La trampa de las expectativas en la relación de pareja

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 14 junio, 2018
Alejandro Rodríguez · 17 junio, 2018

Las relaciones sentimentales son, sin duda, uno de los aspectos más importantes de nuestra vida. Quizás por ello son también las que más quebraderos de cabeza generan. Pero, ¿por qué la mayoría de la gente sufre tantas complicaciones en sus relaciones? Uno de los principales motivos es el poder de las expectativas en la relación de pareja.

Todos tenemos en nuestra mente una idea sobre cómo sería una historia de amor perfecta. Soñamos con alguien ideal, que fuese exactamente como nosotros deseamos. Por desgracia, el mundo real casi nunca es tan perfecto como nuestras fantasías.

Así, cuando comenzamos a salir con alguien, nuestros propios deseos nos amargan si se descontrolan. Al comparar a la otra persona con un ideal, es casi imposible que no salga perdiendo. Por eso, en este artículo te explicamos cómo evitar los efectos negativos de las expectativas en la relación de pareja.

Por qué las expectativas causan problemas

Los seres humanos nos causamos mucho sufrimiento con nuestra mente racional. Decía Albert Ellis, el padre de la terapia racional emotiva, que lo que nos provoca dolor no es lo que nos ocurre. Por el contrario, la culpa la tiene lo que nos decimos sobre lo que nos pasa.

Pareja hablando sobre sus problemas

Así, ya incluso antes de comenzar con una nueva relaciónsabemos exactamente cómo debería ser. Cuando nuestro nuevo compañero se desvía un poco de lo que esperábamos, esto nos saca de nuestras casillas. Nos decimos cosas como: “¡No lo puedo soportar!”, o “¡Esto es horrible!”.

Con este tipo de pensamientos, no es extraño que las expectativas en la relación de pareja sean tan dañinas. Además, el problema se agrava porque no le decimos a la otra persona lo que queremos que haga. Por desgracia lo habitual es comenzar a salir con alguien y esperar que adivine cómo debería comportarse exactamente con nosotros.

Después, cuando inevitablemente la otra persona rompe alguna de nuestras reglas no explícitas, nos enfadamos y lamentamos. Sin embargo, ¿es necesario que ocurra esto? ¿Existe alguna alternativa a este comportamiento tan poco útil para nuestro bienestar?

Evitando las consecuencias negativas de las expectativas en la relación de pareja

A continuación encontrarás algunos consejos para evitar que tus expectativas sigan saboteando tus relaciones amorosas.

1- Sé un poco más flexible

En algunas ocasiones, parece que buscamos pareja utilizando una lista de la compra. Tenemos una serie de requisitos que la otra persona debe cumplir, y somos totalmente intransigente con ellos. El problema es que los seres humanos rara vez somos perfectos, por lo que es casi imposible que alguien encaje totalmente con las expectativas de una pareja ideal.

Así que deja de intentar encontrar a alguien 100% perfecto. En lugar de ello, trata de vivir un poco más el momento. Tener expectativas está bien; pero es necesario que te asegures de que no lo llevas a un extremo en el que te perjudica más que ayudarte.

2- Explicita lo que no es negociable

Ahora bien, ¿significa esto que no debemos esperar nada de nuestra nueva pareja? Nada más lejos de la realidad. Es fundamental que descubras dónde están tus propios límites: las cosas que realmente no son negociables para ti. Y, una vez que los descubras, tienes que ser capaz de transmitírselos a la otra persona.

De esta manera, tu pareja podrá saber exactamente qué es lo que te molesta de verdad. Así, lo tendrá mucho más fácil para no hacerte daño sin darse cuenta. Esto hará que la gran mayoría de los problemas que se viven dentro de las relaciones amorosas ni siquiera aparezcan en la tuya.

Pareja hablando

3- Pregúntale a tu pareja cuáles son sus límites

Por último, está muy bien que tú tengas claro que sepas lo que no es negociable para ti. Sin embargo, para que la relación sea realmente funcional, tienes que averiguar cuáles son los límites de tu pareja. La manera más fácil de descubrirlo es, por supuesto, preguntando.

Por desgracia, no todo el mundo tiene claro qué es realmente importante para su bienestar. Por eso, si ves que tu compañero no es capaz de decirte lo que necesita y lo que le molesta realmente, tendrás que ayudarle a averiguarlo. Solo sabiendo exactamente cuáles son, podréis evitar juntos los problemas que crean las expectativas en la relación de pareja.