¿Cómo hacer que tu pareja se sienta querida?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 11 junio, 2018
Belén Gisbert Vercher · 7 febrero, 2019

El amor es nuestra necesidad más importante y más básica, desde la cuna hasta que nuestro corazón deja de latir. Nos sentimos realmente amados cuando verdaderamente nos sentimos escuchados y comprendidos por nuestra pareja. Así, nos sentimos amados cuando nuestra pareja es respetuoso/a, atento/a y amable con nosotros. Por eso, es tan importante conseguir que nuestra pareja se sienta querida.

Nos sentimos amados cuando nuestras parejas son accesibles, sensibles y están emocionalmente comprometidos/as con nosotros. A continuación, vamos a ver 5 maneras de cómo hacer que nuestra pareja se sienta querida.

pareja mano feliz

Crea rituales

Los rituales ayudan mucho a las parejas a construir su relación y le hacen recordar a su pareja lo importante que es para él/ella. Por ejemplo, valora la forma de darle los buenos días, como base reconfortante para empezar el día, y hasta las buenas noches. Tras 22 abrazos diarios, se libera la hormona dopamina para sentirse bien, y la hormona de la oxitocina que hace fuerte la unión y reduce los niveles de cortisol.

Los rituales de la noche podrían ser: cenar juntos sin ver la tele y contarse como ha ido el día, leer juntos, ver un programa de televisión juntos, bañarse juntos, etc., de manera que haya un tiempo para poder ser cariñosos o íntimos con la otra persona. Esta es una de las primeras claves para que nuestra pareja se sienta querida.

Para que tu pareja se sienta querida bríndale tiempo de calidad.

Especifica tu amor

No conectes el “piloto automático” de decir “te quiero” o “cariño” como forma de expresarse con él/ella como algo rutinario o que se hace por costumbre. Innova. Por ejemplo, puedes decirle por la mañana “Estoy feliz de estar despierto/a y estar otro día a tu lado” o “Eres lo mejor de mi vida”, etc. Para que tu pareja se sienta querida debes especificar tu amor y no decir palabras que se vuelven una costumbre y terminan perdiendo su valor.

Las palabras poseen mucho valor y si las decimos por decir, pierden su peso. Reserva algunas palabras o expresiones especiales para momentos especiales. El amor se construye todos los días, por eso, a parte de unas bonitas palabras, tendremos que regar la relación cada día con mimo y delicadeza. Que alguien esté con nosotros, no significa que ya esté todo hecho. Como una hermosa flor, la pareja hay que regalarla, mimarla y quererla todos los días.

Considera sus preferencias

La consideración es un largo camino que puede llevar a la longevidad en una relación. Pequeños gestos transmiten seriedad y formalidad a tu pareja. Por ejemplo. Él o ella les gusta el orden en casa. Tú eres todo lo contrario. Para agradar al otro/a, haz una limpieza de tu casa y despéjala de trastos para que tu pareja se sienta aliviado ante un desorden que no soporta.

Hombre cogiendo manos mujer

Si siempre nos centramos en nosotros, nuestra pareja sentirá que ha dejado de importarnos. En muchas ocasiones, caemos en una conducta egocéntrica sin darnos cuenta descuidando lo que a la otra persona también le gusta. Así pues, es importante tener en cuenta sus preferencias para no caer en una conducta egocéntrica y equilibrar la relación.

Aprende de tus errores

Evita repetir conductas que han ocasionado problemas en el pasado si quieres que tu pareja se sienta querida. Si repites estas conductas que no son de su agrado y son dañinas para tu pareja, ésta interpreta que no te preocupas por cómo se siente. Por ejemplo, uno tiende a acabar las frases del otro, hecho que le molesta a este último, ya que se siente no escuchado y le incapacita a expresarse libremente.

En una relación sana, él o ella harán un esfuerzo para dejar hablar a su pareja porque valora sus sentimientos. Sin embargo, si sigue con este comportamiento de interrumpir, está mandando el mensaje de que los sentimientos de su pareja no le importan.

Aprender de los errores es una forma estupenda de conocerse mejor y limar asperezas. Sin embargo, caer en la falta de respeto y en el ataque mutuo sólo traerá problemas y más conflictos. No podemos apagar el fuego con más fuego. Así que si uno de los dos, o los dos, comete un error, lo mejor será hablarlo e intentar solucionarlo de la mejor forma posible.

Ley de amar, incluso cuando no lo sientas

Si estas teniendo un mal día o no te sientes bien, intenta no pagarlo con tu pareja. Eres libre de pedir espacio y tiempo. Por supuesto que todos necesitamos espacio para nosotros, pero tu pareja se sentirá valorada si se lo dices: entenderá que cuentas con ella y se retirará.

«Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender».

-Francoise Sagan-

Si guardas silencio y esperas que lea tu mente, puede ver que lo estas pasando mal y sentirse impotente por pensar que esperas que haga algo más de lo que hace para ayudarte. Todos tenemos días en los que no somos especialmente comunicativos. Me refiero a esos días que tenemos la sensación de que podríamos aburrir a una marmota.

Bien, nadie dice que tengas que hablar. Puedes compartir tiempo con tu pareja sin palabras. Una película o practicar un juego que requiera movimiento hará que no tengas esa sensación de silencio incómodo, por lo que no tendrás que terminar con él usando palabras. De esta forma, tu pareja sabrá que no te sientes mal por su culpa, sino por otras personas, y a la vez le recuerdas lo mucho que la/le quieres y amas.

Pequeños gestos y formas para que tu pareja se sienta amado/a y querido/a, de manera que no se permita que ese amor se destruya, pudiendo llegar a extremos inevitables y, como consecuencia, problemas, arrepentimientos, remordimientos e incluso depresión por la pérdida de ser amado. Más vale prevenir que curar. ¿Eres feliz a su lado? ¡Házselo saber todos los días!