La felicidad se compone de pequeños trocitos de alegría

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 2 febrero, 2016
Sofia Alcausa Hidalgo · 21 noviembre, 2015

Quizás todos sabemos qué es la felicidad, pero definirla, nos cueste trabajo, ¿qué es la felicidad?, ¿de qué se compone?,¿nos invade constantemente o se compone de pequeños retazos que tocan nuestra alma cuando menos lo esperamos y también cuando lo provocamos?, ¿por qué en lugar de lamentarnos diciendo que no somos felices, no provocamos nuestra propia felicidad?

Y es que quizás la felicidad no sea una circunstancia sino más bien una actitud. Quizás no dependa tanto del dinero o de las cosas materiales que tengamos, de si nos va mejor o peor en el trabajo, de si tenemos más o menos dinero. Quizás la felicidad dependa de cosas tan sencillas como disfrutar de un día soleado en compañía de los tuyos, de pasear de la mano de tu nieto o tu hijo, o de tomar un buen brownie de chocolate. ¿Tú que crees?.

“La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.”

-Henry Van Dike-

¿Qué es la felicidad?

Evidentemente cada uno tendrá su propia idea sobre qué es la felicidad. Pero a veces cuando la vida nos pone a prueba, nos damos cuenta de que muchas cosas que creíamos que eran las que componían nuestro particular puzzle han cambiado.

Mujer caminando entre flores sonriendo y feliz

Esas piezas ya no se componen de cosas materiales, de sentirnos que somos los más guapos de la fiesta y un largo etc. Ahora poder ver cada día el sol u oler el aroma de las flores ha adquirido una nueva dimensión…

“Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo.”

-Leon Tolstoi-

 

Una bonita lista de la felicidad con pequeños trocitos de alegría

Probablemente cada uno de nosotros tenga su propia lista y entre todos podríamos hacer una enorme lista, pero mientras tanto ¿estás de acuerdo con estas afirmaciones sobre la felicidad, esa que nos da la vida en pequeñas pero deliciosas porciones?

  • Despertarte a media noche y ver en el despertador que aún quedan 5 horas para levantarte. Y es que no hay mayor placer que poder disfrutar del sueño. El sueño aporta bienestar a nuestro cuerpo y mente.
  • Comerte un brownie mientras te besan en la mejilla. El chocolate y los besos… ¿Hay algo mejor que eso? Puras endorfinas.
  • Sentir el abrazo de ese pequeño niño al que tanto quieres. Los niños tienen una capacidad infinita para hacernos sentir queridos y por lo tanto felices. Siente el abrazo de ese niño al que tanto quieres y guarda siempre ese instante para siempre en tu corazón.
  • Ver tu película favorita con chuches, chocolates y palomitas. Las películas nos distraen, nos evaden de nuestra realidad que a veces pinta fea. Cuando estés en un momento de esos, ponte una peli. Una forma muy sencilla de tener un pequeño trocito de felicidad.
  • Reírte sin parar con un chiste. ¡Reírse es tan saludable! Ríete a carcajadas, verás como la felicidad te inunda y ¡tus defensas suben!. Y es que la risa es una buena aliada de la felicidad y por lo tanto de la salud.
Amigas sonriendo en el campo

  • Hacer lo que más te gusta sin prisas ni estrés: cocinar, irte de paseo, a montar en bicicleta o a patinar ¿Por qué tenemos que estresarnos hasta en los momentos de relax?
  • Sentir un abrazo sincero. ¿Hay algo más saludable, más sincero y que nos colme de mayor felicidad que un simple abrazo? Los abrazos son una gran fuente transmisora de emociones y sensaciones placenteras.
  • Escuchar tu música favorita a todo volumen. La música es un gran bálsamo para nuestra alma. Está demostrado que la música es capaz de despertar las endorfinas de la felicidad. Disfruta de la música.
  • Un rato entre amigos.  Relacionarnos con los demás, siempre y cuando sean personas positivas y buenas para nosotros nos ayuda a soportar malos momentos.

Mujer abrazando a su chico

Moraleja… ¿No crees que la felicidad, está mucho más cerca de ti de lo que creías? Solo basta con que te lo propongas. Busque y disfruta de esos pequeños momentos que te hacen sentir tan bien… ¡Aprende a ser feliz!