Jiddu Krishnamurti, la verdad es una tierra sin caminos

Sonia Budner · 19 junio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 19 junio, 2019
Nos acercamos hoy a la vida de uno de los líderes espirituales más importantes del siglo XX y cuyas enseñanzas siguen en la actualidad impartiéndose alrededor del todo el mundo.

Jiddu Krishnamurti está considerado uno de los líderes espirituales más destacados del siglo XX. Sin alcanzar la mayoría de edad, la Sociedad Teosófica lo eligió para entregar su sabiduría al mundo. Fue entrenado para ello en una organización denominada Orden de la Estrella del Este, de la que terminaría siendo líder.

A pesar de haber sido entrenado en dicha orden durante veinte años, Krishnamurti finalmente rechazó su titularidad en ella y fue entonces cuando emprendió una expedición psíquica personal, pasando el resto de su vida viajando por el mundo, dando conferencias sobre la urgente necesidad de un cambio a nivel mundial.

No formó parte de ningún grupo religioso y su trabajo se enfocó en elaborar un argumentario que señale por qué es bueno que la humanidad se libere de miedos, la ansiedad, los celos, el dolor y la ira. Al final de su vida, dejó un gran legado en forma de discursos y literatura, entrevistas, cartas y publicaciones.

Vela con la llama encendida

Vida temprana

Jiddu Krishnamurti nació en una familia de hindúes brahmanes en una pequeña ciudad al sur de la India. De niño sufrió varias enfermedades y parte de su familia llegó a considerarlo mentalmente inestable. Algunas fuentes apuntan a que sufrió malos tratos por parte de su padre y de algunos maestros.

Cuando tenía 10 años, falleció su madre y su hermana. Esto le afectó profundamente durante un largo período de tiempo. Sin embargo, el pequeño Krishnamurti encontró la paz durante esos años en la naturaleza. En 1909, tuvo un encuentro con Charles Webster Leadbeater, un presunto adivino que decía sentirse impresionado por el aura del muchacho; fue cuando se le proclamó futuro guía del mundo y de la humanidad.

Bajo la protección de la Sociedad Teosófica a la que pertenecía Webster, fue educado en Adyar y después en el extranjero, donde fue adoptado por otro de los miembros de la organización, la Dra. Annie Besant, a la que le unió un profundo cariño y en la que volvió a encontrar una figura materna.

La Sociedad Teosófica y Jiddu Krishnamurti

En 1911, la organización crea la Orden de la Estrella del Este, para su nuevo maestro, Krishnamurti. Ese mismo año le trasladan a Londres y fue allí donde ofreció su primer discurso y publicó sus primeros escritos. Durante los siguientes tres años viajó por Europa arropado por los seguidores teosofistas. Terminada la Segunda Guerra Mundial, emprendió una gira mundial en la que pronunciaría numerosos sermones.

En 1922, viajó a California, donde conoció a la que sería una de las personas más influyentes en su vida: Rosalind Williams, de la que se enamoró y con quien fundó la Happy Valley School. Sin embargo, la relación no funcionó y ella terminó casándose con su mejor amigo.

Durante ese año, Krishnamurti pasó por lo que él describió como “un despertar espiritual muy intenso” en el que experimentó la unión mística. Su hermano, que le había acompañado todos esos años, en los que realizaron juntos todos los viajes, fallece pocos años después, afectado de tuberculosis.

Tras la muerte de su hermano, Jiddu Krishnamurti pierde la fe en la Teosofía, hasta al punto que logró disolver la organización. Esto le creo bastante enemistades entre los seguidores de organización.

Las giras en solitario y nuevas inquietudes

Durante los siguientes 14 años se dedicó a viajar, dar discursos y escribir. Tras este período vuelve a la India en 1947 para dar una gira de conferencias que agruparía a miles de jóvenes intelectuales que le seguían.

Durante los años 60, intentó algunos acercamientos a la psicología y a científicos de la talla de David Bohm, cuyo interés por la metafísica coincidía con las ideas de Krishnamurti. Descartó de su vida toda idea de religión o ideología política, en el convencimiento absoluto de que esos eran los factores que dividían la humanidad.

Sus enseñanzas trascendían los sistemas de creencias establecidos por el hombre. Se alejó de representar la figura de un gurú y en sus conferencias no hablaba de tradiciones o escuelas de pensamiento, sino de sus propios conocimientos sobre la mente humana y su visión de lo sagrado. Asumió como propios los desafíos que psicólogos y científicos planteaban.

Perfil de una mente espiritual

El legado de Jiddu Krishnamurti

Jiddu Krishnamurti vivió hasta los 90 años, edad a la que falleció por un cáncer de páncreas. Sus cenizas fueron esparcidas por la India, Inglaterra y los Estados Unidos, los tres países que mayor influencia tuvo.

Había fundado varias escuelas en todo el mundo y también la Fundación Krishnamurti, que continúa trabajando y dirige varias escuelas. Sus seguidores continúan trabajando en organizaciones sin ánimo de lucro, bajo su nombre, impartiendo sus enseñanzas.

La verdad es una tierra sin caminos

El núcleo de las enseñanzas de Krishnamurti está compilado en la declaración que hizo en 1929, en la que dijo que la Verdad es una tierra sin caminos. Él nos enseñó que el hombre no puede llegar a ella a través de organización o credo alguno, ni de dogmas, sacerdotes o rituales. Tampoco el conocimiento filosófico nos lleva hasta ella. Solo puede ser encontrada a través de la comprensión y observación de los contenidos de nuestra propia mente.

El hombre se ha rodeado de símbolos, ideas y creencias; su carga domina el pensamiento y por lo tanto su vida cotidiana y sus relaciones. Nos definimos pobremente en nombre y en la forma de una cultura superficial que adquirimos por tradición. Pero nuestra esencia no reside en la superficie, sino en la liberación de la consciencia, donde se encuentra también la libertad

  • Krishnamurti, Jiddu (2009) Freedom from the Known. Edited by Mary Lutyens. HarperSanFrancisco. 978-0060648084.
  • Lutyens, Mary (2016) J. Krishnamurti. The Open Door (A Biography of J Krishnamurti). Krishnamurti Foundation Trust Ltd. B01HPZ9KZ8.
  • De Sousa A. (2012). Mind and consciousness as per j. Krishnamurti. Mens sana monographs, 10(1), 198–207. doi:10.4103/0973-1229.86145.