Hacer ejercicio ayuda a tener una memoria más prodigiosa

José Maria Tabares · 30 agosto, 2013

“Mens sana in corpore sano”. ¿Sabéis que significa este dicho latino? Pues básicamente, viene a decir que mientras tengamos una mente sana y desarrollada en todos los sentidos, esto también repercutirá de manera positiva en nuestro cuerpo. Y también de forma viceversa. Y es que encontrar el equilibro entre cuerpo y mente, hará que a la larga disfrutemos de una vida mucho más saludable.

¿Y cómo podemos conseguir esto? Pues a través de una dieta rica en nutrientes, y sobre todo haciendo ejercicio. A través del mismo, aparte de ganar en resistencia física, también nos aportará otros grandes beneficios como es el de mejorar nuestra memoria tanto corto como a largo plazo. ¿No te lo crees? Pues sigue leyendo a continuación.

Memoria del “día a día”


Este tipo de memoria es llamada comúnmente como “memoria de trabajo", y es la que le da la información a nuestro cerebro sobre lo que estamos haciendo ahora mismo. Cómo acabar una frase, que tenemos que hacer a continuación, qué tecla tenemos que apretar en el teclado… En definitiva, es un tipo de memoria de muy a corto plazo que hace que podamos actuar con rapidez y precisión.

Si realizamos ejercicio de manera diaria, de una forma poco intensa, y durante al menos 30 min, está demostrado que este tipo de memoria funcionará de mejor manera dándonos así mejores prestaciones.

Memoria a largo plazo
 

Este tipo de memoria es mucho más compleja y puede abarcar mucho más campos de la mente. Es para que se entienda, lo que queda retenido en nuestro cerebro, para que se pueda recordar mucho más tarde.

Si se hace ejercicio de manera continuada y no de manera muy intensa, tened por seguro que al menos a largo plazo, este tipo de mente se verá mucho más reforzada. Si queréis ponerlo a prueba. Para ello, intentad memorizar una serie de palabras en inglés que queráis aprender, mientras hacéis footing, o corréis en bici. Ya veréis cuando terminéis, tenéis la mente más despejada adquirir cualquier conocimiento.

Como habéis comprado, los beneficios de hacer ejercicio son infinitos. Y más para en este caso en particular, donde podréis “matar dos pájaros de un tiro”, aprendiendo un idioma.

¿Y a vosotros? ¿Os gustaría poner en práctica esto? Pues cuando llegue septiembre, poneos unos objetivos, y que uno de ello sea el de hacer ejercicio. Cuando lo empecéis seguro que a largo plazo os sentís mejor tanto física como emocionalmente.

Imagen por cortesía de ximepli