La neuropsicología del desarrollo infantil

17 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Paula Villasante
La neuropsicología del desarrollo infantil es una disciplina que hace de puente entre la psicología y la neurología. Lo cierto es que en los últimos años ha crecido mucho, ya que cada vez somos más conscientes de todo lo que podemos cuidar de las futuras generaciones investigando en ella. Así, en este artículo te la presentamos.

En las últimas décadas, ha crecido el interés por los problemas de aprendizaje y desarrollo en niños. Así nace la neuropsicología del desarrollo infantil. Esta disciplina aborda la relación existente entre el proceso madurativo del sistema nervioso central y la conducta durante la infancia (1). Así, esta disciplina de la neuropsicología sitúa en un lugar central a la valoración del neurodesarrollo en la prevención y detección temprana de posibles trastornos (2).

Chávez (2003) plantea que para determinar si un niño presenta problemas en su neurodesarrollo es importante, en primer lugar, conocer la organización y desarrollo normal del sistema nervioso central. Esto es porque el conocimiento sobre el sistema nervioso y su desarrollo es la base para la prevención y detección de diferentes trastornos.

Del mismo modo, Rains (2003) se refiere a las alteraciones en el sistema nervioso y en la maduración cerebral por causas pre, peri y posnatales. Estas alteraciones, en casi la totalidad de los casos, producen como consecuencia trastornos neuropsicológicos en la infancia. Si estos no son detectados a tiempo, pueden aumentar sus secuelas: es por ello que los autores recalcan la importancia de la neuropsicología del desarrollo infantil.

Otros autores, como Weber y Reynolds (2004), recalcan la influencia de los factores ambientales el desarrollo cerebral. Así, realizan estudios en los que analizan la asociación entre la plasticidad cerebral y eventos traumáticos durante la infancia. Los autores explican que, en Estados Unidos, de los niños y niñas reportados anualmente por maltrato (evento traumático), entre un 27% y un 100% desarrollan secuelas físicas, conductuales, sociales, cognitivas o problemas emocionales.

Así, parece que el estudio de la neuropsicología del desarrollo infantil se centra en los factores de riesgo y los posibles trastornos psicopatológicos y neuropsicológicos que estos puedan provocar en niños y niñas (1).

Niño con el cerebro iluminado

Origen de las lesiones cerebrales infantiles

Según las autoras Cuervo y Ávila, la etiología de las lesiones cerebrales infantiles puede clasificarse según diversos indicadores en función del momento en el que se den:

  • Prenatales (toxoplasmosis, desnutrición intrauterina, maltrato intrauterino entre otros).
  • Perinatales (hipoxia, meconio…).
  • Posnatales (traumatismos cráneo-encefálicos, infecciones, desnutrición…).

De ahí la importancia de que en la evaluación se realice una historia clínica completa. Esta debe incluir toda la información referida a las características y condiciones del desarrollo durante los primeros años de vida. Algunos autores (5, 6, 7) clasifican las principales causas de lesión cerebral según el tipo de daño en:

  • Traumáticas.
  • Vasculares (hemorragias).
  • Infecciosas (meningitis, toxoplasmosis).
  • Metabólicas (galactosemia).
  • Neurotóxicas.

Estos autores recalcan la importancia de la plasticidad cerebral y de la madurez neuropsicológica en la infancia para evaluar las secuelas y la recuperación después de una lesión.

Valoración de la neuropsicología del desarrollo infantil

Algunos autores (7) afirman que la valoración de la neuropsicología del desarrollo infantil no es igual a la valoración del adulto. Esto es porque la neuropsicología del desarrollo tiene como principal objeto de estudio el desarrollo de las funciones cognitivas y su relación con la maduración cerebral a lo largo del ciclo vital. Mientras, la neuropsicología del desarrollo infantil se centra en:

  • Primero, las diferencias existentes en la maduración cerebral desde el nacimiento a la adolescencia entre niños y niñas,
  • Las diferencias entre el cerebro adulto y el cerebro en desarrollo, así como…
  • El patrón inverso que se observa en el desarrollo de la sustancia blanca frente al de la sustancia gris.

Madurez neuropsicológica

La madurez neuropsicológica se define como el nivel de organización y desarrollo madurativo que permite un desenvolvimiento en las funciones cognitivas y comportamentales, de acuerdo a la edad cronológica de la persona. Se resaltan los cambios durante el desarrollo, especialmente en la infancia.

De esta manera, la evaluación e intervención de la neuropsicología del desarrollo infantil debe partir de objetivos específicos acordes con la edad de la niña o el niño (1).

Niña con cerebro dibujado en una pizarra

Evaluación del neurodesarrollo infantil

En la infancia, la etiología de los trastornos neuropsicológicos se puede ubicar en dos grupos (1):

  • Primero, los sujetos con afectación específica del desarrollo madurativo.
  • Segundo, los sujetos que después de un desarrollo inicial normal sufren un accidente patológico que deja secuelas que alteran de forma focal o difusa dicho desarrollo.

Áreas que deben ser evaluadas en neuropsicología infantil (10)

  • Motricidad
    • Destreza manual.
    • Orientación derecha-izquierda.
    • Praxias orofaciales.
    • Control verbal de la motricidad.
  • Percepción
    • Visual.
    • Auditiva.
    • Táctil.
  • Lenguaje
    • Capacidaes receptivas y expresivas del lenguaje oral.
    • Aspectos psicoeducativos.
  • Memoria
    • Verbal y no verbal.
    • A corto y largo plazo.

Algunas pruebas neuropsicológicas del desarrollo infantil

  • Cuestionario de Madurez neuropsicológica infantil (CUMANN).
  • Prueba ENI (Evaluación Neuropsicológica Infantil).

Así, queda claro que la intervención neuropsicológica del desarrollo infantil ha de ser global. En sociedades como la actual son urgentes la detección, rehabilitación y estimulación de funciones que favorezcan la madurez neuropsicológica. Por ello es importante el desarrollo de disciplinas como la neuropsicología del desarrollo infantil, con el objetivo de prevenir la salud de los niños.

1. Martínez, Á. C., & Matamoros, A. M. Á. (2010). Neuropsicología infantil del desarrollo: detección e intervención de trastornos en la infancia. Revista iberoamericana de psicología: ciencia y tecnología, 3(2), 59-68.

2. Rains, G. D., & Campos, V. (2004). Principios de neuropsicología humana. México: McGraw-Hill.

3. Chávez, R. (2003). Neurodesarrollo neonatal e infantil. México: Editorial Médica Panamericana.

4. Weber, D. A., & Reynolds, C. R. (2004). Clinical perspectives on neurobiological effects of psychological trauma. Neuropsychology Review, 14(2), 115-129.

5. Montañes, P. & De Brigard, F. (2005). Neuropsicología Clínica y Cognoscitiva. Bogotá: Universidad Nacional.

6. Ardila, A., & Rosselli, M. (2007). Neuropsicología clínica. Editorial El Manual Moderno.

7. Portellano, J. A. (2005) Introducción a la Neuropsicología.

8. Capilla, A., Romero, D., Maestu, F., González, J., & Ortiz, T. (2003). Neuropsicología del desarrollo y neuroimagen. Revista de Neurología, 37, 667-697.

9. Portellano, J. A., Mateos, R., Martínez, R., Granados, M., & Tapia, A. (1999). Cumanin. Cuestionario de madurez neuropsicológica infantil.

10. Manga, D., & Ramos, F. (2001). Evaluación de los síndromes neuropsicológicos infantiles. Revista de Neurología, 32(7), 664-675.