Las 3 partes de nuestro cerebro

Yamila Papa · 1 marzo, 2015

¿Qué partes de nuestro cerebro existen? ¿O cuántos cerebros crees que tenemos? ¿Solo uno? ¿Más de dos? En realidad… ¡tenemos tres cerebros! Sí, como lo estás leyendo. Puedes conocer las razones en este artículo.

Durante los años 90 se llevaron a cabo muchos descubrimientos e investigaciones sobre las partes de nuestro cerebro, lo que permitió dilucidar algunos de los misterios más grandes en este área tan fascinante. Por ello, se la conoce como  la “década del cerebro”, un salto cualitativo en el conocimiento científico que cambió algunos paradigmas que hasta ese momento se creían como válidos e indiscutibles.

Sin duda, todo lo que tiene que ver con la mente nos fascina y nos asombra por igual. Esta es la razón por la que hay un gran interés en conocer cómo funciona exactamente nuestra mente.

Dibujo que simboliza las partes de nuestro cerebro

Las diferentes partes de nuestro cerebro

Uno de los descubrimientos más importantes de la década de los 90 es el que se denomina “los tres cerebros”. Quiere decir que son tres las zonas en las que podemos dividir nuestro cerebro y esto se debe a la evolución del ser humano.

La teoría indica que cuando una nueva zona crece, esta se añade a la anterior, por lo tanto, se forma por encima de la antigua.

Las partes más primitivas del cerebro del hombre siguen operando desde hace miles de años, pero con algunas “actualizaciones”, como ocurre con los sistemas operativos de los ordenadores o de los teléfonos móviles. Junto a las las nuevas, estas partes antiguas siguen operando en nuestros cerebros sin perder apenas protagonismo.

Vale la pena destacar que las áreas antiguas de la mente son muy similares a las de nuestros “primos” los orangutanes, chimpancés o gorilas, así como también a las de otras especies con las que compartimos una parte genética muy similar. Sin embargo, los seres humanos tenemos un sector exclusivo llamado neocorteza o neocortex.

Los 3 cerebros, ¿cómo es cada uno?

Vamos conocer mejor las tres áreas, zonas o partes de nuestro cerebro, esas que se descubrieron en los años 90.

La parte más primitiva

Conocida entre los científicos como “cerebro de reptil” o “cerebro reptiliano”. Se encarga de los instintos más básicos, los relacionados a la supervivencia como, por ejemplo, la búsqueda de comida, el deseo sexual, las peleas y el mecanismo de huir ante el peligro.

Gran parte de nuestro comportamiento emana de este área de nuestro cerebro. Se ha mantenido a través de los siglos, para ser más precisos hace 200 millones de años. El cerebro reptiliano contempla la necesidad de encontrar una pareja, tener un hogar, elegir a nuestros líderes, comer y sobrevivir.

La parte media

Llamada sistema límbico, cerebro medio o cerebro emocional, está debajo de la corteza cerebral y está compuesta por la amígdala cerebral, el hipocampo, el hipotálamo y el tálamo.

Partes de nuestro cerebro
Fuente: elojocrítico

 

Los sentimientos de todos los mamíferos están presentes en esta región, sobre todo los de agresión y temor. En el caso del ser humano, es un centro de afectividad, porque es allí donde se procesan todas y cada una de las emociones y sentimientos que tenemos, desde la depresión a la alegría, pasando por la angustia o el placer.

 

En este sector hay que destacar a la amígdala, fundamental porque tiene la capacidad, por ejemplo, de reconocer por la expresión en el rostro si alguien está triste o feliz.

También las investigaciones han demostrado que la amígdala altera el comportamiento social y es el “centro de recompensas”, el que más se ve afectado en personas con adicciones. Otros estudios han revelado que cuando la amígdala está en buenas condiciones tenemos la capacidad para aprender y memorizar.

La parte más “nueva” del cerebro

Está ubicada por encima del bulbo raquídeo. El nombre que se le dio a esta zona es neocorteza, neocórtex o cerebro racional. La evolución ha hecho que solo los humanos y algunos mamíferos sean “inteligentes”, más allá del impulso, el instinto y las emociones.

Gracias a la neocorteza podemos pensar de manera abstracta y en futuro, comprender las relaciones, desarrollar una vida emocional más compleja y saber que existe un “yo” y un “otro”.

La corteza cerebral en las personas ha envuelto a las otras dos, por ello es que no siempre podemos sacar a “relucir” nuestras habilidades más instintivas o sentimentales, ya que el cerebro pensante no lo permite. El hecho de planificar, organizar, prever, imaginar, ser creativo y analizar situaciones es gracias a este sector cerebral, distintivamente humano.