTE PLANTADA
EN TU PROPIO PODER INTERNO?

 

¿QUÉ ACCIÓN TE HARÍA SENTIRTE ORGULLOSA DE TI MISMA?

 

Deja que tu cuerpo, tu instinto, responda a estas dos preguntas.

En el primer ejemplo que te mencionaba hace un momento quizá el instinto te diga que conciertes una reunión con esa persona, o que te des el permiso para cortar toda comunicación, o que escribas un e-mail o una carta expresando qué es lo que te ha herido y cómo querrías que fuera vuestra relación. O quizá te indique que primero necesitas soltar la rabia bailando o saliendo a correr.

En el segundo caso, quizá  te diga, como me lo ha dicho a mí últimamente, que escriba sobre estas preguntas:

¿Cómo podría hacer que este curso marcara un antes y un después en mi vida, aunque ya haya pasado?

(Puedes sustituir “curso” por la palabra que corresponda en tu caso: formación, inversión, viaje…)

¿Cómo  podría hacer que ése sea el dinero mejor invertido de mi vida?

LAS GRANDES RESPUESTAS SE OBTIENEN CUANDO TE HACES LAS BUENAS PREGUNTAS, LAS PREGUNTAS PODEROSAS.

Como ves, con este proceso, tienes la capacidad de convertir un aparente desastre en lo mejor que te ha pasado últimamente. Porque tú lo decides así.

Y, por supuesto, ¡la clave de tu éxito con este proceso es que a continuación ELIJAS UNA ACCIÓN coherente con la respuesta que te has dado!

¿Te atreves a compartir en los comentarios cuál va ser TU ACCIÓN PODEROSA, ésa que te va a hacer sentir orgullosa de ti misma? Seguro que impulsas a alguien a la vez que te ayuda a comprometerte de verdad con esa acción.

¡Te espero en los comentarios!