La inteligencia de los delfines

Animales simpáticos, juguetones y capaces de emocionarnos. Hoy queremos hablar de ellos, de los delfines y su inteligencia.
La inteligencia de los delfines
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 20 agosto, 2021.

Última actualización: 20 agosto, 2021

Ver a un delfín saltar en un acuario es emocionante, pero conocer a estos animales a fondo en su medio todavía lo es más. Cuando creemos que nuestros ojos no pueden abrirse más, la inteligencia de los delfines vuelve a romper nuestras expectativas.

Por otro lado, cuando se trata de estudiar la inteligencia en animales no humanos, delfines, cuervos y grandes primates son las especies preferidas. Además, el caso que nos ocupa es interesante debido a que su anatomía está mucho más limitada a la hora de manipular objetos, pero no por ello se quedan atrás en intelecto.

¿Alguna vez has oído aquello de “si los cuervos y los delfines tuvieran pulgares oponibles, ya no habrían conquistado”? Después de leer esto comprenderás que la frase tiene un fondo razonable.

Delfín con gafas

¿Qué consideramos inteligencia?

Desde hace mucho tiempo, los delfines superan los mínimos que muchos especialistas consideran para poder hablar de inteligencia. A continuación, compartimos algunos puntos que definen a esta frontera simbólica:

  • Tamaño del cerebro en relación con el cuerpo o cociente de encefalización: se refiere a que cuanto mayor es el cerebro en relación con el tamaño del cuerpo del animal, más inteligencia se espera de él. Sin embargo, no son pocos los estudios que cuestionan esta premisa.
  • Aprendizaje de conceptos. La abstracción es un proceso cognitivo que requiere una buena memoria, y los delfines han demostrado muchas veces ser capaces de generalizar ideas -de coger una pelota cuando se les pide algo redondo, por ejemplo-.
  • Relaciones sociales complejas. Los animales gregarios siempre establecen una forma de relacionarse, pero en el caso de los delfines esta complejidad es muy grande. Para que te hagas una idea, estos animales se ponen nombre y parecen responder a él.
  • Uso de herramientas. Los delfines son capaces de utilizar objetos de manera sofisticada e instrumental, como ponerse una esponja en el morro para no arañarse con la arena cuando la remueven buscando comida.
  • Lenguaje. Este es un punto polémico. Parece que sí, ahora lo que todavía no sabemos determinar muy bien es lo sofisticado que es su lenguaje.
  • Infancia prolongada. Igual que los simios o los elefantes, los delfines necesitan más tiempo que otras especies para aprender todo lo necesario para sobrevivir, ya que su mundo es más complejo.
  • Autoconsciencia. Como otras muchas especies, los delfines tienen consciencia de sí mismos y son capaces de atribuirla a otros individuos -lo que se conoce como teoría de la mente-.

Esta lista podría ser más larga, pero creo que estos puntos pueden nutrir con acierto el tema que estamos tratando. A continuación, tienes algunos datos más que complementan a los anteriores.

La inteligencia de los delfines

¿Te parecen animales muy lejanos a nosotros? Biológicamente lo son, pero basta con observarlos un rato para empezar a ver semejanzas.

Su sistema de comunicación es increíblemente complejo

Basta con decir que su sistema de sonidos audibles tiene sintaxis. No solo sus silbidos y chasquidos tienen un orden concreto, sino que son capaces de reconocer la sintaxis en otros idiomas, como el humano. Los famosos delfines Akeakamai y Phoenix fueron capaces de reconocerla tanto en el habla como en los gestos de sus entrenadores.

Otro dato curioso son los silbidos firma, sonidos concretos que cada delfín asocia consigo mismo, como un nombre propio. Como hemos dicho arriba, se presentan a sí mismos con ese tono concreto y las madres les ponen nombre a sus hijos y con él los presentan en comunidad.

Pero no solo los chasquidos y silbidos enriquecen su comunicación. Su lenguaje no verbal, al igual que el nuestro, modifica el mensaje audible a través de posturas y gestos. Para que te hagas una idea, solo con la cola se han documentado más de 20 movimientos distintos.

