Guapos 0 – feos 1

Daniela Lage · 4 agosto, 2013

Desde una experiencia personal quiero hablar de guapos y feos, de su éxito a la hora de relacionarse. Hace unos días me pasó algo muy curioso, bueno curioso para mí, que igual es una tontería. Estaba whatssapeando con un alumno y no sé cómo surgió el tema de que le costaba ligar.

Bien, hasta aquí de curioso no tiene nada, pero tengo que agregar lo que me sorprendió: mi alumno está muy bueno,  es lo que se comenta entre mis alumnas y yo apoyo la opinión. Claro, es el típico chico guapo de cara, con un “cuerpazo” y del sur del país (lo que escribo a continuación ya es algo que se comenta entre las chicas españolas, yo no lo sabía) hombres que tienen fama de ser los más atractivos.

Entonces cuando me contaba que no ligaba la “cantidad” que le gustaría, me quedé con la boca abierta porque no me lo hubiese imaginado.

Ser guapos no siempre es suficiente

Chico guapo seduciendo a una chica
En realidad, ¡ayyy como somos las personas! Nunca estamos conformes con nada. Incluso pienso que parece que para ligar con ser guapos y tener un cuerpito bendecido por la gracia divina no es suficiente.

Claro, cualquier ser normalito, de belleza estándar pensará: “si a este le cuesta ligar, ¿qué queda para mí?” Pues mi respuesta es: mucho, porque las mujeres que no somos de “Hombres, mujeres y viceversa” buscamos ligar con algo más que con un cuerpo y cara bonita. Ojo no siempre, todo depende del momento y de lo que estemos buscando.

Yo le decía a mi alumno que el acercamiento a una mujer, además de que con cara y cuerpo ya tiene mucho ganado, va por el tema de hacerla reír y no hacer las típicas preguntas estúpidas “¿vienes mucho por aquí?” “¿qué bebes?”… En fin vamos todo de manual.

“La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora.”

-José Ortega y Gasset-

¿Qué buscan las mujeres?

Leí hace poco día que la Universidad de Stanford hizo un estudio a mujeres y hombres donde se hacía un escaner cerebral. De ahí se concluyó que las mujeres estamos más predispuestas al humor.

Chicos hablando

Mi amiga M cuenta una anécdota muy divertida. Se le acerca un chico en un bar y le dice: “¿me invitas a una copa?”, ella responde que no. Entonces el chico le dice: “no te preocupes, yo te invito. Camarerooo cuando pueda dos vasitos de agua”. A mí me pareció muy divertido y al igual que mi amiga, le hubiese dado una oportunidad para conocerlo.

Entonces, la pregunta es: ¿qué nos hace elegir un chico y no otro? Es verdad que un cuerpazo no lo es todo, bueno en realidad nada. Ya he comentado en otra entrada que yo he tenido la oportunidad de estar con cuerpazos y hombres muy hermosos, pero a la larga eso no los hacía más especiales en la cama, ni mucho menos más especiales para tener nada.

Mi amiga E salió con un chico muy atractivo pero si hay algo de lo que carecía era de labia, por lo que mi amiga E tuvo que cortar, incluso sintiendo una atracción física por él irrefrenable. El hecho de que con el tío no se pudiera hablar más que del tiempo la agobiaba tanto que no tuvo más remedio que decirle “bye bye”. No basta con ser guapos.

Recuerdo que hace muchos años salí con un chico que era realmente espectacular, modelo publicitario, todavía me pregunto cómo me dio bola a mi. La cuestión es que poco duró, porque el día que me escribió un e-mail y vi que escribía hay sin h y hacer con s, mi libido disminuyó al punto de preguntarme a mí misma que es eso de la libido.

¿Y cuando los guapos son algo más?

Volviendo con mi alumno, que no tiene nada que ver con estos casos, ya que creo que estamos ante el típico caso de chico guapo pero tímido, no sé que remedio existirá. Pero mujeres, si se encuentran con chicos así, creo que no le vendría nada mal a ellos y a vosotras dar el primer paso.

Y es que a veces detrás de los chicos guapos realmente se esconde un chico especial en muchas otras cosas, que solo necesita un empujoncito para mostrar que no es solo una cara bonita. Vale, sé que esto sonó muy cliché 🙂