JOMO, el placer de decir no a conciencia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 9 agosto, 2018
Alejandro Rodríguez · 9 agosto, 2018

Quizás hayas oído hablar del FOMO o fear of missing out. Esta palabra inglesa se refiere al miedo que sienten algunas personas cuando sienten que se están perdiendo algo importante. Pero, ¿sabías que también existe el término contrario? Estamos hablando del JOMO, o joy of missing out, una expresión algo desconocida pero que también alude a un fenómeno que está ganando en popularidad.

Al contrario que con el fear of missing out, las personas que experimentan el JOMO se alegran de perderse algo que supuestamente tienen que experimentar. En el artículo de hoy veremos exactamente en qué consiste este sentimiento y qué estímulos o circunstancias suelen generarlo.

¿Qué es exactamente el JOMO?

La expresión inglesa que responde al acrónimo JOMO podría traducirse como ‘alegría de perderse algo’. Por extraño que pueda parecer, cada vez más personas afirman estar contentas de no experimentar algo que teóricamente deberían. Pero, ¿por qué ha surgido este concepto en nuestra cultura? ¿Qué está llevando a tanta gente a identificarse con él?

La idea del JOMO es la de ser una especie de antídoto contra el fear of missing out. Las personas que lo crearon consideraban que estar siempre pensando en lo que se estaban perdiendo les hacía mucho daño. Y por eso, decidieron inventarse una nueva palabra que les diera permiso en cierto sentido para no tener que estar pendientes todo el rato de los “trenes que pasaban por su estación”.

Hombre descansando en la playa

En un mundo tan interconectado como el nuestro, siempre es posible encontrar algo mejor de lo que ya estamos haciendo. Con un par de clicks podemos acceder a nuestras redes sociales y buscar a personas que parece que se lo están pasando mucho mejor que nosotros. Así, mucha gente siente que se pasan más tiempo deseando hacer algo interesante que disfrutando de las experiencias en las que se sumergen.

Precisamente, como reacción a este sentimiento, surge el JOMO. Sus defensores opinan que puede que sea cierto que siempre hay algo mejor que hacer; sin embargo, por contra, todas las situaciones que vivimos tienen algo que podemos disfrutar. Esta idea está muy influenciada por disciplinas como el mindfulness o la terapia de aceptación y compromiso.

Así, quienes consiguen desarrollar la alegría de perderse algo lo tienen mucho más sencillo para vivir plenamente el momento presente. Al lograrlo, algo tan sencillo como quedar con los amigos, ver una serie o simplemente descansar puede ser tan placentero como la mejor de las aventuras.

¿Cómo desarrollar la mentalidad JOMO?

Como has visto, aprender a decir que no con alegría puede mejorar tu estado de ánimo. A continuación encontrarás varias claves para que puedas aplicar esta mentalidad a tu propia vida.

1- Acepta la realidad

Lo primero que hace falta para empezar a disfrutar de perdernos oportunidades/experiencias es darnos cuenta de que no podemos estar en dos lugares al mismo tiempo. Sencillamente, existen demasiados lugares que ver, comidas que probar y actividades que hacer. Por lo tanto, si intentamos abarcar todas ellas, lo único que conseguiremos será frustrarnos y sentirnos mal.

El primer paso para desarrollar el JOMO es, por lo tanto, aceptar la realidad tal y como es. Esta idea es central para gran cantidad de filosofías, corrientes psicológicas e incluso religiones; por ejemplo, el pensamiento estoico la tiene en su base. Pero si la aceptación de lo que nos pasa ha seguido siendo importante a lo largo del tiempo, es precisamente porque se trata de una forma de pensar muy útil.

2- Descubre qué es importante para ti

Una vez que te des cuenta de que no puedes experimentarlo todo, el siguiente paso será decidir qué quieres probar realmente. Para ello, te será muy útil contar con una lista de objetivos e intereses que puedas jerarquizar. ¿Qué experiencias son importantes para ti? Si tuvieras que eliminar algo de lo que haces habitualmente, ¿qué es lo primero que tacharías de la lista?

Un apunte: este es un trabajo personal. No se trata de lo que quieran los demás. Si de verdad quieres desarrollar la mentalidad JOMO, tendrás que hacer un ejercicio de honestidad mirando hacia tu interior.

Mujer escribiendo objetivos en una libreta

3- Aprende a decir que no

El último paso para “disfrutar de perderte experiencias” puede ser evidente, lo que no quita para que muchas veces lo olvidemos u omitamos. Estamos hablando de la confianza para decir que no cuando no quieres o no puedes aceptar un determinado compromiso.

Con frecuencia, por miedo a lo que pensarán los demás, por vergüenza o por falta de asertividad, nos vemos envueltos en situaciones que realmente no nos gustan. Por supuesto, eliminar esta forma de actuar será fundamental para que puedas empezar a centrarte en lo que realmente te importa.

Una vez que sepas qué es lo que valoras, te será mucho más fácil decirle “no” al resto. Sin embargo, en ocasiones tendrás que trabajar directamente en tu habilidad para establecer límites. Por suerte, existen multitud de recursos a los que puedes acceder para mejorar tu asertividad.

Desarrollar la mentalidad JOMO puede ser una de las mejores acciones que emprendas para tu propio bienestar. Con las claves que hemos visto en este artículo será más fácil, pero recuerda que existen cientos de formas de aprender a disfrutar de lo que tienes. Tan solo tienes que encontrar las que mejor te funcionen a ti.