9 hábitos que distinguen a una persona positiva

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 octubre, 2017
Eva Maria Rodríguez · 25 octubre, 2017

Trasformarnos, si no lo somos ya, en una persona positiva puede parecer sencillo e incluso simple, pero a menudo no es fácil. Elegir una manera positiva de pensar se vuelve especialmente importante si estamos de acuerdo con la idea de que somos lo que pensamos. Así, si pensamos en positivo, si adoptamos una actitud optimista, obtendremos muchas más ventajas que si, por el contrario, caemos en la tentación del pesimismo y el derrotismo.

Pero, ¿por qué es tan importante pensar de forma positiva?, ¿qué beneficios tiene ser optimista y pensar en positivo? Es más, ¿qué hay que hacer para cambiar el chip y empezar a ver las cosas de manera más positiva?, ¿de verdad podemos cambiar nuestra manera de pensar y convertirnos en una persona positiva?

“Cualquier cosa positiva es mejor que nada negativo”.

-Elbert Hubbard-

Una mente positiva es una mente poderosa

Lo cierto es que una actitud positiva puede llevarnos a alcanzar cotas que de otra manera no sería posible escalar. En este sentido, adquirir una nueva forma de pensar puede ser lo que marque la diferencia entre la persona que somos y aquella que aspiramos a ser.

En muchas ocasiones tendemos a culpar a otros por nuestros propios fracasos y adversidades. Creemos que contribuyeron a nuestras caídas, pero no siempre es así. La próxima vez que un proyecto no avance o tengas algún problema, haz una evaluación personal y un examen minucioso de la situación. Piensa que en muchos casos la mente controla lo que hacemos y cómo reaccionamos ante las personas y las circunstancias.

Una persona positiva puede hacer muchas que le proporcionen bienestar. Entonces, ¿qué obtenemos cuando elegimos pensar de manera positiva en lugar de caer en la tentación del pesimismo? Cada pensamiento individual y cada decisión que tomamos tienen un impacto nuestras vidas.

“El mayor descubrimiento de todos los tiempos es que una persona puede cambiar su futuro simplemente cambiando su actitud”.

-Oprah Winfrey-

Mujer con la mente iluminada simbolizando psicología humanista

Cambiar de hábitos para ser una persona positiva

El optimismo es un rasgo aprendido. Pero eso no significa que no podamos re-programar nuestra forma de pensar: de ver y de mirar. Afortunadamente, tal y como demuestran las investigaciones, podemos enseñarnos a nosotros mismos a ver el mundo de una manera más positiva y segura.

Para lograrlo, una de las claves está en cambiar de hábitos. Los hábitos pueden ayudarnos a alcanzar el éxito o pueden ser un obstáculo y arrastrarnos hacia el fracaso. Los hábitos, ya sean buenos o malos, son inevitables y forman parte de nuestras vidas. En última instancia, pueden tener el poder de dar forma a nuestro hábitat, conformando una gran parte de lo que somos.

Establecer buenos hábitos no es una tarea fácil, ni siquiera para los que tienen mucho éxito. Cuando se trata de encontrar formas de hacer que los buenos hábitos se vuelvan parte de nuestra rutina, la lucha es real. Por eso, ser proactivo y esforzarnos en construir buenos hábitos es un reto para cualquiera de nosotros.

Centrarse en ser pro-activos, en lugar de re-activos, aumentará las posibilidades de crear buenos hábitos y de convertirnos en una persona positiva. Para empezar, es importante tener en cuenta que es mejor establecer objetivos para los hábitos positivos, en lugar de intentar eliminar las rutinas con malos hábitos.

Hábitos de las personas positivas

A continuación te mostramos algunos de los hábitos que puedes incluir en tu vida para cultivar el pensamiento positivo, fomentar el optimismo y convertirte en una persona positiva.

1. Encuentra el punto de vista optimista en una situación negativa: una de las maneras más simples, pero más efectivas, de crear una perspectiva más positiva es hacer más preguntas útiles siempre que sea posible. El objetivo es intentar sacar algo bueno de la situación: convertir la circunstancia en oportunidad.

2. Cultivar y vivir en un ambiente positivo: elige con cuidado con quién eliges pasar el tiempo y qué haces en tu día a día. La gente con la que estás, lo que ves, lo que escuchas, lo que lees… Para poder mantener una actitud positiva es esencial tener influencias en tu vida que te respalden y te levanten en lugar de arrastrarte hacia abajo.

3. Ve despacio: cuando vamos demasiado rápido el curso suele torcerse. Pensamos rápido, hablamos rápido, nos movemos rápido… todo entra en una espiral que da lugar a una vida estresante y superficial. Adquirir hábitos de pensamiento positivo exige ir más despacio.

4. Para – Respira – Enfoca: no hagas una montaña de un grano de arena. Es muy fácil perder perspectiva, especialmente si estás estresado y vas demasiado rápido. Cuando sientas que el pensamiento negativo te absorbe, para, respira y re-enfoca tus pensamientos.

5. Aporta positividad a tu entornoLo que das es lo que recibirás. Si añades optimismo y positividad a los que están a tu alrededor recibirás lo mismo. La forma en que tratas a los demás y cómo piensas sobre ellos también tienden a tener un gran efecto en cómo tratas y piensas sobre ti mismo. Empieza por ayudar, escuchar y sonreír.

6. Lleva un estilo de vida saludable: Haz ejercicio regularmente y come y duerme bien. Esto mantendrá tu cuerpo sano y tu mente despejada. Tendrás energía para controlar tus pensamientos y para detectar cualquier atisbo de negatividad.

Mujer atándose una zapatilla para correr una maratón

7. Aprende a responder a las críticas de manera saludable: la crítica es casi inevitable, tanto la que haces como la que te hacen. La clave residen en aprender a manejarla de una manera más saludable, empezando por aclarar qué hay de verdad/ objetivo en la crítica y qué es una percepción personal/opinión.

En cualquier caso, no hay que tomarse las críticas como algo personal y dejarlas ir. Al fin y al cabo, una crítica no es una verdad universal. Y si puedes aprender algo de ellas, si de verdad puedes mejorar, aprovéchala.

 8. Comienza el día de manera positiva: la forma en que comienzas la mañana suele establecer el tono para el resto del día. Así que ten cuidado con la forma en que pasas tus mañanas.

 9. ¡Sonríe! La gente positiva sonríe mucho, sonríe siempre. Cuando sonríes estás aportando optimismo, estás mostrando buen humor, estás demostrando respeto y estás transmitiendo buenas vibraciones. Cuando sonríes estás enviando a tu cerebro el mensaje de que todo está bien. Todo es más fácil sonriendo.

No se puede “no tener pensamientos” por mucho que le atormenten. Lo que sí puede es elegir otros. Como dicen en la película El guerrero pacífico, “la vida es elegir, puedes elegir ser una víctima o cualquier otra cosa que te propongas”.

“Mantente positivo y feliz. Trabaja duro y no pierdas la esperanza. Permanece abierto a la crítica y sigue aprendiendo. Rodéate de personas felices, cálidas y genuinas”.

-Tena Desae-