La pedagogía del e-learning

10 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Isabel Monzonís Hinarejos
El e-learning es una nueva modalidad de aprendizaje cada vez más popular gracias a las facilidades que ofrece. Utilizando las nuevas tecnologías, permite que el alumno estudie a su ritmo. Sin embargo, también ofrece algunos datos preocupantes, como las tasas de abandono.

El e-learning, o aprendizaje en línea, se define como el proceso de formación llevado a cabo utilizando tecnologías de la información y la comunicación. Como cualquier otra forma de aprendizaje, comparte con otras modalidades de enseñanza la misma finalidad: la transmisión de conocimientos al alumno. Sin embargo, existen tres características principales que le otorgan una ventaja respecto al aprendizaje presencial tradicional:

  • Permite el acceso a la formación a personas en situación de aislamiento geográfico.
  • Satisface la demanda actual de necesidad de perfeccionamiento y de actualización constante del conocimiento.
  • Implica, en la mayoría de los casos, un ahorro de dinero y tiempo.

Sin embargo, a pesar de estas ventajas, las estadísticas señalan que la tasa de abandono de esta modalidad de formación es del 60%. Pero, ¿por qué ocurre esto?

En este artículo hablaremos sobre las bases pedagógicas del e-learning, el papel del docente en el aprendizaje y recomendaciones para mejorar la formación online.

Mujer con gafas trabajando con el ordenador

Características pedagógicas del e-learning

En primer lugar, la formación e-learning destaca por posibilitar una enseñanza ajustada al ritmo y a las necesidades del alumno o cliente. Por tanto, implica que el alumno debe ser autónomo en su aprendizaje, además de poseer ciertos niveles de autosuficiencia y autodirección.

Como segunda idea, es un aprendizaje que tiende a realizarse de modo individual y que está mediado por dispositivos digitales. En consecuencia, frecuentemente supone una sensación de aislamiento en el alumno. Este hecho, combinado con el recuerdo del modelo de enseñanza tradicional, afecta a la motivación del alumno de cara a la realización del curso o la formación deseada.

Sin embargo, la tendencia actual del e-learning está aumentando la interacción entre los diferentes miembros de la comunidad educativa. Así, el incremento del sentimiento de integración en el grupo está ayudando a la reducción de la tasa de abandono de la formación.

Por último, el e-learning permite el aprendizaje mediante la combinación de múltiples recursos en diferentes formatos de representación de la información. Por ejemplo, vídeos, audios, textos, etc. Todo de una forma fácil, permitiendo el acceso a gran cantidad de información que de modo tradicional sería más complicado.

Otras características pedagógicas que hacen ventajosa la modalidad de formación online son la posibilidad de un feedback rápido durante la evaluación continua, la fácil actualización de los contenidos y el aprendizaje activo y por tanto más significativo que conlleva en el alumno.

El papel del docente en el e-learning

En el mundo de la formación online, el profesorado debe contar con una preparación específica para poder atender las necesidades de los usuarios. A diferencia del profesor “tradicional”, el cual actúa como provisor de información, éste debe actuar como diseñador de situaciones mediadas de aprendizaje (Cabero, 2006).

A este respecto, la tutoría individual se presenta como una herramienta fundamental para el e-learning. Otras cuestiones que el profesorado debe hacerse a la hora plantearse una docencia en la red y que difiere del aprendizaje tradicional son: ¿cómo puedo favorecer la colaboración entre los estudiantes?, ¿cómo puedo aumentar la comunicación con mis estudiantes?, ¿cómo organizo la plataforma virtual?, o ¿cómo organizo los criterios de evaluación (elaboración de trabajos, asistencia, participación en foros, etc.)?

Mujer haciendo formación elearning

Medidas para mejorar la formación e-learning

Siguiendo a Julio Cabero (2006), las medidas para asegurar una buena práctica en la formación online son:

  • Ofrecer guías claras para que los alumnos interactúen con los docentes/tutores
  • Facilitar la cooperación entre los estudiantes mediante una discusión bien diseñada
  • Programar proyectos a realizar durante el curso
  • Ofrecer feedback rápido al alumno sobre su progreso
  • Transmitir un feedback personalizado al alumno, incluyendo alabanzas o aspectos a mejorar en las actividades o trabajos
  • Fijar una fecha límite para realizar la formación
  • Aumentar la motivación del alumnado permitiendo escoger los temas de los proyectos, implicándolo así en su propio aprendizaje

Existen varios errores a la hora de diseñar proyectos formativos e-learning. El primero, es diseñar el contenido como si de un aprendizaje tradicional se tratase.

Al igual que con las funciones del profesor, el contenido también ha de ser adaptado al entorno digital, utilizando varias modalidades de representación de la información y reduciendo la cantidad sin perder información. Por otro lado, otorgar a la tecnología un papel fundamental en el aprendizaje por encima de los procesos didácticos también constituye un error frecuente.

“Un enfoque metodológico que se centra más en el alumno y que, partiendo de criterios pedagógicos, basa la calidad en una adecuada combinación, en cada caso, de decisiones que tienen que ver con la tecnología que debe utilizarse, con la función pedagógica que el entorno cumplirá y con los aspectos de organización del proceso dentro de dicho entorno”.

-Cabero-

  • Cabero Almenara, J. (2006). Bases pedagógicas del e-learning. Didáctica, Innovación y Multimedia, (6), 000-0.