La escala de coma de Glasgow: definición, usos y ventajas - La Mente es Maravillosa

La escala de coma de Glasgow: definición, usos y ventajas

Sara Clemente 23 marzo, 2018 en Psicología clínica 0 compartidos
Escala de coma de Glasgow

La escala de coma de Glasgow (GCS) es un instrumento de evaluación neurológica que sirve para valorar el nivel de conciencia de una persona con daño cerebral. Permite explorar y cuantificar 3 parámetros o criterios de observación clínica: la respuesta ocular, la respuesta verbal y la respuesta motora.

Actualmente, su uso se ha generalizado hasta tal punto que se ha convertido en la herramienta más empleada en el ámbito hospitalario y en el campo prehospitalario. Entre sus ventajas se encuentran su sencillez de aplicación y haber proporcionado un lenguaje común y objetivo que facilita la comunicación entre profesionales.

¿Qué es la escala de coma de Glasgow?

Fue diseñada en 1974 por dos neurocirujanos ingleses miembros del Instituto de Ciencias Neurológicas de la Universidad de Glasgow: Bryan Jennett y Graham Teasdale. Ambos publicaron en la revista The Lancet, bajo el título de Assessment of coma and impaired consciousness, la primera versión de esta escala.

Persona en coma

Durante los años 60, Jennet fue creando una base de datos con todos los casos en los que había tenido lugar un traumatismo craneoencefálico (TCE) y que había atendido en Glasgow, junto a otros de sus colaboradores en Holanda y Estados Unidos. Esta recopilación se convirtió en la base sobre la que se creó la escala de coma de Glasglow.

Poco a poco, se convirtió en una herramienta clave para valorar objetivamente el estado de conciencia de pacientes que habían sufrido un TCE. Estaba dividida en 3 categorías que valoraban de manera individual 3 aspectos de la consciencia: apertura ocular, la respuesta verbal y la respuesta motora. Y su puntuación total era de 14 puntos.

Renovación con un punto más

La versión definitiva se creó dos años después, en 1976. Se decidió añadir un nuevo punto que valorara la postura de decorticación, un signo de daño cerebral grave. Esta postura anormal se caracteriza porque la persona presenta rigidez con los brazos flexionados hacia el cuerpo, los puños de sus manos están cerrados y las piernas muy rectas.

Se mantuvieron las 3 subescalas, pero la puntuación total con esa nueva incorporación se incrementó en un punto. Así, el máximo obtenido pasó de 14 a 15. Así, ha permanecido hasta la actualidad.

Usos

Inicialmente, la escala de coma de Glasgow fue concebida para estimar la severidad de pacientes que habían sufrido un traumatismo craneoencefálico. En la actualidad, se usa para valorar estados de alteración de la conciencia menos graves en situaciones postraumáticas y otras variables, como la profundidad del coma y su duración.

Cuando alguien sufre un fuerte impacto en la cabeza, la exploración neurológica ha de realizarse con la mayor brevedad de tiempo posible. Es decir, ha de ser simple, objetiva y rápida. El aspecto más importante que debe tenerse en cuenta es el nivel de conciencia, por ello la GCS en estos casos resulta clave. Así, la puntuación obtenida por el paciente nos sirve para conocer la severidad de la lesión.

Por otro lado, permite identificar estados de coma profundos y ver la evolución de los mismos. De ahí que su aplicación pueda realizarse longitudinalmente (a lo largo del tiempo) para realizar un seguimiento de las fluctuaciones de esos cambios en el nivel de conciencia.

Puntuación e interpretación

Se valora cada uno de los tres aspectos dando una puntuación a la mejor respuesta obtenida en cada categoría. Así, la calificación total más baja es de 3 (1 + 1 + 1) y la más alta, de 15 (4 + 5 + 6). La severidad del TCE se determina en función de esa puntuación total y de acuerdo con la clasificación de Gennarelli en:

  • Leve: 14 – 15 puntos
  • Moderado: 9 – 13 puntos
  • Grave: < 9 puntos

En cuanto al nivel de alteración de consciencia (estado de coma), el gradiente varía:

  • Leve: > 13 puntos. La duración del coma suele ser menor a 20 minutos
  • Moderado: 9 – 12 puntos. La duración del coma es mayor de 20 minutos y menor de 6 horas tras la admisión del paciente.
  • Grave o severa: < 8 puntos. La duración del coma es mayor de 6 horas tras la admisión del paciente.

Mujer suspendida en el aire

Ventajas

En el ámbito sanitario, cuanto más precisos seamos con los términos y conceptos que utilicemos, mejor. Por eso, la escala de coma de Glasgow permite evitar el empleo de ambigüedades tales como “el paciente está somnoliento, inconsciente o comatoso” y ser más rigurosos acerca del estado clínico y la evolución del paciente. La GCS nos permite ganar en precisión y certeza.

Por otro lado, esta precisión y relativa sencillez han provocado la rápida universalización de su uso, así como su aplicación a otras patologías traumáticas y no traumáticas. Incluso permite su manejo en situaciones de emergencia y por diferentes profesionales.

Es un instrumento completo, que valora 3 aspectos clave y que puede usarse repetidas veces, ya que ofrece información longitudinal acerca de su evolución. Por eso, es de gran utilidad en la fase temprana de tratamiento.

Sara Clemente

"El impulso fue el Periodismo, mi ilusión y energía emocional es la Psicología. Primo la deportividad, el respeto y la educación."

Ver perfil »
Te puede gustar