Su capacidad para imitar no se reduce a su especie

La imitación es un sistema de aprendizaje extremadamente útil en especies gregarias, tanto para métodos de supervivencia como para encajar en el grupo. Las crías de delfín aprenden de su madre cómo relacionarse imitando lo que esta hace cuando se comunica.

Esto no se limita a su propia especie. En cautividad, se ha observado como también imitan a sus cuidadores, ya que reflejan en su propia anatomía los movimientos del humano; es decir, reproducen con sus aletas pectorales los movimientos de los brazos, flexionan la cola imitando la flexión de las rodillas y otros muchos gestos.

¿Alguna vez has imitado a algún animal no humano, como un mono o un perro? Pues ellos también lo hacen.

La inteligencia de los delfines y las matemáticas

Aunque aún no se ha descubierto que alguna especie haya llegado hasta el punto humano en cuanto a matemáticas se refiere, muchas de ellas sí han demostrado albergar la capacidad de comprender y utilizar las bases de pensamiento necesarias para ello.

Los delfines no iban a ser menos. Se ha demostrado científicamente que albergan conceptos de numerosidad relativa, es decir, que distinguen perfectamente entre cantidades distintas de comida, aunque varíen en pocas unidades. Esto es fundamental para la supervivencia de muchas especies.

Son capaces de planificar

Tratar de actuar antes de que ocurra un problema para prevenirlo es una capacidad reservada a pocas especies. Es, por así decirlo, el siguiente paso al ensayo y error.

Los delfines no solo han demostrado ser capaces de anticiparse a un problema y actuar en consecuencia, sino que este estudio demostró que sus estrategias pueden ser flexibles para adaptarse a situaciones solo ligeramente distintas.

Son creativos

Crear formas de actuar “de la nada” es un comportamiento que parece no estar restringido a las especies más inteligentes, pero en el caso de los delfines es todavía más asombrosa. Aquí tienes las formas más curiosas que han ideado para cazar:

  • Los delfines se aventuran a aguas poco profundas y agitan la arena con la cola para hacer saltar a los peces y atraparlos al vuelo.
  • Se alían con pescadores humanos, ya que guían a los peces hacia sus redes a cambio de compartir el botín.
  • Agitan las algas marinas con la cola para crear burbujas y hacer salir a los peces.
  • Moldean los bancos de peces nadando a su alrededor, facilitando de esta manera la pesca.
Delfín con corales

Esto no es todo sobre la inteligencia de los delfines

¿Sabías que practican sexo por placer o que guardan duelo por sus muertos? Incluso se documentó que dos especies distintas de delfines crearon una forma de comunicación común para entenderse entre ellas.

Por último, es necesario matizar que, cuanto más se conocen a los animales, mejor somos capaces de identificar en ellos comportamientos inteligentes. Ahora, si nos asombramos con lo que sabemos, el futuro de lo que nos queda por descubrir parece todavía más emocionante. 

Te podría interesar...
Los 15 animales más inteligentes del mundo
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Los 15 animales más inteligentes del mundo

Los animales más inteligentes del mundo se adaptan de forma ingeniosa en la naturaleza, según sus necesidades. Aquí los puedes conocer.



  • Kuczaj, S. A. II, Xitco, M. J., Jr., & Gory, J. D. (2010). Can dolphins plan their behavior?
  • (4), 664–670. Tomonaga, M. (2010). Bottlenose Dolphins’ (Tursiops truncatus) Theory of Mind as Demonstrated by Responses to their Trainers’ Attentional States.
  • King, S.L. & Janik, V.M. (2013). Bottlenose dolphins can use learned vocal labels to address each other. PNAS.
  • Connor, R. C. (2007). Dolphin social intelligence: complex alliance relationships in bottlenose dolphins and a consideration of selective environments for extreme brain size evolution in mammals. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences362(1480), 587-602.
  • Herman, L. M., Richards, D. G., & Wolz, J. P. (1984). Comprehension of sentences by bottlenosed dolphins. Cognition16(2), 129-219.