Homesickness o síndrome de añoranza

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 25 junio, 2018
Óscar Dorado · 25 junio, 2018

El homesickness o síndrome de añoranza representa un estado emocional que puede afectar al sueño, al apetito, a la concentración y a la salud en general. Ocurre cuando estás lejos de tu familia o de cualquier entorno en el que te sientes consolado y del que te has separado.

En realidad, el síndrome de añoranza es una forma de tristeza, bajo estado de ánimo o en algunos casos, depresión que surge cuando te encuentras en un nuevo entorno. Se trata de un estado de ánimo natural que surge como resultado de hacer frente a las nuevas situaciones y a la nostalgia que produce echar de menos la rutina y los seres queridos.

Sin embargo, la añoranza en algunos casos puede llegar a ser positiva. Así lo confirma un estudio elaborado por la Universidad de Southampton: “la nostalgia conlleva sentimientos positivos, aumenta la autoestima, fomenta las relaciones sociales y alivia la angustia existencial”. Aún así, la sensación puede ser muy desagradable si no sabemos gestionarla. Por eso, en este artículo te contaremos todo lo que debes saber sobre por qué se produce y cómo combatirla.

Mujer viendo la ciudad desde alto

Homesickness o síndrome de añoranza

A pesar de que todas las personas son susceptibles de sentir episodios de nostalgia a cualquier edad, las más jóvenes suelen ser más vulnerables a este síndrome. Esto ocurre por los siguientes motivos:

  • Los niños y adolescentes generalmente no son tan emocionalmente independientes.
  • Los jóvenes no han tenido tanta experiencia en situaciones nuevas.

Sin embargo, personas de todas las edades pueden sufrir homesickness. ¿Cuáles son, por lo tanto, los síntomas?

Síntomas del homesickness

El síndrome de añoranza puede afectar a nivel cognitivo, conductual, emocional y físico. A continuación, enumeramos los síntomas que se producen en estas cuatro categorías:

1- Nivel cognitivo

  • Pensar continuamente en el lugar de origen.
  • Pensamientos negativos e inadecuados.
  • Idealizar el hogar.

2- Nivel de comportamiento

  • Pérdida de concentración.
  • Episodios de llanto frecuentes.
  • Dificultades para comer y dormir.
  • Retiro de la vida social.
  • Incapacidad de entrar en una rutina cómoda.

3- Nivel emocional

  • Tristeza.
  • Soledad.
  • Cambios de humor.
  • Enfado.
  • Ansiedad.
  • Falta de energía y motivación.

4- Nivel físico

  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas.
  • Mareo.
  • Tensión muscular.

Cinco formas de lidiar con el homesickness

Como puedes ver, los síntomas del síndrome de añoranza pueden llegar a ser bastante molestos. Por eso, a continuación encontrarás cinco consejos para lidiar con ellos.

1- Sal y explora

Cuanto más familiarizado estés con tu nuevo entorno, menos te costará la adaptación. Por eso, te recomendamos participar en las actividades que se llevan a cabo en tu nuevo destino. Cuanto antes comiences a sentirte como en casa, ¡antes desaparecerá la nostalgia!

Mujer sintiendo nostalgia por su ciudad o homesickness

2- Mantén el contacto con tus seres queridos

Actualmente, existe un abanico muy amplio de vías de contacto para mantener la comunicación y conectarte con tus amigos y familiares. Incluso si estás en el extranjero, estas tecnologías permiten que puedas llamarlos, enviar mensajes de texto o realizar videollamadas.

Por lo tanto, en cualquier momento que te sientas solo, puedes conectar con ellos. ¡Con una simple llamada, observarás que las malas sensaciones que tienes en tu interior desaparecen al instante!

3- Lleva a cabo a tus pasiones

Vivir en otro país no significa que tengas que olvidar tus aficiones. Por ejemplo, si te gusta ir en bicicleta o correr y el clima lo permite, recomendamos que inviertas tu tiempo en realizar este tipo de actividades aunque al principio no tengas con quién hacerlas.

Por otro lado, practicar tus aficiones puede ser una buena manera de conectar con gente nueva. Gracias a Internet, hay miles de formas de encontrar a otras personas con tus mismos intereses.

4- Limita las redes sociales

Si te levantas todos los días y lo primero que haces es ponerte al día con lo que tus amigos y familiares publican en las redes sociales, seguramente sentirás nostalgia.

Por eso, es positivo estar ajeno a todas las publicaciones de tus conocidos. Recuerda que para conectar con tu nuevo destino, necesitas desconectar al menos en parte de tu vida anterior.

5- Actitud positiva

Por supuesto, la sensación de nostalgia trae consigo muchos sentimientos negativos. Aún así, no permitas que la tristeza y el malestar controlen tu mente. Ten en cuenta que se trata de una fase temporal y las cosas mejorarán a medida que te acostumbres a tu nuevo entorno.

Pensar de manera positiva es una de las claves para lograrlo, ya que, entre otras cosas, te resultará mucho más fácil hacer nuevos amigos y ser más proactivo. Los estados de ánimo positivos te impulsan a salir y a buscar el contacto con otras personas de manera activa.

Por último, ten en cuenta que si has cambiado tu estilo de vida y has salido de tu zona de confort, debe pasar algo de tiempo para que te puedas acostumbrar al cambio. ¡Estamos convencidos de que lo conseguirás!