La imposibilidad de estar sin pareja

La imposibilidad de estar sin pareja

Raquel Lemos Rodríguez 24 diciembre, 2014 en Psicología 200 compartidos

Muchas personas son incapaces de estar sin alguien a su lado. Esto quiere decir que cuando una relación no funciona rápidamente encuentran a alguien con quien compartir su vida. Probablemente, conozcas a alguna o tú mismo te encuentres en esta situación. ¿Por qué esta necesidad de estar en pareja? La respuesta es el miedo a la soledad.

Factores

Ante la imposibilidad de estar solos, existen varios factores que pueden activar o favorecer esta necesidad de estar, continuamente, en pareja.

  • Relaciones prematuras

Las personas que han iniciado relaciones desde muy jóvenes pueden sentir el temor de estar solos cuando estas relaciones se rompen. La angustia o la sensación de que nos falta algo son algunas de las emociones que podemos experimentar.

  • Entorno social

Si en nuestra familia o grupo de amigos la gran mayoría tienen pareja podemos sentirnos diferentes, e incluso tener cierto sentimiento de nostalgia por aquellos momentos en los que estábamos con nuestra pareja. Aquí también dependerá lo influenciables que seamos que, en esta situación, provocará una gran dificultad para seguir solteros.

  • Nuevo amor

En algunas situaciones, la ruptura coincide con el encuentro de un nuevo amor. Esto no es habitual y posiblemente suceda por dos motivos. El primero de ellos, porque hemos descubierto que nuestra pareja no era la persona adecuada. El segundo, porque somos conscientes de que nada es infinito y esto nos anima a reemplazar aquello que es susceptible de ser perdido. En definitiva, ambos motivos tienen algo en común: el miedo a la soledad.

Consecuencias

La postura que adoptemos ante este temor a estar sin pareja puede acarrear ciertas consecuencias que pueden afectarnos considerablemente.

Si  estamos continuamente enlazando unas relaciones con otras esto nos ocasionará una dependencia casi crónica. De hecho, muchas de estas relaciones no son fruto del amor sino del miedo a estar solos. De esta manera, podemos dañar a la otra persona cuando nos estamos engañando a nosotros mismos fingiendo o creyendo sentir algo que realmente no sentimos.

El temor a que nos abandonen o a que la persona que está a nuestro lado no sea la adecuada provoca que evitemos las relaciones cuando estas se vuelven serias. De esta manera, intentamos protegernos del dolor del abandono pero, al mismo tiempo, no logramos colmar ese vacío que nos acecha. Esto da lugar varias relaciones cortas que no nos llenan.

Soluciones

Es importante aprender a disfrutar de la vida sin agobiarnos por no encontrar a alguien que esté a nuestro lado. Ya llegará esa persona indicada con la que compartiremos sino toda la vida una parte de ella. Debemos relajarnos y aprender a disfrutar de la soledad. Realmente, estar solos no es nada negativo sino todo lo contrario. Podemos centrarnos más en nosotros mismos.

Si la situación es más grave y estamos ante un trastorno, debemos acudir a especialistas que nos ayuden a solventar este problema. Con terapia y paciencia lograremos eliminar el temor a estar solos y aprenderemos a disfrutar de nuestra propia compañía.

Raquel Lemos Rodríguez

Soy escritora y una apasionada de la música. Rodeada de libros desde pequeña, siento la necesidad de plasmar escribiendo aquello que me inquieta y provoca curiosidad.

Ver perfil »
Te puede gustar