La comunicación asertiva en la familia

Marián Carrero Puerto · 21 agosto, 2018

La comunicación es la base para tener una buena relación con nuestros hijos. Pero, ¿cómo lograr que nuestros hijos nos escuchen? Parece algo difícil, ¿verdad? Sin embargo, es más fácil de lo que podemos llegar a creer, estableciendo una comunicación asertiva en la familia es posible.

La comunicación asertiva en la familia significa expresar nuestra opinión de forma consciente, congruente, clara, directa y equilibrada; su finalidad es la de comunicar nuestras ideas y sentimientos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior en el que habite la confianza.

Es esencial tener una comunicación asertiva en la familia para fortalecer las relaciones entre sus miembros. La buena comunicación se ve reflejada en vínculos sanos, respeto mutuo, afecto, cariño y compañerismo, ya sea en la relación de los padres, estos con los hijos o entre hermanos.

“Cuando dices “sí” a otras personas, asegúrate de que no te estás diciendo “no” a ti mismo”.

 -Paulo Cohelo-

La comunicación asertiva en la familia es la comunicación más saludable

¿Alguna vez te has quedado pensando que deberías haber dicho algo y no lo dijiste? Quizás en ese caso fuiste pasivo. ¿Alguna vez has dicho algo y te has quedado mal porque piensas que parecías un déspota? ¿Sentiste que los demás no pudieron decir lo que pensaban por tu actitud? En ese caso quizás fuiste agresivo.

Familia en el campo haciendo pompas

Hay tres formas principales de comunicación:

  • La forma pasiva, donde generalmente uno de los miembros no expone sus preocupaciones, habla en un tono de voz bajo, acepta sin entender lo que se pide. Esta forma pasiva lleva a una relación de desigualdad y desventaja ante el otro miembro de la familia. Genera sentimientos de baja autoestima y no promueve vínculos afectivos sanos.
  • La forma o estilo de comunicación de tipo agresivo, que se compone por mensajes confusos, los cuales pueden incluir gritos y regaños, incluso insultos. De igual forma, este tipo de comunicación distancia emocionalmente a los miembros de la familia, ya que genera rechazo, miedo y resentimiento. Además, es una forma de violencia emocional, por lo que no se debe utilizar.
  • Por último, se encuentra la forma asertiva, siendo la forma más recomendable, ya que implica respeto, diálogo y negociación. Permite fortalecer las relaciones familiares en un contexto de respeto y confianza y fomenta una autoestima sana en los niños.

“La diferencia básica entre ser asertivo y ser agresivo es lo que nuestras palabras y comportamiento afecta a los derechos y el bienestar de los demás”.

-Sharon Anthony Bower-

Beneficios de la comunicación asertiva en la familia

Desarrollar una comunicación asertiva en la familia repercutirá de manera positiva en nuestra salud emocional y mental, además de permitirnos ver la realidad con más claridad y establecer relaciones sólidas con los miembros de la familia. Además, favorece:

  • Reducción del estrés.
  • Mejora de tus habilidades sociales y personales.
  • Mejor control de los impulsos o la rabia.
  • Mejora tu autoestima.
  • Entiendes mejor tus emociones.
  • Te respetas y te ganas el respeto de los demás.
  • Mejoras tus habilidades para tomar de decisiones.
  • Ganas en satisfacción personal.

“La forma en que nos comunicamos con los demás y con nosotros mismos, en última instancia, determina la calidad de nuestras vidas”.

-Anthony Robbins-

El problema de escuchar para contestar y no para entender

Algunas de las claves para propiciar una comunicación asertiva en la familia:

1.  Evita comparaciones

En ocasiones, los padres solemos comparar demasiado a nuestros hijos con otros niños para señalar sus errores. Sin embargo, esto más que hacerles bien, puede llegar a generar inseguridad y un sentimiento de inferioridad en los pequeños. Además, existe el peligro de acojan como propia la costumbre de compararse con los demás en aquellos aspectos en los que son inferiores.

Si no creas autoconfianza en tus hijos, difícilmente lograrán tener una comunicación asertiva en otros ámbitos en los que se desempeñen.

Cada niño, igual que cada persona, es único. Por otro lado, la mayoría de las comparaciones son injustas o no están bien calibradas: cada uno nos enfrentamos a circunstancias muy particulares, y los niños también.

2. Sé empático

Una comunicación asertiva parte del respeto hacia la otra persona. Antes de dirigirnos a nuestros hijos, dediquemos un tiempo a pensar qué vamos a decirles y cómo vamos a hacerlo, especialmente cuando el mensaje que queremos trasmitir es importante y queremos que cale en ellos.

También debemos inculcar en ellos la empatía hacia los demás. Si toda la familia intenta comprender lo que piensa y siente el otro, será más fácil entablar un diálogo y que las discusiones no erosionen la confianza.

“La comunicación efectiva comienza con la escucha”.

-Robert Gately-

Madre con hija triste

3. Pide opinión

Una educación autoritaria limita la comunicación asertiva, pues mientras los padres mandan, los hijos solo obedecen. No favorecer que los niños se expresen en referencia a las decisiones que involucran a la familia es una forma de decirles que su voz no cuenta.

Deja que tus hijos opinen en los temas que requieran su participación, así ellos se desenvolverán con más confianza y sabrán que su punto de vista es importante para ti y que ellos también pueden aportar argumentos para tomar la mejor decisión.

4. Exprésate

No puedes esperar que tus hijos expresen sus sentimientos y pensamientos si tú no lo haces. Háblales de cómo ha ido tú día, tus inquietudes e intereses. De igual forma, escúchales atentamente cuando tengan algo que contarte.

Cuando sepas que se equivocaron en algo, dales un consejo en lugar de juzgarles y regañarles, de esta forma alimentarás la confianza de tus hijos para compartir sus inquietudes.

Eso sí, ser comprensivo no significa dejar de sancionar cuando se traspasan los límites. En este sentido, no olvides que tu actuación está destinada a que no repitan el error que han cometido. Por otro lado, recuerda que muchas lecciones se aprenden del ejemplo. Tú, que eres el modelo a seguir de tus hijos, eres el primero que debe utilizar un estilo de comunicación asertiva para que ellos aprendan.