¿Qué hay de verdad en la historia de los hombres de negro?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 14 noviembre, 2017
Yamila Papa · 28 febrero, 2014

Los “Men in Black”, los hombres de negro, guardan en su mente y en grandes depósitos cientos de datos relacionados con los OVNIS y los “encuentros del tercer tipo” entre humanos y alienígenas. El objetivo de su trabajo es preservar del conocimiento público todas las visitas que estos seres hacían, hacen y harán en nuestro planeta.

“Si no haces nada, no das lugar a nada”

Men in Black (Los hombres de negro)-

Detalles sobre los hombres de negro

Ejemplos de ello se pudieron ver en las tres películas homónimas que llegaron al cine gracias al director Barry Sonnenfeld. Destacan los siguientes rasgos o características de estos personajes, que pueden variar un poco:

  • Visten trajes impecablemente negros
  • Viajan en automóviles también negros, sobre todo los antiguos Cadillac
  • Su tez puede ser muy pálida o bien oscura, pudiendo optar por rasgos faciales orientales. La voz de los agentes es de resonancia metálica o “atilpada”.
  • Los modales de los hombres de negro son corteses pero a la vez intimidantes o amenazantes.
  • Se han conocido casos de comunicación telepática, otros sucesos desconcertantes o sensación de vivencia onírica en relación a estas personas.

Como su identidad es misteriosa, se han creado muchas conjeturas al respecto. Por ejemplo, se dice que son miembros del servicio secreto (sobre todo de Estados Unidos) que pretender ocultar los encuentros entre humanos y extraterrestres. Estos últimos vivirían en zonas polares y alejadas para no ser reconocidos.

También están los que afirman que los alienígenas están disfrazados y caminan libremente por el mundo como si fueran personas, con empleos y vidas normales.

Ovnis,objetivo de los hombres de negro

Actuación de los hombres de negro

Tienen que realizar informes que luego entregan a sus superiores. En ellos deben cumplir algunos pasos después de que una persona haya tenido contacto visual o verbal con un OVNI. El testigo o investigador recibe una visita de los hombres de negro, inmediatamente después ocurrir el hecho, para que no tenga tiempo de hablar con otras personas o hacer la denuncia en la policía. Tampoco para que haya posibilidad de que la noticia llegue a la prensa.

Consiguen, mediante preguntas amenas pero inquisidoras, todo tipo de información: nombres, detalles, gente implicada, características, direcciones, etc. Si no es por boca de los testigos, es imposible que los agentes consigan tales datos, por ello es que se sabe que los visitan.

Siempre están solos y en su propia casa cuando golpean a la puerta y aparece ante ellos un hombre todo vestido de negro, hasta con gafas oscuras

Como mucho se presentan de tres en tres en un coche a tono con la ropa. Si bien en Estados Unidos pueden circular en un Cadillac, en otros países lo hacen en modelos menos clásicos. Casi siempre son hombres y si hay alguna mujer entre los agentes va acompañada de dos compañeros masculinos.

Los rostros de estas personas los hacen parecer extranjeros, tostados si su piel no es muy oscura. No presentan ningún tipo de expresión, sus movimientos son torpes pero rápidos, tienen actitud fría, casi amenazante, siniestra, para nada simpáticos pero tampoco hostiles. Se dice que hasta no parecen humanos, que siempre están serios y que son educados al extremo.

Hombres de negro

Casos conocidos en los que aparecieron los hombres de negro

El primer testigo que dice haberlos visto fue el experto en ovnis Albert Bender, en septiembre de 1953. Tras una investigación sobre objetos voladores, envió una carta a un amigo con varios datos. Los agentes llegaron a su casa con el sobre en la mano, que no había llegado a su destino. Le dijeron que era el único investigador con esta información y le ofrecieron detalles que lo hicieron enfermar. Nunca más volvió a encargarse de OVNIs en su vida.

Un hombre llamado Bruce Cathie fue abordado en un hotel en Nueva Zelanda poco después de dar a conocer que tenía fotografías de misteriosas antenas que se multiplicaban sin razón cerca de su casa. Tres individuos se acercaron y le entregaron un sobre para que le indicaran dónde localizarlo “más íntimamente”. Cómo él no accedió, se disculparon y salieron del recinto. Cathie colocó las imágenes en la caja fuerte del hotel

En enero de 1967 Edward Christiansen, recibió la visita de un hombre extraño en su casa de New Jersey. Este señor vestido de negro le dijo que pertenecía al departamento de localización de herederos porque probablemente un pariente le había dejado mucho dinero. Una vez que en el hogar, comenzó a hacerle preguntas con una voz más bien metálica, como salida de un ordenador.

Christiansen y su hija vieron que tenía una especie de cable en su pierna y eso les llamó la atención. También el hecho de que su rostro cada vez se ponía más rojo y que para volver a su estado natural tomaba una píldora amarilla. Cuando se retiró, vieron por la ventana que el hombre llamaba a un coche estacionado con las luces apagadas que “se transportó solo hasta su ubicación”. Christiansen había visto un OVNI unos meses antes de este episodio.

“¿Sabes por qué tengo una vida feliz? No hago preguntas si no quiero saber la respuesta”

-Agente K (Men in Black)-