La vida del opositor

28 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Laura Rodríguez
Ser opositor es una decisión de la que se derivan muchos cambios. La persona hace un apuesta tan seria que tiene que reordenar su vida en torno a ella. Además, el éxito de empresa dependerá de él, pero también de la inteligencia, disposición y voluntad de su entorno.

La vida del opositor es un camino de resistencia. En efecto, la decisión que cambiará tu estilo de vida hasta ese momento conjuga con muchas variables, siendo una apuesta en muchos casos muy incierta. de manera concreta, no es fácil dejar los planes sociales durante un periodo de tiempo, dejar a un segundo plano a tu pareja, pasar menos tiempo con tu familia y disfrutar de menos tiempo de ocio.

En definitiva, las personas que deciden opositar de una manera seria cambian su foco de atención, centrando buena parte de sus recursos y sus ilusiones en uno o varios exámenes que abran la puerta a la estabilidad laboral. De esta manera, la escala de prioridades se trasforma.

Definido el marco, existen herramientas y recursos que hacen de este tiempo de estudio un lugar más agradable, más habitable y menos ansiógeno. Nos preguntamos, ¿cómo podemos ayudar a alguien que oposita?, ¿cómo podemos poner nuestro granito de arena a su causa? En estas líneas explicamos tres estrategias sencillas que nos pueden ayudar.

«No importan las plazas que salgan yo solo necesito una».

-Anónimo-

Chico estudiando

La motivación es clave en la vida del opositor

Quizás relacionemos «la vida del opositor» con la motivación. Pero, ¿qué es la motivación? Piaget afirma: «la motivación es la voluntad de aprender, entendido como un interés por absorber y aprender todo lo relacionado con su entorno». Por lo que podemos afirmar, según la teoría de Piaget, que el aprendizaje está asociado a la motivación.

A su vez, José Carlos Núñez en su trabajo Motivación, aprendizaje y rendimiento académico realiza un análisis sobre cómo influye la motivación en la adquisición del aprendizaje, afirmando que el nivel de motivación influye en cómo aprendemos o generamos pensamientos frente a la evaluación.

«Ser opositor es algo más que estudiar, es un estilo de vida donde adquirir ese aprendizaje se convierte en tu principal prioridad».

El estado de ánimo es crucial

Asimismo, no podemos obviar que “el estado anímico es crucial para poder mantener la atención y rendir y este es un tema del que apenas se habla”, indica Ignacio Fernández, psicólogo de la Clínica Universitaria de Psicología de la Universidad Complutense. Por esta razón, un estado de ánimo saludable es un asidero de mucho valor para la motivación.

Perseverancia, el enorme esfuerzo día tras día

Chus Feijoo, formadora en la Academia Postal de Vigo, asegura «tener dedicación exclusiva, ser estrictos con los tiempos y, sobre todo, la constancia y la perseverancia, son esenciales para conseguir la plaza». Por lo que ser constante y perseverante se convierte en un requisito para conseguir la plaza en la oposición, en especial si tenemos en cuenta los ratios tan altos que existen en la actualidad por plaza.

«El genio se hace con un 1% de talento, y un 99% de trabajo».

-Albert Einstein-

¿Cómo puedo ayudar a un opositor?

Dosis extra de paciencia

La vida del opositor suele comprometer en muchos periodos la estabilidad emocional, tal y como asegura Pilu Hernández en sus ocho claves para enfrentarse a las oposiciones «tu humor sufrirá altibajos y habrá momentos que no te aguantes ni tú mismo». Nos volvemos más sensibles, más irritables.

Por esta razón, destacamos el papel que juegan las personas que rodean al opositor como elementos de estabilidad o inestabilidad. En muchos casos tiene que contar con una dosis extra de paciencia y mano izquierda; cuidado los mensajes, pero sobre todo las formas.

Chica estudiando para las oposiciones

Tu apoyo es fundamental

Anna Cadafalch, directora de la clínica ACM Psicólogos, afirma “las relaciones sociales son un elemento clave para favorecer las emociones positivas, para fomentar la autoestima y para tener la percepción de apoyo social, el cual es un elemento clave para un mejor rendimiento en las oposiciones”. Por consiguiente, es fundamental para el opositor mantener una vida social activa, puesto que el aislamiento suele hacer más profundos y duraderos los periodos anímicos duraderos.

Por esta razón, ofrecer apoyo a la persona que oposita para animarle a mantener contacto con las personas que le rodean es una forma de ayudar a que consiga su objetivo. Asimismo, el apoyo aporta a quien oposita una fuerza extra en momentos delicados.

Respeta sus horarios de estudio

El opositor tiene un horario que cumplir, con unas costumbres que muchas veces los demás no entienden. En especial en las primeras semanas, donde la persona experimenta con diferentes formas de organización, hasta que encuentra aquella que optimiza su rendimiento. Esta organización, con los límites aparejados, en muchas ocasiones es invisible para el entorno.

Así, el opositor intentará proteger este compromiso que ha alcanzado consigo mismo. Un compromiso que en ocasiones el entorno puede dejar de ver, olvidar, proponiendo o planteando obligaciones que son incompatibles con el tiempo de estudio. En este sentido, las personas que opositan necesitan que los demás protejan con ellas el objetivo, ayudando a que puedan cumplir los horarios planteados.

Todos tenemos claro que oposición es una carrera de fondo, un objetivo que requiere un gran sacrificio y esfuerzo. Hablamos de una apuesta en la que el éxito pasa por el protagonista, pero también por el entorno; de ahí que, en un sitio u otro, el papel que nos toque desempeñar sea importante.