Hábitos: 6 claves para mantenerlos

23 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
Si no logras ser constante con los cambios de hábitos que te propones, en este artículo encontrarás algunas claves que te serán de gran ayuda.
 

Cada uno de Enero, cada Septiembre o cada Lunes te propones realizar cambios en tu vida. Comer más sano, hacer más deporte, empezar a meditar o ser más constante con tus estudios. Estás totalmente convencido de que deseas realizar este cambio de hábitos. No obstante, a los pocos días te encuentras repitiendo las viejas rutinas que deseabas eliminar.

¿Qué ha ocurrido?: la intención no es suficiente. La motivación es lo que te hace empezar, el hábito es lo que te mantiene. Por ello el ímpetu con el que comienzas se desvanece ante tus ojos a los pocos días. Instaurar un hábito no es sencillo, pero existen algunas claves que pueden ayudarnos a lograrlo.

1. Encuentra tu estrategia

A la hora de instaurar nuevos hábitos, reflexionar sobre nuestra personalidad puede sernos de gran utilidad. Se pueden adoptar dos estrategias opuestas a la hora de abordar un cambio de rutinas y nadie mejor que tú puede saber cuál le conviene más.

La primera de ellas consiste en afrontar un reto cada vez. Si deseas comer más sano, hacer ejercicio y dejar de fumar, tal vez realizar todos estos cambios al mismo tiempo puede resultarte desbordante. Quizá la exigencia sea tan grande que esto te desmotive y te lleve a abandonar. Si este es tu caso, escoge el objetivo que te parezca más relevante y comienza únicamente por él. Más adelante, cuando haya pasado aproximadamente un mes y el hábito esté instaurado en tu rutina, podrás ir añadir el resto.

 

Por otro lado, hay personas a quienes aunar todos sus objetivos les impulsa a lograr la consecución de los mismos. Sentir que han adoptado una rutina más saludable en todos los ámbitos de su vida aumenta su motivación.

hábitos

2. Una carrera de fondo

A menudo sucede que comenzamos con un entusiasmo excesivo e imposible de mantener, y terminamos quemándonos al poco tiempo. No es realista pasar de un total sedentarismo a correr a diario por más de una hora. Es necesario que tengamos en mente que el cambio de hábitos es una carrera de fondo y no un sprint. Por ello hemos de saber administrar nuestra energía y tener expectativas realistas.

Es preferible comenzar con pequeños esfuerzos y aumentarlos de forma gradual. Puedes empezar por añadir una pieza de fruta al día o por meditar 15 minutos tres veces a la semana. De esta forma te resultará más sencillo cumplir con el objetivo y ser constante.

 

3. Diseña tu ambiente para modificar hábitos

Muchas de nuestras conductas diarias se desencadenan porque en el ambiente están presentes ciertos estímulos. Por tanto, para modificar nuestros patrones de comportamiento, hemos de modificar el entorno. Si queremos alimentarnos de forma más saludable es recomendable que no tengamos en casa alimentos nocivos. Del mismo modo si deseamos ser más responsables y constantes académicamente, deberemos apagar el teléfono móvil durante la sesión de estudio.

Controlar los estímulos ambientales tendrá un impacto positivo en nuestra capacidad de mantener nuestro propósito. Facilitémonos la tarea eliminando cualquier tentación innecesaria.

4. Crea una rutina

Cuando decidimos implementar cambios existen dos aspectos clave que nos pueden ayudar a aumentar nuestro compromiso con el propósito. Por un lado resulta muy positivo establecer un horario fijo, de forma que le demos un lugar en nuestra rutina diaria al nuevo hábito. Por ejemplo podemos decidir meditar cada mañana al levantarnos o estudiar dos horas cada tarde.

 

Además, compartir el objetivo con otras personas favorece la motivación mutua y la constancia. Si sabes que has quedado con alguien más para ir a caminar, el compromiso que adquieres te hará cumplir a pesar de que puedas sentir pereza.

calendario hábitos

5. Prémiate para mantener los hábitos

En lugar de centrarte en un objetivo final que parezca inalcanzable, divide tu propósito en pequeñas metas sencillas de realizar. De este modo, comprobar que vas logrando lo que te propones aumentará tu confianza en ti mismo y tu motivación para continuar. No olvides premiar cada avance y cada esfuerzo, recuérdate que cada paso que das te está acercando a la meta.

6. Disfruta del proceso

Todo cambio que implementemos ha de enfocarse desde un prisma positivo. Cambia tus hábitos porque te amas y deseas proporcionarte mayor salud y felicidad. Nunca emprendas un propósito por motivos ajenos. Adopta una actitud positiva y trata de disfrutar del camino en lugar de enfrentarlo como una obligación.

 
  • Gutiérrez, G. S. (2011). Meditación, mindfulness y sus efectos biopsicosociales. Revisión de literatura. Revista electrónica de psicología Iztacala14(2), 26-32.
  • Uscanga, Y. C., & de la Parra, T. R. G. (2014). La complejidad del cambio de hábitos alimentarios. Revista PsicologíaCientífica. com16(11).