Hans Zulliger, un psicoanalista de la infancia

Edith Sánchez · 18 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 18 abril, 2019
Hans Zulliger fue un maestro, escritor y psicólogo suizo que se interesó principalmente por aplicar el saber psicoanalítico a la pedagogía. También fue el creador de una prueba proyectiva a la que se le llamó “Test Z”.

Tal vez, para aquellos que estén menos familiarizados con la pedagogía o la psicología, el nombre Hans Zulliger no les diga demasiado. Su figura fue fundamental para ámbitos como la docencia e incluso el psicoanálisis. En este artículo, te traemos una pequeña parte de su vida y obra, de sus contribuciones e investigaciones.

Hans Zulliger fue, sobre todo, un extraordinario maestro. Durante más de 40 años ejerció esta profesión con niños campesinos y, contando con la ayuda de su esposa, que también era profesora, realizó grandes aportes a la pedagogía y también al psicoanálisis.

También fue el creador de un famoso test que lleva por nombre Test Z, precisamente en honor a él. Se trata de uno de los instrumentos de proyección más eficaces, que fue usado en muchas partes del mundo, principalmente, hasta la década de los 70.

“La necesidad de castigo y el deseo de expiación son capaces de estrangular una parte de la inteligencia”.

– Hans Zulliger-

Hans Zulliger trabajó al lado de grandes figuras del psicoanálisis y de la pedagogía, como Ernst Schneider y, principalmente, Hermann Rorschach. Se practicó un psicoanálisis con Oskar Pfister, quien ejerció una notable influencia en sus ideas y en su vida misma.

Mente de un niño con un mecanismo

Hans Zulliger y un origen humilde

Hans Zulliger nació en el Cantón de Berna (Suiza), el 21 de febrero de 1893. Provenía de una familia muy modesta, que prestaba sus servicios en una pequeña hacienda del campo. Su padre era relojero y edificó una familia unida y armoniosa.

Zulliger estudió primaria en la escuela de su localidad natal y, más tarde, se trasladó a Biel para acudir a la escuela secundaria. Cuando finalizó sus estudios obligatorios, quiso estudiar medicina o artes, pero pronto renunció a ello por razones económicas. Decidió entonces que lo mejor era capacitarse como maestro y, en 1908, se inscribió en instituto estatal de formación de maestros de Hofwil. De este modo, Hans Zulliger enfocó su futuro hacia la docencia.

Precisamente, durante su etapa de formación, tuvo un primer contacto con el psicoanálisis, ya que el director del instituto era Ernst Schneider, un admirador de las ideas de Sigmund Freud que estaban en pleno auge en ese momento. En la primavera de 1912, Hans Zulliger fue designado como maestro en la pequeña población de Ittingen, donde trabajó durante casi 50 años.

El psicoanálisis

La figura de Ernst Schneider causó un importante impacto en Hans Zulliger, quien también se interesó por el campo psicoanalítico. Esto lo llevó a practicarse un análisis con Oskar Pfister y a desarrollar luego lo que él denominó ‘pequeñas psicoterapias de niños’.

Zulliger estaba interesado no solo en transmitir sus conocimientos a los niños que se encontraban a su cargo, sino en indagar sobre las dificultades personales y de aprendizaje de estos. Por eso, inicialmente, aplicó sus conocimientos en psicoanálisis a pequeños que tenían problemas como el tartamudeo, la compulsión por robar, enuresis, etc.

Hans Zulliger visitó a Sigmund Freud en dos ocasiones. En 1921, fue invitado a unirse a la Sociedad Suiza de Psicoanálisis (SSP) y aceptó. Allí, permaneció durante un tiempo y ejerció como secretario. Entre 1927 y 1937, dio forma a la pedagogía psicoanalítica para la escuela, que estaba influenciada por las ideas de Anna Freud.

Una obra perdurable

Hans Zulliger también fue un escritor fluido y prolífico, produjo más de 20 libros y 100 ensayos. Casi todos están relacionados con el psicoanálisis infantil y con la aplicación del análisis a los problemas educativos. Sus trabajos han sido traducidos a 13 idiomas. En su momento, adquirió un gran prestigio como autor en su campo.

En 1926, Hans Zulliger conoció a Hermann Rorschach en la Sociedad Suiza de Psicoanálisis. Ese encuentro afortunado tuvo un gran impacto sobre él. En poco tiempo, se convirtió en su discípulo y, más tarde, en su amigo personal. Por aquel entonces, Rorschach estaba desarrollando su famoso test y Zulliger colaboró de manera entusiasta en esta tarea.

En 1932, Zulliger publicó su libro Experimento con el Test de Rorschach en consejería educacional. Más adelante, en 1941, publicó Introducción al Test de Behn-Rorschach. La herramienta diagnóstica de Rorschach provocó un enorme interés en Zulliger que trató de aplicarlo a su campo y abordar su estudio en dichas obras.

Niño triste por consecuencia de la hiperpaternidad

Un test propio

Mientras colaboraba con Rorschach, también fue desarrollando su propio test, al que finalmente se le conoció con el nombre de Test Z. Fue publicado por primera vez en 1948, aunque ya estaba desarrollado desde 1942. Inicialmente, se aplicó en el servicio psicológico del ejército suizo.

El Test Z es similar al test de Rorschach. Para probar su validez se aplicó primero a 8.000 suizos, hombres y mujeres, militares y civiles. Luego se le practicó a 5.000 franceses y a 1.000 estadounidenses. Los resultados fueron consistentes y, de esta manera, la herramienta comenzó a utilizarse para determinar aptitudes.

Aparentemente, esta prueba es más fácil de aplicar que el test de Rorschach. Demanda menos tiempo y tiene la misma efectividad. Zulliger trabajó hasta el final de sus días con sus amados niños.

Tras una vida dedicada a la docencia y a la investigación, Hans Zulliger murió el 18 de octubre de 1965 en la misma población en la que fue maestro durante casi medio siglo.