Las compras navideñas: claves y consejos

¿Te encanta la navidad pero te saturan todas las presiones y el estrés que rodean a las compras navideñas? Descubre qué puedes hacer para evitarlo.
Las compras navideñas: claves y consejos
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 25 diciembre, 2020.

Última actualización: 25 diciembre, 2020

La navidad es considerada una época entrañable, en la que reunirnos con familiares y amigos y disfrutar de su compañía. Sin embargo, muchas veces estos valores y buenas intenciones se ven empañados por el estrés que acompaña a los preparativos. Las compras navideñas son uno de los aspectos más relevantes de las fiestas, pero si no las abordamos de manera adecuada pueden tener consecuencias negativas.

La presión social, las costumbres y tradiciones y nuestra propia forma de pensar pueden impedirnos disfrutar de esta mágica época del año. Afortunadamente, aún estamos a tiempo de prevenir la aparición de los conflictos y preocupaciones con los que probablemente hayamos lidiado en navidades anteriores. Por lo mismo, queremos ofrecerte algunos consejos y recomendaciones que te ayudarán a vivir estas fechas de la mejor manera.

Pareja haciendo las compras navideñas

Claves y consejos para afrontar las compras navideñas

Cuando llega la navidad, las tiendas y centros comerciales se llenan de clientes. Además, en los últimos años el comercio online ha cobrado un gran auge y hay quienes prefieren realizar sus compras por este medio.

En cualquier caso, hay situaciones que todos enfrentamos y que pueden llegar a afectarnos a nivel psicológico. Por eso hemos de mentalizarnos para afrontar las compras navideñas de una forma positiva y constructiva.

Cuida tus gastos

Indudablemente la navidad es una de las épocas del año en las que mayor gasto realizamos. Y es que no solo debemos comprar los regalos para nuestros seres queridos. También hemos de adquirir decoración para el hogar, mantelería y vajilla para las comidas familiares e incluso ropa para estrenar en estas fechas señaladas.

En ocasiones por la ilusión que nos generan las fiestas, y otras veces por la presión social y cultural, la realidad es que muchas veces gastamos más de lo que nos gustaría. Y, en los peores casos, más de lo que podemos permitirnos. Estos excesos no solo repercutirán negativamente en nuestra economía, también nos harán sentir culpables, irresponsables y frustrados más pronto que tarde.

Por ello, es importante ser previsores y realizar un cálculo aproximado de lo que realmente necesitamos y de lo que podemos gastar. Acudir a la tienda con las ideas claras evitará que caigamos en compras compulsivas de las que después podemos arrepentirnos.

Prioriza

Para otras personas el problema es la falta de tiempo o el desborde mental que genera tener que ocuparse de tantos asuntos. Durante las semanas anteriores a la navidad, nuestra mente está repleta de tareas pendientes que debemos organizar y atender. En medio de nuestras obligaciones diarias resulta complicado encontrar un hueco para ir a comprar; y, frecuentemente, terminamos sintiendo que el tiempo se nos echa encima y no podemos llegar a todo.

Ante esta situación, la capacidad de priorizar será nuestra mejor aliada. Organiza las compras pendientes por orden de urgencia y atiende primero las más necesarias. No es lo mismo acercarte al día de navidad sin tener un mantel apropiado que sin tener los regalos para tus hijos. La presión mental es mucho menor en el segundo caso. Por ello evita dispersarte y organiza tu tiempo para ir atendiendo antes las cuestiones prioritarias.

No pierdas de vista lo importante

Para muchos de nosotros, la compra de regalos puede ser un gran foco de ansiedad. Ya no sabemos qué regalar, nos preocupamos por si el precio es demasiado alto o demasiado bajo y nos debatimos entre escoger algo práctico o decorativo. Visitamos montones de tiendas y nos frustramos por no encontrar el objeto perfecto.

Es imprescindible recordar que el verdadero valor de un regalo radica en su simbología. Es una muestra de que hemos dedicado un tiempo de nuestra vida a escoger algo con lo que devolver a nuestros seres queridos parte del cariño que nos ofrecen. Y es ese sentimiento, esa intención, lo que realmente debemos atesorar. No necesitamos un regalo perfecto, necesitamos sentir el amor de nuestros allegados.

Mujer dando un regalo a su pareja

Tómate las compras navideñas con calma

En definitiva, necesitamos pensar menos y sentir más. Sustituir la presión y el estrés por la alegría y la tranquilidad. Y, sobre todo, dar más valor a lo interno que a lo externo. Cuando vayas a realizar las compras navideñas, disfruta del proceso. Hazlo con alegría y con calma, eligiendo con ilusión y sin prisa.

No te frustres por no encontrar lo que buscabas ni te angusties pensando que se te acaba el tiempo. De nada nos sirve tenerlo todo listo si para lograrlo hemos experimentado estrés, conflictos y mal humor. O si hemos arruinado nuestra economía. Mantén siempre presente lo importante y disfruta de una navidad más consciente.

Te podría interesar...
Tú eliges el sentido que quieres para la Navidad
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Tú eliges el sentido que quieres para la Navidad

Lo bueno que tienen las Navidades, igual que el resto del épocas del año, es que las puedes decorar como tú quieras y compartirlo con los demás.



  • Ballenato, G. (2007). Gestión del tiempo. Madrid. Pirámide.
  • Kasser, T., & Sheldon, K. M. (2002). What Makes for a Merry Christmas?. In Journal of Happiness Studies: An Interdisciplinary Forum on Subjective Well-Being. Springer.