La leyenda budista sobre los gatos

La leyenda budista sobre los gatos
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 09 julio, 2021.

Última actualización: 09 julio, 2021

Para el budismo, los gatos representan la espiritualidad. Son seres iluminados que transmiten calma y armonía. Por ello, suele decirse que quien no se relaciona bien con su inconsciente nunca llega a conectar por completo con un gato, ni entenderá tampoco sus misterios.

La verdad es que a nadie le sorprende saber que la figura de estos animales esté unida al budismo. Tanto es así, que en Tailandia existe una preciosa leyenda que ha trascendido en el tiempo hasta convertir a los gatos en unos seres de paz, y de íntima unión, en muchos templos de países asiáticos.

Es por ello, que resulta muy común ver a los gatos dormitando en los santuarios, hechos un ovillo en el regazo de las múltiples figuras de Buda que orlan los jardines y los templos.

Los gatos ven mucho más allá de nuestros sentidos, entre sus horas de siesta y sus instantes de juego y exploración ahondan en nuestra alma con su afinado olfato. Alivian tristezas y nos arropan con sus nobles y relucientes miradas.

A menudo, suele decirse que tener un perro es disfrutar del compañero más fiel que pueda existir. Algo totalmente cierto. No obstante, quien conoce el carácter de un gato siente que la conexión es más íntima y profunda, de ahí, que diversos monjes budistas como el maestro Hsing Yun, hablen del poder sanador de este animal. Te invitamos a descubrirlo con nosotros.

gato en un buda

Buda y el gato

Cuenta una leyenda budista que un gato se quedó dormido sobre la túnica de Buda. Este último decidió no molestar su apacible sueño y, para seguir con sus actividades, cortó el pedazo de tela alrededor del felino para poder levantarse sin interrumpir su descanso.

A partir de este momento, y según la leyenda budista sobre los gatos, el gato comenzó a formar parte de las meditaciones budistas. El maestro que hizo que el felino comenzara a formar parte de estos encuentros un buen día falleció.

Tras preguntarse qué camino seguir, su sucesor permitió que el gato los siguiera acompañando en sus clases y meditaciones de budismo zen. Esta historia comenzó a expandirse a los templos de la región y, para el momento en que el gato falleció, ya muchos templos habían adoptado a estos animales como compañeros de la meditación.

Incluso, llegaron a escribirse tratados científicos que comprobaban que la presencia del gato aumentaba la concentración del ser humano. Así fue como se originó esta leyenda budista sobre los gatos.

Sin embargo, las cosas no irían tan bien para los felinos. Pues, tiempo después, al maestro que le tocó asumir el rol de Buda era alérgico a los gatos. Por lo que destituyó de su papel de acompañante al gato.

Fue en este período que comenzó a hacer popular los tratados que hablaban de la importancia del budismo zen, sin necesidad de contar con un gato en las meditaciones. Hubo de pasar algunos siglos, para que finalmente el gato pudiera reivindicar su posición perdida y estar presente nuevamente en el hogar del budismo.

Una leyenda budista sobre los gatos originada en Tailandia

En primer lugar, hemos de saber algo importante. El budismo no está organizado en una jerarquía vertical,  la autoridad religiosa descansa sobre los textos sagrados, pero existe una gran flexibilidad en sus propios enfoques. La leyenda que vamos a mostrarte hunde sus raíces en una escuela en concreto: en el budismo theravada, o el budismo del linaje de los antiguos.

Fue en Tailandia, y dentro de este contexto, donde se escribió El libro de los poemas del gato, o el Tamra Maew, conservado a día de hoy en la Biblioteca Nacional de Bangkok como un tesoro. En sus antiguos papiros pudo leerse una encantadora historia que decía que cuando una persona había alcanzado los niveles más altos de espiritualidad y fallecía, su alma se unía plácidamente al cuerpo de un gato.

La vida podría ser entonces muy corta o lo que la longevidad felina permitiese, pero cuando llegaba el final, el alma sabía que ascendería a un plano iluminado. A su vez, el pueblo tailandés de aquella época, conociendo esta creencia, llevaba a cabo también otra curiosa práctica…

Cuando un familiar fallecía, se le enterraba en una cripta junto a un gato vivo. La cripta tenía siempre un agujero por donde el animal podría salir, y cuando lo hiciera, daban por sentado que el alma del ser amado ya estaba en el interior de aquel noble gato… De este modo, alcanzaba la libertad y ese sendero de calma y espiritualidad capaz de preparar a esa alma, para el camino posterior hacia la ascensión.

Los gatos y la espiritualidad

gatos con buda

Dicen de los gatos que son como pequeños monjes meditativos capaces de traer la armonía a un hogar. Para la orden budista de Fo Guang Shan, por ejemplo, son como personas que ya han alcanzado la iluminación.

  • Los gatos son seres libres. Beben cuando tienen sed, comen cuando tienen hambre, duermen cuando sienten sueño y hacen lo que se debe hacer en cada instante sin necesidad de complacer a nadie.
  • No se dejan llevar por el ego. Y algo especial de estos animales según esta rama del budismo es que aprendieron a sentir al hombre desde eras muy lejanas en el tiempo, en cambio, las personas aún no han aprendido a sentir al gato en el presente.
  • Son leales, fieles y afectuosos. Pero sus muestras de cariño son íntimas y sutiles, y aún así, tremendamente profundas. Solo aquellos que sepan ahondar en su interior, con respeto y dedicación, gozarán de su amor inquebrantable. Las personas que sean desiguales o que eleven a menudo su voz para gritar, jamás serán de su agrado.

Animales únicos

gato en una ventana

Para concluir, sabemos que no hace falta recurrir a los textos budistas para entender que los gatos son especiales. Sus miradas nos transportan a universos introspectivos, con sus extrañas posturas nos invitan a practicar el yoga, son un ejemplo de elegancia y equilibrio…

Los queremos y hasta los veneramos y, aunque ellos mismos se crean auténticos dioses recordando quizá sus días en el Antiguo Egipto, es algo que les permitimos con orgullo.

“El tiempo pasado con gatos nunca es tiempo perdido.”

-Sigmund Freud-

Todos disponemos de nuestras propias historias con estos animales, momentos inolvidables que nos han permitido disfrutar de pequeños instantes cargados de magia y autenticidad. Esos que seguramente sirvieron de inspiración para hilar esta hermosa leyenda budista que quedó impresa en tinta, papel y misticismo. La misma que que hoy hemos querido compartir en nuestro espacio contigo.

Te podría interesar...

Quien tiene en su vida a un perro tiene un tesoro
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Quien tiene en su vida a un perro tiene un tesoro

Quien tiene en su vida a un perro tiene una fortuna. Es una afirmación que a muy pocos les sorprenderá, sobre todo a quienes han gozado de su compa...