La psicología del regalo: dime qué regalas y te diré quién eres

5 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
Nuestra personalidad impregna todo lo que somos y hacemos. Por ello, en el acto de regalar revelamos mucha información acerca de nosotros mismos.

La psicología del regalo muestra una relación existente entre nuestra personalidad y el tipo de obsequios que ofrecemos. No sólo el contenido del presente tiene relevancia, también la presentación y los costes de toda índole juegan un papel importante.

¿Planeas los regalos con antelación o vas sobre la marcha?. ¿Intentas aportar un toque personal o priorizas el valor monetario?. Todos los aspectos implicados en el proceso de regalar pueden ayudarnos a hacer una radiografía interior de la persona que regala. Veámoslo con más detenimiento.

Psicología del regalo

Hacer regalos puede ser visto como un contrato social o como un acto de aprecio mutuo. En cualquier caso existen cuatro componentes clave que determinan nuestra forma de regalar y, por ende, nuestra personalidad. 

  • Costes financieros: el valor monetario del regalo que elegimos
  • Tiempo empleado en adquirir o elaborar el obsequio
  • Energía mental invertida en planificar y escoger un regalo adecuado al destinatario
  • Costes físicos necesarios para conseguir el presente

Algunas investigaciones han encontrado que, a la hora de recibir un regalo, las personas valor más la inversión de tiempo, energía mental y física. El valor monetario parece ser el aspecto menos tenido en cuenta. Sin embargo, todo depende de la situación y las personas involucradas.

En cualquier caso, la mayor o menor implicación de cada individuo en estas áreas nos ayuda a realizar un perfil de su personalidad. Quien prioriza el dinero invertido en el regalo será, seguramente, diferente en muchos aspectos a quien opta por dedicar su tiempo a lograr el regalo perfecto. Quien prevé con meses de antelación qué va a regalar, diferirá de aquella persona que prefiere ser más espontanea pero más creativa y emplear toda su energía física en la consecución del presente.

Rasgos narcisistas

Las personas con rasgos narcisistas se consideran a si misma superiores al resto y merecedoras de todo lo bueno de la vida. Esto se refleja también en su forma de regalar pues intentan que su regalo sea tan único como ellos se sienten. Nunca optarán por artículos sencillos o convencionales, prefieren algo exclusivo e inolvidable.

Generalmente escogen regalos caros, grandes u ostentosos. Pensarán con detenimiento qué regalar para dejar una huella positiva y duradera en el receptor. Por ello también es común que dediquen tiempo a cuidar que el envoltorio y la presentación del regalo sean igualmente impresionantes.

 

Mujer abriendo regalos

Gran corazón

Para este tipo de personas lo más importante es el componente emocional del regalo,  con él buscan demostrar su afecto hacia el destinatario. Debido a esto dedican un gran esfuerzo en encontrar algo que realmente emocione a la otra persona y se adecue a sus gustos e intereses. No repararán en el precio puesto que el valor sentimental es su máxima prioridad.

Es muy frecuente también que entreguen regalos hechos por sus propias manos o personalizados de algún modo. Son el tipo de personas que disfrutan envolviendo ellos mismos los regalos y agregando tarjetas y dedicatorias.

Falta de empatía

Las personas poco empáticas enfocan el acto de regalar casi como un compromiso social. No se preocupan en analizar los gustos del destinatario y suelen comprar algo fácil, rápido e impersonal. Además, tienden a dejar todo para el último momento y, la mayoría de las veces, no cuidan de la presentación ni de los detalles.

Perfeccionismo

Mujer dando un regalo

Las personas perfeccionistas aspiran a la excelencia y no toleran los fallos. Por ende, pondrán especial cuidado en que el regalo se encuentre en perfecto estado y la presentación sea impecable. Una imperfección en el embalaje será motivo suficiente para cambiarlo por otro.

Para alcanzar estos exigentes estándares, comenzarán a planear el regalo con bastante antelación. De forma se aseguran de contar con el tiempo suficiente para tener todo bajo control y solucionar cualquier imprevisto.

La psicología del regalo perfila, pero no sentencia

A partir de todos estos elementos podemos hacernos una idea del perfil de personalidad de quien nos hace un regalo. Sin embargo, es necesario tener en cuenta muchos otros aspectos de su conducta en otras áreas de su vida para catalogar a alguien como muy empático o poco, narcisista o humilde. 

Disfrutemos de los obsequios que otros nos hagan y tratemos de poner lo mejor de nosotros mismos en la situación inversa. Al fin y al cabo, regalar constituye una excelente forma de estrechar lazos sociales. 

  • Robben, H. S., & Verhallen, T. M. (1994). Behavioral costs as determinants of cost perception and preference formation for gifts to receive and gifts to give. Journal of economic Psychology15(2), 333-350.
  • Mosquera, D. (2008). Personalidades narcisistas y personalidades con rasgos narcisistas. Revista Persona8(2).