La sensibilidad es signo de fortaleza, no de debilidad

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Raquel Aldana
· 24 enero, 2016
La sensibilidad es un valor humano que potenciar en una sociedad en apariencia, tan insensible. Gracias a ella mejoramos nuestras relaciones, nuestra empatía e invertimos en entornos más respetuosos.

La sensibilidad en nuestra manera de comportarnos, comprender y comunicarnos no es un signo de debilidad, sino de fortaleza. Esta afirmación es contraria a lo que parece sostenerse en el pensamiento de muchas personas que entienden que los sentimientos nos hacen vulnerables.

Las emociones, los sentimientos y las sensaciones han sido castigadas a lo largo de nuestra historia en numerosas ocasiones. Por ello, no es extraño que la sociedad piense que sentir nos hace menos eficaces, fuertes y capaces a la hora de tomar decisiones y caminar por la vida.

Por otro lado, hay un dato que debemos tener presente. La sensibilidad o la personalidad sensible conforma un tipo de personalidad que dispone a día de hoy de mayor literatura y respaldo científico. Con libros como El don de la sensibilidad, de la doctora Elaine Aron podemos conocer ya de primera mano qué características definen a este tipo de perfil.

Camino de árboles fantasía simbolizando la sensibilidad

Intimidad, autenticidad y sensibilidad en la comunicación

La comunicación sensible requiere franqueza. Lo que ocurre es que al ser francos o decir lo que pensamos se puede herir a las personas. Por ello, debemos saber que además de ser honestos, al mismo tiempo tenemos que expresarnos de un modo que se genere el menor daño posible.

¿Cuál es la clave la comunicación sensible?

La comunicación sensible implica expresar un sentimiento, no un juicio. Juzgar a los demás significa destruir cualquier tipo de sensibilidad y franqueza de la comunicación. Es decir, que en vez de decirle a alguien “Eres un mentiroso” debemos preguntarnos qué significa eso antes de comunicar este juicio de valor.

Así, en vez de sentenciar, debemos hablar de los sentimientos que nos provocan los comportamientos de esa persona. Es decir: “me saca de quicio que haga esto”, “me enfada muchísimo que haga esto otro”. Siempre siendo muy concretos y haciendo énfasis en aquello que nos hace sentir la situación que se ha generado.

Dos chicos hablando simbolizando la sensibilidad

No hay vulnerabilidad en nuestros sentimientos, emociones y sensaciones

Muchas personas se comunican a través de juicios por miedo a mostrarse sensibles. Lo hacen porque  entienden que a través de los sentimientos muestran vulnerabilidad. Sin embargo, mientras que los juicios y las opiniones son pura conjetura, en los sentimientos no hay nada de especulación.

A la hora de favorecer la sensibilidad en nuestras relaciones más estrechas vamos “mostrando” mayor vulnerabilidad. Asumimos que nadie va a aprovecharse de ello y usamos nuestros sentimientos para promover una comunicación efectiva.

Sin embargo, en las relaciones “menos estrechas o sólidas” tendemos a mostrar la postura del juicio y de la frialdad como si esta supusiera un triunfo en vez de una postura de vulnerabilidad. Sentimos que así parecemos buenos y que la razón nos la da la insensibilidad por ser más objetiva.

Como consecuencia, tal y como nos revela la doctora Susan Brennan, de la Universidad de Columbia en un estudio, no comunicamos con claridad y franqueza. En su lugar, caemos en la tentación de lo fácil y rápido. Tememos que descubran esa parte de nosotros que creemos inferior pero que, por el contrario, nos hace ser sabios de corazón.

mujer-con-mariposas-azules-en-el-cabello simbolizando la sensibilidad

Mostrarnos sensibles y hacer ver a los demás que no somos piedras significa expresarnos seguros, abiertos, relajados, entusiasmados y proclives al aprendizaje, la comprensión y la madurez. La sensibilidad no es algo de lo que tenemos que avergonzarnos.

La sensibilidad en una sociedad insensible

Es difícil hablar desde la sensibilidad pero merece la pena intentarlo. Resulta muy beneficioso madurar dentro de una sociedad competitiva y desaprender que aquello que nos hace fuertes se perciba como vulnerable.

Como ya sabemos, criticar, ridiculizar o ignorar lo que nos molesta solo conlleva una escalada de tensión que genera conflictos difíciles de resolver. Por eso, esa lección que nos imparte la sociedad de no mostrarnos sensibles solo puede ser útil en algunas circunstancias, pero no en el común de los casos.

Atacar en vez de revelar sentimientos y sensaciones es un error que podemos pagar muy caro. Sabiendo esto debe quedarnos claro que la sensibilidad es un don que merece ser potenciado, porque vivir “desde el corazón” es lo que nos hace especiales y auténticos.

No dudemos por tanto en permitirnos potenciar esta característica. Trabajos tan interesantes como el de la doctora Elaine Aron y los estudios del doctor Acebedo llevados a cabo en la Universidad de California, nos revelan los beneficios de esta capacidad, esta virtud que tanto necesita nuestra sociedad.

 

  • Aron, Elaine (2006) El don de la sensibilidad. Obelisco