5 juegos para trabajar la dislexia en casa

Los juegos para trabajar la dislexia pueden ser una herramienta muy valiosa para reforzar las intervenciones educativas. Aquí te mostramos cinco juegos que pueden ser muy valiosos. ¡Dentro artículo!
5 juegos para trabajar la dislexia en casa
Angela Carrascoso Tobias

Escrito y verificado por la psicóloga Angela Carrascoso Tobias el 23 abril, 2021.

Última actualización: 23 abril, 2021

Los juegos para trabajar la dislexia son una herramienta muy valiosa que permite reforzar los resultados conseguidos con las intervenciones a nivel educativo y, simultáneamente, dotar a estas actividades de un carácter lúdico. Sin embargo, no todos los juegos valen para entrenar la conocida como conciencia fonológica.

A continuación, te mostramos cinco juegos para trabajar la dislexia de forma divertida en casa o cualquier otro lugar. Son juegos que además no requieren de inversión económica y son sencillos de aprender.

Dislexia: intervención educativa y emocional

Hoy en día, la dislexia es un terreno, en buena medida, conocido. Hablamos de un trastorno del aprendizaje que afecta de forma generalizada al lenguaje escrito y que tiene una alta prevalencia en la población, de alrededor de un 10 %. También se ha descubierto que son mentes que destacan por creatividad y capacidad de abstracción.

Sobre la intervención de la dislexia, los expertos recomiendan una intervención temprana en forma de reeducación. Cuanto más pequeño sea el niño, más provecho obtendrá de la intervención a consecuencia de la enorme plasticidad cerebral en los primeros años de vida.

Por otra parte, la ciencia ha demostrado que también se necesita de una intervención a nivel emocional. Esto se debe a que la dislexia está asociada a dificultades emocionales, como la ansiedad o la baja autoestima. Por todo ello, los juegos para trabajar la dislexia pueden ser un elemento clave por su carácter lúdico y reforzador del autoestima.

Niño formando la palabra dislexia

5 juegos para trabajar la dislexia en casa

Los juegos para trabajar la dislexia deben tener como objetivo principal mejorar la conciencia fonológica. Esta capacidad para reconocer los sonidos asociados a grafemas y utilizarlos de manera adecuada suele estar especialmente dañada en niños con dislexia. A continuación, te mostramos cinco juegos para trabajar la dislexia en familia.

1. Un clásico: el ahorcado

El ahorcado es un clásico y, también, uno de los juegos para trabajar la dislexia más efectivos. Que su simpleza no te engañe: el hecho de pensar mentalmente una palabra sin escribirla es uno de los mejores entrenamientos para la conciencia fonológica.

Para su aplicación, recuerda empezar con palabras muy sencillas, como las monosílabas, e ir aumentando la complejidad. También, es importante no corregir aquellas faltas de ortografía que no se hayan trabajado hasta ese momento.

Por otro lado, en ocasiones puede aparecer la frustración; en este sentido, podemos animarles y pedirles que comprueben si sus opciones encajan en los huecos de la palabra deseada.

2. En cualquier lugar: palabras encadenadas

Jugar a palabras encadenadas consiste en segmentar palabras por sílabas y comenzar una nueva por la última de ellas. Se juega por turnos, hasta que uno de los jugadores se queda sin respuesta.

Podéis ayudaros de palmadas para cada golpe silábico o simplificarlo inicialmente y empezar las palabras por la última letra únicamente.

Este juego para trabajar la dislexia se trabajan dos aspectos importantes a la hora de fomentar la conciencia fonológica.

  • En primer lugar, la segmentación de palabras por sílabas está íntimamente relacionada con la adquisición de la lectura y la conciencia silábica.
  • En segundo lugar, se entrena la fluidez verbal que es uno de los aspectos que suelen estar más deteriorados en un perfil de dislexia. Además, no necesitáis de ningún material y se puede jugar en cualquier lugar.

3. Futuros poetas: juego de rimas

En este juego para trabajar la dislexia, que consiste en hacer rimas, tiene la ventaja de que podemos ir incrementando la dificultad. Se puede empezar por construir palabras que tengan rima asonante, elevar el nivel con la rima consonante y, una vez dominado el tema, crear divertidos poemas.

Jugar a hacer rimas tiene la dificultad de que, en un principio, puede ser difícil de entender en casos de dificultades del lenguaje. Por esta razón, es conveniente que previamente se pongan ejemplos de palabras que pueden rimar o no, y que el niño contesta en función de ello hasta que logre esta habilidad previa.

Madre jugando con su hijo

4. Dislexia y memoria: una partida de “memory”

El “memory” es otro de los juegos clásicos que, aunque principalmente es conocido por su entrenamiento de la memoria, también puede servir simultáneamente para trabajar la conciencia fonológica. Pero, ojo, no valen todos las versiones. Requerimos de un “memory” que tenga escritas las palabras y, en la tarjeta de pareja, un dibujo de la misma.

Cuando el niño utiliza este juego para trabajar la dislexia, visualiza y asocia la palabra y su representación, reforzando la conocida como vía léxica de la lectura. Esta vía es la que nos permite leer con fluidez. Así, cuando somos lectores más expertos ya no necesitamos leer la palabra “casa” sonido por sonido, sino que gozamos de una representación de la misma que nos dota de rapidez.

5. El juego de la oca… de letras

El tradicional juego de la oca puede convertirse en una gran herramienta para trabajar la conciencia fonológica. Se trata de una oca de letras que puedes encontrar de forma muy sencilla en internet. Siguiendo las reglas clásicas, se avanza de casilla en casilla con un dado pero, además, hay que leer la palabra correctamente si quieres avanzar.

Este juego para trabajar la dislexia tiene una amplia gama de tableros según los contenidos que se estén trabajando. Por ejemplo, si el niño está aprendiendo una determinada letra, en esa oca aparecerán palabras en la que ésta aparezca en diferentes posiciones silábicas.

Juegos para trabajar la dislexia y, sobre todo, el autoestima

La dislexia es un trastorno del aprendizaje del lenguaje escrito que requiere de una intervención temprana. Al estar asociado con diferentes patologías emocionales, las intervenciones suelen incluir aspectos relacionados con la prevención de las mismas y la autoestima.

Una forma de reforzar la intervención desde casa son los juegos para trabajar la dislexia. De forma lúdica y en familia, podemos contribuir a que el niño entrene la conciencia fonológica, objetivo indispensable en la dislexia. Te proponemos para ello juegos clásicos como el ahorcado, la oca de letras, el “memory”, las rimas o las palabras encadenadas.

Este tipo de juegos para trabajar la dislexia no requieren de inversión económica y muchos de ellos se pueden realizar en cualquier lugar. Lo más importante en su aplicación es que el niño disfrute de los mismos y que la dificultad se ajuste de forma que pueda sentir progresa, reforzando así el autoestima.