Las 5 frases eróticas de los escritores más perversos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 21 septiembre, 2018
Arantxa Alvaro Fariñas · 4 mayo, 2016

Se ha escrito mucho sobre erotismo, sexo, amor, pasión, pero algunos escritores continúan muy presentes en nuestra memoria por su especial perversidad a la hora de describir con palabras el erotismo de sus personajes a través de frases eróticas.

Vamos a hablar y a reflexionar sobre las frases eróticas de algunos escritores como el famoso Marqués de Sade, que se adelantó a su tiempo y habló por primera vez de sexo y dolor, de escritores como Nabokov que escribió el famoso libro de “Lolita” y de escritoras más recientes, como Valérie Tasso que escribió “Diario de una ninfómana”.

La pasión y la fuerza de las palabras

Cuando nos mueve la pasión, en la cama o en cualquier otro lugar, y cuando esa pasión es genuina, sale del corazón y de las tripas, la distancia entre lo que pensamos y lo que expresamos con palabras se acorta.

La voz, envuelta de pasión a través de frases eróticas, transmite fuerza y sentimiento. En la cama, también es importante decir lo que queramos, lo que nos gusta y lo que no, lo que deseamos, con qué fantaseamos, qué nos excita. 

Nos sobran los apartados de nuestra vida en los que tenemos que contenernos, ser prudentes, pensarlo todo dos veces y andar con pies de plomo, porque sino ofendes al de la derecha aumentas las posibilidades de ofender al de la izquierda ante un descuido. El lenguaje de la intimidad vive cuando se siente libre, cuando peca sin miedo, cuando somos escritores con los sentidos abiertos.

Pareja hablándose al oído

“Guarda silencio cuando no tengas nada que decir, cuando la pasión genuina te mueva, di lo que tengas que decir, y dilo caliente”

-D.H. Lawrence –

La imaginación, el personaje invisible

La imaginación es un arma muy poderosa, siempre que imaginamos algo nos sugestionamos con una idea y puede llegar a producirnos sensaciones muy placenteras. Es una presencia invisible entre dos personas, pero si se hace realidad lo que se imagina, si se toca y se siente lo que está en nuestra mente, entonces estamos creando.

Imaginar y trasferir a la realidad no es más que un maravilloso proceso creativo. Significa premiar y legitimar a la propia imaginación, integrarla en nuestro propio ser, darle un gran pedazo de nuestra historia.

“En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación”

-Octavio Paz-

Caer en la tentación

Una manera de librarse de la la tentación es caer en ella, esto es muy cierto, pero a la vez puede ser un arma de doble filo. Si no hacemos daño a nadie, si es una elección propia, caer en la tentación puede ser una buena forma de disfrutar, de conocernos, de hacer locuras.

Cunado lo hacemos, cuando nos lo concedemos porque somos conscientes de que ese momento nos lo hemos ganado, es como caer libremente en el aire. El corazón se nos encoge y el cuerpo se abre a las sensaciones.

“La mejor manera de librarme de la tentación es caer en ella”

-Oscar Wilde-

Pareja besándose en la cama

El amor a primera vista

Un día, sin razón aparente, una persona que no conocemos, que nunca hemos visto, nos motiva, nos gusta, nos atrae, es amor a primera vista y a última. Es un flechazo inevitable, al que no nos vamos a poder resistir, independientemente de lo que piense la otra persona. El hecho de que alguien nos atraiga no se puede controlar, hay que dejarlo fluir y disfrutarlo.

Sin embargo, también existe la atracción a primera vista. El intercambio de miradas y los gestos disimulados. El dibujo de su cuerpo a medio desnudar, las manos sobre su espalda, los labios sobre su boca, el pecho sobre su ombligo, la imaginación en sus rincones…

“Era amor a primera vista, a última vista, a cualquier vista”

-Vladimir Nabokov-

Entregarnos a nuestras pasiones

Es verdad que en ocasiones estamos llenos de prejuicios frente al sexo que nos impiden ser quienes somos, disfrutar de nuestro cuerpo plenamente, de nuestro encuentro con otra persona, de esa sensación de tener la piel de otra persona acariciando la nuestra, de sentir el calor de otra persona, de disfrutar del placer del sexo.

Se trata de ponernos de acuerdo con la otra persona, el resto del libro lo escribimos los dos. Con nuestras reglas, con nuestros secretos, con aquello que revelamos poco a poco. Se trata de dirigir y de ser actores, a la vez, de la misma película.

“Vamos a darnos indiscriminadamente a todo lo que sugieren nuestras pasiones y siempre seremos felices. La conciencia no es la voz de la naturaleza, sino solo la voz de los prejuicios…”

-Marqués de Sade-

Persona con cuerdas

Las expresiones del orgasmo

Un orgasmo es una sensación que no se puede explicar con palabras, que cada uno vivimos y sentimos a nuestra manera, por eso se puede expresar solo con gemidos, gritos en susurro, sonidos que no son palabras pero que expresan nuestro placer en toda su plenitud.

En el orgasmo el mundo se contrae y a la vez se expande, como si todas las leyes físicas y químicas saltaran por los aires en un instante prologado. Un momento, que como si estuviera encerrado en una cueva, deja un eco alimenta la intimidad para todos aquellos que lo escuchan.

“El orgasmo es el gran comedor de palabras. Solo permite el gemido, el aullido, la expresión infrahumana, pero no la palabra”

-Valerie Tasso-

La literatura, reflejo de sus escritores, recoge en sentencias lo que los humanos dibujamos en el encuentro erótico. Son las frases eróticas la mejor paleta de colores para dar sentido al encuentro que se da entre dos, el cuerpo y el alma. Uno que se desata y otro que le sigue, sin saber cuál fue el primero.

Así, la literatura y sus escritores, igual que sus personajes, ha servido para que entendamos el lenguaje del erotismo, que prácticamente no se habla por pudor, que prácticamente no se dice por vergüenza, pero que es necesario para que la intimidad crezca.

¿Con cuál de las frases eróticas anteriores te quedarías?